Buscar en  
  Página principal

  Conquista

  Independencia

  Revolución

  Siglo XXI

  Siglo XX

  Siglo XIX

      1890-1899

      1880-1889

      1870-1879

      1860-1869

      1850-1859

      1840-1849

      1830-1839

          1839

          1838

          1837

          1836

          1835

          1834

          1833

          1832

          1831

          1830

      1820-1829

      1810-1819

      1800-1809

  Siglo XVIII

  Siglo XVII

  Siglo XVI

  Siglo XV

Siglo XIX > 1830-1839 > 1833

Compraventa. El valor de las propiedades en cuestión era de 63,000 pesos.
México, marzo 9 de 1833.

En la ciudad de Méjico a nueve de marzo de mil ochocientos treinta y tres: ante mí el escribano y testigos el licenciado don Atilano Sánchez vecino de esta capital, a quien doy fe conozco como apoderado del reverendo padre fray José Alonso vicario provisional y presidente del hospicio de Santo Tomas de Villanueva de esta ciudad, según consta del poder que con fecha siete de junio de mil ochocientos treinta y uno otorgó dicho reverendo padre en la ciudad de Valladolid del reino de España ante el escribano Nicolás López con parecer y determinación del reverendo padre asistente general, vicario provisional procurador de la provincia del dulce nombre de Jesús de las Islas Filipinas fray Francisco Villacorta, ausente el reverendo padre general fray Venancio Villalonga á favor de don Juan Goribar y Don Ignacio Cortina Chávez, para que en el caso que el congreso general de esta república y el particular de la Puebla de los Ángeles concedan la devolución de los bienes correspondientes a dicha provincia, los administren, beneficien, arrienden, vendan y enajenen perpetuamente a excepción de lo material del hospicio y huerto a el ayacente percibiendo y cobrando sus rentas, emolumentos y productos, dando en su nombre los recibos ó cartas de pago que convengan con las seguridades y requisitos legales precisos e indispensables, conteniendo igualmente entre otras cosas la facultad de poderlo substituir, revocar substitutos y nombrar otra de nuevo.

Y en virtud de esta facultad lo substituyeron últimamente con toda amplitud los mencionados don Juan Goribar y don

Ygnacio Cortina Chavez, por ante mí con fecha quince de febrero de este año á favor del citado licenciado Sánchez, el que declara y jura por Dios nuestro señor y la señal de la Santa Cruz no tenerlo revocado, suspenso ni limitado en manera alguna, mando de él dijo:

Que siendo legalmente imposible que sus poderdantes que se hallan en ultramar puedan atender con utilidad a las diversas fincas urbanas y rusticas que tienen en esta república con objeto de mantener con sus productos las misiones de la China, y siendo por lo mismo natural que las referidas fincas desatendidas de dichos padres y puestas a tanta distancia en manos ajenas se deterioren como lo persuade la razón y lo acredita la experiencia, y teniendo ordenes repetidas de dichos reverendos padres para vender los bienes de su pertenencia, como lo exige la circunstancia de haberlos separado de la república la ley consintiendo evitar los males indicados y a que los frutos de ellos puedan oportuna y legalmente destinarse a su piadoso objeto tiene tratado vender al excelentísimo señor general de división y ex presidente de los Estados Unidos Mexicanos Don Guadalupe Victoria la casa número ocho sita en el Portillo de San Diego, otra frente de san Fernando y dos en la Tlaspana con su huerto, otra numero treinta y uno en la calle de Ortega y la hacienda de Chihuac y de la Buenavista y ranchos que le están agregados en territorio de Huacingo del estado de Puebla, y que tiene igualmente arrendada don Juan Goribar, todo lo que pertenece en propiedad a la provincia de misioneros por quien representa, como lo tiene reconocido el Congreso General de la Federación: la primera casa en veinte mil pesos: la segunda en tres mil: la tercera con su huerta en seis mil y la contigua en dos mil y la de la calle de Ortega siete mil y la hacienda y agregados en veinte y cinco mil, cuyas partidas componen la suma de sesenta y tres mil pesos, los cuales ha de tener en depósito irregular al cinco por ciento anuales, pagaderos por años vencidos con hipoteca especial de las mismas fincas y la general de sus demás bienes en el estado de Veracruz, notoriamente cuantiosos para el efecto con calidad de que en el tiempo de ocho años contados desde hoy día de la fecha ha de tener la provincia y solo ella ó su apoderado de pedir la retroventa de dichas fincas por el mismo precio en que ahora se venden y de pagar las mejoras útiles que en este tiempo acreditara al excelentísimo señor comprador haber hecho; pues el pacto celebrado en esta escritura se dirige únicamente a que si en el término expresado volviere el reverendo padre presidente por alguna ley que lo permita o reconocimiento no remoto de la independencia por la España pueda la provincia si la conviniere disfrutar de su propiedad libremente y si pasados los ocho años no pidiere esta la retroventa de las fincas mencionadas ó dentro de ellas se ocuparon inesperadamente por la nación española como que la provincia es de sus dominios, ó la mejicana, entonces no teniéndose por hecho tal pacto de retroventa, sólo será obligado el comprador a exhibir todo el capital que queda a reconocer dentro de los dos años siguientes, a los ocho del término, pagando su respectivo rédito hasta la total redención, siendo también calidad de que en virtud del derecho que se reserva el vendedor para volver adquirir sus fincas ha de poder en los ocho años aumentarlas de la manera que le pareciere, valuándose a la consecución lo que fuere por peritos de satisfacción de ambas partes, y el capital mas que resultare lo reconocerá igualmente al excelentísimo señor comprador al cinco por ciento como dicho es sobre la misma finca y la general de sus bienes.

