1838
Proclama de Guadalupe Victoria, exhortando a la unión contra el invasor francés.
México, diciembre 30 de 1838.


Conciudadanos:

Separado de la influencia de los negocios políticos me hallaba dedicado a promover empresas útiles para el desarrollo de los elementos de la riqueza nacional.

Conducido por mi natural inclinación a fomentar el espíritu de empresa y el amor al trabajo, que son los agentes de la verdadera felicidad de los pueblos.

Creía por lo tanto, que había tocado el término de mi carrera como hombre público.

Pero nombrado por el Supremo Gobierno, de segundo del general en jefe del ejército de operaciones, todo lo pospongo a los intereses de la Patria y vuelvo gustoso a empuñar la espada para prestarle aún mis cortos servicios.

Llegó el momento, compatriotas, de la reconciliación de todos los mexicanos.

Tiempo es ya de poner término a nuestras querellas domésticas; y cuando una nación grande enorgullecida con sus glorias pasadas nos hostiliza y pretende humillarnos confiada en su poder, la República exige imperiosamente la cooperación de todos sus hijos para resistir la más injusta agresión.

Abandónense las cuestiones de política interior, para atender a la defensa común y día vendrá en que la nación, fije sus futuros destinos de una manera conveniente.

Hoy no debe ocupar otra cosa la atención de los ciudadanos, que la guerra exterior.

Acudamos pues al llamamiento de la patria y la unión sea nuestra divisa.

Unidos venceremos y apoyados en la justicia de nuestra causa e impulsados por el honor y la dignidad de la nación, ni debemos temer al poder de la Francia, ni nos arredrarán sus huestes orgullosas.

Vea el mundo entero que los que por sus propios bríos conquistaron la independencia y resistieron a dominadores que tenían el poder afianzado por vínculos religiosos y de sangre, no consentirán, ni por un solo instante, el dominio ni la dominación extranjera.

Imitemos el heroico comportamiento del bizarro general Santa Anna y de los valientes que le acompañaron en la acción del día 5 del mes que rige.

Volemos al campo del honor.

Repítase con nosotros el juramento de Aníbal contra los romanos.

Prefiramos una muerte gloriosa a sacrificar el honor de la patria; y primero que sucumbir a la dominación extranjera, pereceremos todos y será convertida la República, en un vasto cementerio.

México, 30 de diciembre de 1838.

Guadalupe Victoria.

Fuente original:

INAH (Instituto Nacional de Antropología e Historia), Archivo de Guadalupe Victoria.

Fuente:

Carlos Herrejón Peredo y Carmen Saucedo Zarco. Guadalupe Victoria. Documentos. Instituto Nacional de Estudios Históricos de las Revoluciones de México. Secretaría de Educación Pública. México, 2012. Primera edición. 557 pp.