Buscar en  
  Página principal

  Conquista

  Independencia

  Revolución

  Siglo XXI

  Siglo XX

  Siglo XIX

      1890-1899

      1880-1889

      1870-1879

      1860-1869

      1850-1859

      1840-1849

      1830-1839

          1839

          1838

          1837

          1836

          1835

          1834

          1833

          1832

          1831

          1830

      1820-1829

      1810-1819

      1800-1809

  Siglo XVIII

  Siglo XVII

  Siglo XVI

  Siglo XV

Siglo XIX > 1830-1839 > 1833

Carta y plan del Señor General Don Gabriel Durán, en favor de la religión y del General Santa Anna y desconocimiento de la autoridad del gobernador de Lorenzo Zavala.
11 de junio de 1833.

CARTA Y PLAN DEL SEÑOR GENERAL DON GABRIEL DURÁN, EN FAVOR DE LA RELIGIÓN Y DEL GENERAL SANTA ANNA Y DESCONOCIMIENTO DE LA AUTORIDAD DEL GOBERNADOR DE LORENZO ZAVALA.

11 DE JUNIO DE 1833.

Exmo. SR. PRESIDENTE
D. ANTONIO LOPEZ DE SANTA-ANNA

Tlalpam 11 de junio de 1833.

Mi general y muy señor mío.

Mis compañeros y yo, lejos de habernos reunido para conspirar contra el poder, lo hacemos, señor, para darle á este en las salvadoras manos de V. E. todo cuanto á clara luz necesita para conciliar grandes y opuestos intereses y para consolidar el órden público, sin el cual la nación va á perderse.

Se abusó, señor, del convenio de Zavaleta, y en solo tres meses que duró la administración del general Pedraza, éste, bajo un vergonzoso pupilage, llevó al cabo el triunfo del partido más peligroso á la verdadera libertad, porque éste partido es el que fomenta los odios, las venganzas, los desórdenes y la anarquía.

Muy sensible es decirlo: pero apoderado de las asambleas legislativas, da leyes formadas sin imparcialidad y sin examen, de las cuales están chocando muchas con preocupaciones si se quiere, pero cuyas raíces profundas son de siglos atrás.

En su inmenso poder doblega á los demás, y la hipocresía tribuncia invoca la libertad para ahogarla entre las licencias y los excesos.

La alarma que todo esto produce, es ya tan general, que no puede ocultarse á la penetración de V. E. por estudiado que sea el empeño de ciertas gentes para que no vea sino como ellos ven.

No fieles al sistema, sino abusando de él, regentean al inocente pueblo, y se abogan su nombre media docena de partidarios en cada estado, y unos cuantos en esa ciudad federal; pero ese pueblo, atento á sus verdaderos intereses, desea la union, la paz y un génio como el de V. E., protector de una justa libertad y de una filosofía bien entendida, que haga efectiva sus garantías y sus derechos.

O se desploma el edificio social, o lo sostiene y eleva el mismo brazo vencedor de los españoles en Tampico: líbrenos la Providencia del primer estremo, y al recibir a V. E. el plan adjunto, reciba también los homenajes que tributamos á su inmensa gloria y á la de la nación, por la cual estamos decididos a sacrificar la vida yo y cuantos me acompañan.

Soy de V. E. admirador y verdadero amigo que lo ama y s. m. b.

Gabriel Durán

Fuente:

Román Iglesias González (Introducción y recopilación). Planes políticos, proclamas, manifiestos y otros documentos de la Independencia al México moderno, 1812-1940.  Universidad Nacional Autónoma de México. Instituto de Investigaciones Jurídicas. Serie C. Estudios Históricos, Núm. 74. Edición y formación en computadora al cuidado de Isidro Saucedo.  México, 1998. p. 60.