Y para formalizar el contrato por medio de la correspondiente escritura lo pone en efecto por el tenor de la presente.

Y en aquella vía y forma que mas haya lugar en derecho firme y valedero sea a nombre del reverendo padre su poderdante otorga: que vende al mencionado excelentísimo señor las referidas casas, hacienda y ranchos anexos en las cantidades que van dichas y con las condiciones expresadas sin exceptuar ni reservar en si cosa alguna, según y como las ha poseído la provincia de su poderdante, y declara que las indicadas cantidades son el justo precio y valor de cada una de ellas, que no valen más, y caso que mas valgan de la demasía que hubiere le hace gracia y donación a dicho excelentísimo señor puramente perfecta e irrevocable valedera para siempre como contrato inter vivos con todas las insinuaciones y renunciaciones de leyes necesarias y las hechas en cortes de Alcala de Henares que tratan de las cosas que se compran o se venden por más o menos de la mitad de su justo valor y precio, y el remedio de los cuatro años en ellos declarados para poder pedir recisión del contrato, y desde hoy en adelante desiste y aparta a los reverendos padres, salvo las condiciones expresadas, del derecho propiedad y señorío que a ellos tienen, y lo cede renuncia y transfiere en el excelentísimo señor comprador para que use de ellas como cosa propia adquirida con justo y derecho título de venta y compra como esta lo es, y le da el poder y facultad que de derecho se requiere para que de su autoridad ó judicialmente como le pareciere tome y aprenda la tenencia y posesión y en el Ínterin que lo hace se constituye por su inquilino tenedor y precario poseedor para acudirle con cada una de ellas cada y cuando se le pida y con solo el tanto de esta escritura y los títulos primordiales que le tiene entregados en señal de posesión y tradición verdadera con lo que sea visto haberla adquirido y aprendido, y como real vendedor obliga a la provincia a la evicion seguridad y saneamiento de esta venta en tal manera que no saldrá tercero que mejor derecho represente ni le será puesto pleito, embargo ni contradicción y si saliere ó pleito se le pusiere luego que le conste y sea requerido aunque sea después de contestada la demanda y hecha publicación de testigos tomará la voz y defensa, y lo que seguirá y fenecerá á su costa y mención hasta dejarlo en quieta y pacifica posesión y si sanearse no se pudiere le devolverá los réditos que haya recibido, lo que hubiere labrado aumentado ó mejorado, y los demás costos y perjuicios que se le recrecieren, deferido todo lo que requiera prueba en el juramento simple de la parte actora sin otra alguna de que le releva, y la pena de diez mil pesos que le deberá pagar la provincia en el caso de desaposesionarse por otra persona al comprador sea cual fuere el motivo de las repetidas fincas, las que quedan con esta responsabilidad. Siendo de cuenta del excelentísimo señor comprador el derecho de alcabala en el caso que esta venta lo cause rebajándolo del precio de las fincas.

Y el mismo licenciado Sánchez como apoderado del excelentísimo señor general don Guadalupe Victoria como consta del poder amplio que le otorgó en esta ciudad á ocho de abril del año de mil ochocientos veinte y nueve ante el escribano nacional y público José Francisco de Madariaga, y entre las cláusulas que contiene hai dos del tenor siguiente.

