1839
Obligación de pago. Que no habiendo firmado el señor González la escritura de fianza y para mayor seguridad del señor Sánchez, hace la hipoteca de sus haciendas el señor Victoria.
México, 2 de enero de 1839.


En la ciudad de México a dos de enero de mil ochocientos treinta y nueve ante mí el escribano y testigos el excelentísimo señor general Don Guadalupe Victoria al cual doy fe conozco dijo:

Que con fecha veinte y siete de diciembre del año próximo pasado de mil ochocientos treinta y ocho en el registro de instrumentos públicos del presente escribano otorgó escritura á favor de don Miguel Sánchez de este comercio, por la que se obliga a satisfacerle la cantidad de ocho mil pesos fuertes en dos partidas; una de dos mil pesos pagadera antes de su marcha a la ciudad de Veracruz, y la otra de seis mil pesos antes del veinte de corriente mes y año, asegurándole el pago de esta altísima suma con la fianza de don José González Mendoza vecino de la ciudad de Puebla: que no habiendo firmado el fiador su obligación, le pidió Sánchez le diera alguna otra seguridad bastante, no solo de los seis mil pesos que comprendía la fianza de González Mendoza, sino por la demás cantidad al completo de los ocho mil del adeudo; y que habiéndole parecido al señor otorgante muy justa esta solicitud no ha tenido inconveniente en allanarse á ella, hipotecándole dos haciendas que como suyas propias poseé en el departamento de Puebla; y poniendo este convenio en ejecución por el tenor de la presente ó en aquella vía y forma que mas haya lugar en derecho firme y valedero sea, y dejando como deja en todo su vigor y fuerza, grado anterioridad y prelacia la relacionada escritura de veinte de diciembre último, otorga que para la mayor seguridad del pago de los ocho mil pesos que le franqueó Don Miguel Sánchez, le hace especial y señalada hipoteca sin derogar la general, ni por el contrario esta á aquella de las haciendas nombradas La Peña, y Cabello Blanco, que como suyas posé en la jurisdicción de Tuspan, con todas sus siembras y ganados, para no poderlas vender, gravar, ni de ninguna manera enajenar, sin estar antes cubierto el acreedor, para de que la enajenación ó gravamen que en otros términos se hiciere, sea nula de ningún valor ni efecto, y pueda sacarse lo hipotecado de terceros y más poseedores, venderse y de su producido hacerse íntegro pago al acreedor, así de la suerte principal, como de las costas, daños, perjuicios intereses y menoscabos que se le siguieren y recrecieren por falta de puntual pagamento; siendo condición que si al vencimiento del plano, no estuviere satisfecha la cantidad, y el señor otorgante estuviere ausente, conteste al juicio que promueva Sánchez su apoderado Don Francisco de Paula Montero, quien está suficientemente instruido, ó al que en aquel caso lo sea, al que también instruirá y expresará competentemente.

Todo lo cual ejecutará bien y llanamente sin dar lugar á contienda de juicio, pues de haberlo pagará así mismo las costas y salarios de la cobranza en la forma acostumbrada y por derecho prevenida deferido su monto y liquidación de lo que requiera prueba en el simple juramento del actor sin otra de que le releva.

Y al cumplimiento de lo que va relacionado se obliga el otorgante con sus bienes presentes y futuros, y con ellos se somete al fuero y jurisdicción de los señores jueces que de la causa deban conocer conforme á derecho para que á lo dicho lo compelan y estrechen por sentencia consentida y pasada en autoridad de cosa juzgada: renuncia su fuero domicilio y vecindad las leyes de su favor y defensa, y la general en forma.

Y estando presente Don Miguel Sánchez a quien doy fe conozco habiéndose enterado del tenor de esta escritura la aceptó según se contiene.

En cuyos términos así lo otorgaron y firmaron siendo testigos Don Ygnacio González, don José María Ferris y Don Jesús Ulloa de esta vecindad, doy fe.

