Buscar en  
  Página principal

  Conquista

  Independencia

  Revolución

  Siglo XXI

  Siglo XX

  Siglo XIX

      1890-1899

      1880-1889

      1870-1879

      1860-1869

      1850-1859

      1840-1849

      1830-1839

          1839

          1838

          1837

          1836

          1835

          1834

          1833

          1832

          1831

          1830

      1820-1829

      1810-1819

      1800-1809

  Siglo XVIII

  Siglo XVII

  Siglo XVI

  Siglo XV

Siglo XIX > 1830-1839 > 1833

Vidal de Villamil cede a favor de Victoria, las tierras de la finca, incluyendo montes, pastos, abrevaderos, aguas y todo lo que le toque, valuadas en 1,800 pesos como parte del pago de 2,000 pesos que le venía adeudando la testamentaria.
México, julio 1 de 1833.

En la ciudad de Méjico a primero de junio de mil ochocientos treinta y tres.

Ante mí el escribano público del número y testigos, Don José Vidal de Villamil, teniente coronel retirado, de la ciudad de Puebla residente en esta y á quien doy fe conozco dijo: que a su finado padre Don Juan Vidal de Villamil vecino que fue del pueblo de Papantla en el estado de Veracruz, lo nombro por su albacea en la disposición bajo de que falleció:

Que cuando esto acaeció, debía su citado padre la cantidad de dos mil pesos a don José María Miranda de las Presas, quien endoso este crédito a favor de don José Ignacio de la Torre vecino de Veracruz y el apoderado de este lo hizo con las formalidades legales á favor del excelentísimo general de división Don Guadalupe Victoria, quien actualmente es el acreedor por la enunciada cantidad, y en su poder se hallan los documentos que así lo acreditan:

Que no teniendo la testamentaria de su cargo, reales con que satisfacer aquello, sobre lo que insta el señor acreedor, se ha convenido con su excelencia en cederle en parte de pago las tierras que la expresada testamentaria tiene y posee en la finca nombrada San Miguel del Rincón cita en jurisdicción del mismo pueblo de Papantla valuada en mil y ochocientos pesos cuyas tierras componen la parte principal de dicha finca, pues que del resto ya es dueño en la realidad el mismo excelentísimo señor por compra que ha hecho á los propietarios de él: que sobre los doscientos pesos resto hasta los dos mil mencionados ya tiene convenido sobre su pago con el expresado excelentísimo señor Victoria quien deberá entregar al otorgante los documentos justificantes del expresado crédito y el exponente también deberá entregar los títulos de las tierras con que hace el pago referido, obligándose á justificarle que están libres de todo gravamen, á sujetar los bienes de la testamentaria de su cargo al saneo de éste contrato y á pagar la mitad del importe de la alcabala que se cause por él, pues que la otra mitad, según convenio la deberá satisfacer el mismo excelentísimo señor, y reduciendo á instrumento público del referido convenio; por la presente y en aquella vía y forma que mejor lugar halla en derecho firme y valedero sea, el expresado Don José Vidal de Villamil con la representación de albacea ya mencionada, otorga: que cede, renuncia y traspasa en favor de nominado excelentísimo señor Don Guadalupe Victoria, y en los términos, precio y condiciones referidas, la parte de tierras que la testamentaria de su cargo, tiene y posé en la expresada finca de san Miguel del Rincón con las medidas que aparecen de los respectivos títulos que entregara el otorgante como vá referido y con todas sus tierras, montes, pastos, abrevaderos, aguas y todo lo que le toque y pertenece, de hecho y de derecho, sus usos, costumbres, derechos y servidumbres, con todas sus entradas y salidas, sin exceptuar ni reservar cosa alguna según y como la ha poseído la testamentaria de su cargo y declara que los mil ochocientos pesos referidos, es el precio y valor de dichas tierras, que no valen más y caso que valgan más, de la demasía y más valor que tuvieren le hace gracia y donación a dicho excelentísimo señor pura, mera, perfecta é irrevocable, que el derecho llama inter vivos con todas las insinuaciones y renunciaciones de leyes necesarias y la hechas en cortes de Alcala de Henares que hablan en razón de las cosas que se compran ó venden por mas ó menos de la mitad de su justo valor y precio y el remedio de los cuatro años en ellas declarados para poder pedir revisión del contrato, y desde hoy en adelante desiste y aparta á la testamentaria de cargo del derecho, propiedad, y señorío que á dichas tierras ha tenido y tiene y lo es de renuncia y transfiere, en dicho excelentísimo señor para que haga y disponga de ellas á su voluntad como de cosa suya propia, habida y adquirida con justo título y derecho de venta y compra como esta lo es.

Y también declara que dichas tierras no se hallan afectadas ni gravadas á cantidad alguna, como ofrece acreditarlo con la correspondiente certificación de hipotecas y obliga á la testamentaria de su cargo á la evision, seguridad y saneamiento de esta cesión en tal manera que á dichas tierras no saldrá tercero que mejor derecho represente, ni le será puesto pleito embargo ni contradicción, y si saliere pleito se le pusiere, luego que conste ó sea requerida la persona que represente la repetida testamentaria, aunque sea después de contestada la demanda y fecha publicación de testigos, tomara la voz y defensa, hasta dejar al señor comprador en quieta y pacífica posesión y si esto no sucediera le volverá y pagará los enunciados mil y ochocientos pesos y los demás costos que sé le recrecieren diferido todo lo que requiera prueba en el juramento simple del actor de que le releva, siendo la satisfacción del derecho de alcabala de cuenta del otorgante y del señor Victoria por mitad como queda estipulado.

Y al cumplimiento de lo relacionado obliga los bienes de la testamentaria de su cargo y con ellos se sujeta á los jueces que de esta causa y negocio puedan y deban conocer para que á lo dicho la compelan y apremien como si fuera por sentencia consentida y pasada en autoridad de cosa juzgada renuncia, su fuero domicilio y vecindad, las leyes de su favor y defensa con la que prohíbe su total renunciación.

Y estando presente el excelentísimo señor general de división Don Guadalupe Victoria á quien también conozco, habiendo oído y entendido él tenor de esta escritura y reconociendo como reconoce por albacea de Don Juan de Villamil al otorgante dijo:

Que la acepta según, y como en ella se contiene expresa y declara; y así lo otorgaron y firmaron siendo testigos Don Rómulo Zevallos, Don Francisco Pozo y Don Miguel Gómez de ésta vecindad, doy fe.

José Vidal de Villamil

[Rúbrica]

Guadalupe Victoria

[Rúbrica]

Ramón Villalobos, escribano público

[Rúbrica]

Fuente original:

AGNOt (Archivo General de Notarías), Ramón Villalobos. Notaría 715. Vol. 4 825. Acta. 77 062. 1/06/1833.

Fuente:

Carlos Herrejón Peredo y Carmen Saucedo Zarco. Guadalupe Victoria. Documentos. Instituto Nacional de Estudios Históricos de las Revoluciones de México. Secretaría de Educación Pública. México, 2012. Primera edición. 557 pp.