Para que venda cualesquiera bienes raíces, muebles ó semovientes pertenecientes al excelentísimo señor otorgante ó compre otros para su excelencia en los precios y plazos y bajo las condiciones que tenga a bien estipular el contrato ó a reconocer el todo ó parte según le pareciere.

Para que obligue á su excelencia como principal o como fiador mancomunado ó in solidum, renunciando si fuere preciso las beneficios de la mancomunidad, división, excursión y cualesquiera otros á la satisfacción de las cantidades de dinero, efectos, semillas ó bienes que le sean necesarias tomar a depósito irregular al fiado o de otra suerte con el rédito del cinco o seis por ciento anual o sin el ya sean de tribunales, conventos, comunidades, cofradías, hermandades, obras pías, viudas, menores ó personas particulares que quieran franqueárselos hipotecando especialmente para su seguro cualesquiera fincas rústicas o urbanas de su excelencia sin perjuicio de la obligación general de todos sus bienes.

Cuyo poder en testimonio doy fe haber visto, leído y devuelto al citado licenciado don Atilano Sánchez que se halla bastanteado por el licenciado

Agustín Paimanes, y declara y jura por Dios nuestro señor y la Santa Cruz no tenerlo suspenso, revocado ni limitado en manera alguna, usando de él otorgo:

Que á nombre del excelentísimo señor acepta esta escritura en todos los extremos y condiciones que contiene, y lo obliga a reconocer á favor de la mencionada provincia la enunciada cantidad de sesenta y tres mil pesos, valor de dichas casas y hacienda que se le han vendido con hipoteca especial de ellas á más de la general de sus bienes, pagando el rédito de un cinco por ciento anual, para no poderlas vender, ceder, donar, gravar ni en otra forma enajenar, sin estar redimido los sesenta y tres mil pesos y sus réditos dentro de los ocho años pactados, los que pasados dentro de los dos siguientes exhibirá todo el capital que queda á reconocer, pagando su respectivo rédito hasta la total redención, pena de nulidad de lo contrario hiciere, pudiendo la parte de la provincia interesada sacarlas de tercero ó más poseedores agitar en lo jurídico ó extrajudicial su venta ó enajenación y con su procedido hacerse integro pago de todo cuanto por capital y rédito se le deba con más las costas que erogare bajo la relevación de prueba que se ha dicho.

Y consiste en que se registre esta escritura en los libros de censos e hipotecas en donde están situadas las fincas para la debida constancia en todo tipo del gravamen.

Y al cumplimiento de lo que va relacionado obliga los bienes de su poderdante presentes y futuros con los que los somete al fuero y jurisdicción de los señores jueces y prelados que de sus causas conforme a derecho puedan y deban conocer, en especial a los de esta capital, su estado libre y demás de la federación, para que a lo dicho les compelan y arreglen como por sentencia consentida y pasada en autoridad de cosa juzgada, a cuyo fin les renuncia las leyes de su favor y defensa con la general del derecho en forma.

Y así lo otorgó y firmó siendo testigos Don Marcos Vasquez,

Don Cayetano Tamayo y Don José María Montes de Oca de esta vecindad doy fe.

Licenciado Atilano Sánchez

[Rúbrica]

Rafael de la Cueva, escribano nacional

[Rúbrica]

[Al margen, al principio:]

En la ciudad de México a ocho de marzo de mil ochocientos cincuenta y uno, en virtud de una razón puesta en el testimonio de esta escritura, y subscrita para Don Felipe Flores, en que expresa este señor que para estar cubierto del capital y réditos que se expresan en esta escritura, consiente en su cancelación, y cuya razón esta con la fecha de seis del corriente mes, queda cancelada la presente, rota y de ningún valor ni efecto, para que no pueda hacer fé en juicio ni fuera de él y para la debida constancia pongo la presente:

Doy fe.

Marco Gómez Couto, escribano público.

Fuente original:

AGNOt (Archivo General de Notarías), Rafael de la Cuesta. Notario 165. Vol. 977. Acta 75 451.

Fuente:

Carlos Herrejón Peredo y Carmen Saucedo Zarco. Guadalupe Victoria. Documentos. Instituto Nacional de Estudios Históricos de las Revoluciones de México. Secretaría de Educación Pública. México, 2012. Primera edición. 557 pp.