Guadalupe Victoria

[Rúbrica]

Miguel Sánchez

[Rúbrica]

Placido Ferriz, escribano público

[Rúbrica]

[Al margen, al principio:]

Y otra copia en papel de sello primero.

Al calce del testimonio se hallan las siguientes notas:

Habiéndome entregado Don Francisco de Paula Montero apoderado del excelentísimo señor general Don Guadalupe Victoria cancelada la escritura que en veinte de julio de mil ochocientos treinta y ocho otorgue en esta capital ante el escribano Don Ramón de la Cueba y a favor de los señores Barandarian y Chávez de este comercio, hipotecándoles la finca de mi propiedad que poseo en el callejón de los Curtidores número nueve por la suma de ocho mil pesos que en clase de préstamo facilitaron al expresado señor general: y estando satisfecha esta cantidad, lo mismo que el premio respectivo que se estipulo como aparece de la nota que se halla al pie del testimonio de dicha escritura y se copia en esta: y no detentando en consecuencia el señor Victoria cantidad alguna á los mencionados señores ni á mí, pues que me indemnizó de los daños y perjuicios que se me siguieron por estar gravada mi finca y no poder disponer de ella, como necesitaba; consiento en que se cancele y anote al margen del original, tanto la presente escritura, como la de veinte y siete de diciembre de mil ochocientos treinta y ocho que se cita en ella, de la cual no se expidió testimonio por no, haber firmado el fiador: advirtiéndose que ha devuelto al referido señor Montero un pliego de papel con una firma en blanco que me dio el señor su poderdante en caución antes de que se otorgara esta escritura.

La nota que se menciona y esta al calce del testimonio de la escritura de veinte de julio de mil ochocientos, treinta y ocho a la letra es como sigue respecto á estar satisfechos de los ocho mil pesos del capital á que se refiere esta escritura y de los respectivos réditos convenidos hasta el día veinte de octubre de mil ochocientos treinta y nueve sobre tal suma todo en pesos fuertes, y no adeudándonos en consecuencia cantidad alguna Don Miguel Sánchez pues le hemos cedido y cedemos los premios que debimos haber cobrado sobre novecientos diez y nueve pesos en dos meses veinte y siete días; consentimos en que se cancele la presente escritura y se anote al margen de la original, advirtiéndose que el referido capital lo recibimos en la forma siguiente: seis mil setecientos pesos que nos entregó Don Francisco de Paula Montero por su cuenta en veinte y cuatro del mismo mes de octubre: trescientos ochenta y uno directamente de Don Miguel Sánchez en el propio día, y los novecientos diez y nueve pesos restantes del mencionado Francisco Montero también por su cuenta en esta fecha, hasta la cual estamos mutuamente a mano con el expresado señor Sánchez, á quien le devolvimos los correspondientes títulos y valuó de la casa que estaba hipotecada.

Méjico enero diez y siete de mil ochocientos cuarenta.

Barandiaran y Chávez.

Queda pasada la anterior razón al margen del protocolo de su original, y en consecuencia cancelada, rota y de ningún valor ni efecto.

Méjico enero veinte y ocho de mil ochocientos cuarenta.

Ramón de la Cueva, escribano nacional y público.

Méjico enero veinte y ocho de mil ochocientos cuarenta.

En esta fecha en virtud de las constancias que anteceden, y con inserción de ellas se borró y tildó a su margen la partida de fojas ciento trece y vuelta del libro veinte y ocho de censos de esta secretaria de hipotecas.

Doy fe.

Por el señor secretario licenciado don Juan Nepomuceno Bertiz, Antonio Pintos.

Al margen derecho.

Doce reales.

Lo juro.

Y pasa á la hoja suelta vuelta.

Fuente original:

AGNOt (Archivo General de Notarías), Plácido Ferriz. Notaría 242. Volumen 1 477.

Fuente:

Carlos Herrejón Peredo y Carmen Saucedo Zarco. Guadalupe Victoria. Documentos. Instituto Nacional de Estudios Históricos de las Revoluciones de México. Secretaría de Educación Pública. México, 2012. Primera edición. 557 pp.