Buscar en  
  Página principal

  Conquista

  Independencia

  Revolución

  Siglo XXI

  Siglo XX

  Siglo XIX

      1890-1899

      1880-1889

      1870-1879

      1860-1869

      1850-1859

      1840-1849

      1830-1839

          1839

          1838

          1837

          1836

          1835

          1834

          1833

          1832

          1831

          1830

      1820-1829

      1810-1819

      1800-1809

  Siglo XVIII

  Siglo XVII

  Siglo XVI

  Siglo XV

Siglo XIX > 1830-1839 > 1837

Manifiesto del General Esteban Moctezuma.
22 de abril de 1837.

MANIFIESTO DEL GENERAL ESTEBAN MOCTEZUMA.

22 DE ABRIL DE 1837.

Mis amigos:

La benemérita guarnición de la capital se pronunció la madrugada del 14 proclamando la restauración de las instituciones federales: los sanluiseños correspondieron á esa voz sonora que tanto mueve al corazón de los mexicanos; y sin que interviniera el ruido de las armas, la libertad adquirió el triunfo que le estaba reservado.

Causas poderosas impulsaron á nuestros hermanos, y ellas se hallan consignadas en el plan que habéis visto: meditad pues un poco, y os convenceréis de la justicia con que han obrado.

Retirado de los negocios públicos, ha mucho tiempo, he vivido lamentando también los males que afligen a la nación y temiendo que nuestra cara indepedencia sea perdida.

La marcha tortuosa del actual ministerio; la disipación de los caudales públicos; la inmoralidad de los que mandan; y sobre todo, el sistema monstruoso de gobierno con que se ha querido sustituir al que la nación adoptó en 1821, no podían producir otros efectos, que el desconcierto en que vivimos, y la desconfianza que reina entre los mexicanos.

Ese gobierno que hoy nos rige, ha dejado de existir en lo legal, porque le falta crédito, porque carece de opinión y se ha echado sobre si la execración pública: no tiene misión legítima: impera por la fuerza y sostiene por el terror que ha difundido.

Ya véis que una administración semejante no puede causar el bien.

Los pueblos deben ahora más que nunca usar el derecho de insurrección; pues de otro modo no conservarían su patria, quedarían para siempre esclavizados, y en vano habrían sido todos sus sacrificios.

Compatriotas:

La causa de la libertad necesita en la actualidad de sus antiguos servidores: yo estoy resuelto a sacrificarme por ella: bajo sus banderas me habéis visto militar, y os son constantes mis servicios.

A las armas, pues, que la patria os llama, y la victoria os llama, y la victoria os espera.

Recordad vuestras pasadas glorias; y con la decisión que siempre habéis manifestado, desafía á los tiranos: el sufrido y recomendable ejército permanente seguirá vuestras huellas, porque se compone de mexicanos, y en el que más ha resentido el régimen central: vive desnudo y muere de hambre, cuando mas se afana en defender la integridad del territorio.

Parece que se aspira á destituirlo en recompensa de sus multiplicados sacrificios.

Conciudadanos:

Cumplid vosotros con vuestros deberes, y empuñando las armas que con honor en otras veces habeis dejado, repetid sin cesar:

¡Viva la independencia!

¡Viva la libertad!

¡Vivan las instituciones federales y la integridad del territorio mexicano!

Fuente:

Román Iglesias González (Introducción y recopilación). Planes políticos, proclamas, manifiestos y otros documentos de la Independencia al México moderno, 1812-1940.  Universidad Nacional Autónoma de México. Instituto de Investigaciones Jurídicas. Serie C. Estudios Históricos, Núm. 74. Edición y formación en computadora al cuidado de Isidro Saucedo.  México, 1998. p. 127.