Buscar en  
  Página principal

  Conquista

  Independencia

  Revolución

  Siglo XXI

  Siglo XX

  Siglo XIX

      1890-1899

      1880-1889

      1870-1879

      1860-1869

      1850-1859

      1840-1849

      1830-1839

          1839

          1838

          1837

          1836

          1835

          1834

          1833

          1832

          1831

          1830

      1820-1829

      1810-1819

      1800-1809

  Siglo XVIII

  Siglo XVII

  Siglo XVI

  Siglo XV

Siglo XIX > 1830-1839 > 1830

Circular de la Secretaría de Hacienda. Reglas á que debe sujetarse el derecho de consumo sobre efectos extranjeros y el de alcabala sobre nacionales.
Octubre 7 de 1830.

1ª.- El adeudo se causa por la introduccion con final destino, por igúala ó por relaciones juradas.

2ª.- Los efectos que de cualquiera de estos tres modos hayan causado el derecho, si se llevan á otro paraje perteneciente á lo que en el sistema de alcabala se llama distinto suelo, causan y deben pagar de nuevo el mismo derecho. No lo causan si se llevan á los parajes del mismo suelo en que una vez lo pagaron.

3ª.- Los suelos de los alcabalatorios fueron demarcados por la junta superior de Hacienda, de acuerdo de 25 de Setiembre de 1792, cuya observancia se mandó continuar por órden de 16 de Enero de 1818. El plan de estas demarcaciones es el que se acompaña con el número 1; pero se deberá estar á las variaciones que hubieren hecho los Estados.

4ª.- En el comercio de escala se pueden dar guías, segun se practicaba, para tres destinos, especificándose éstos en los pedimentos de los comerciantes en las mismas guías.

5ª.- Cuando los comerciantes vendieren el todo ó parte de sus efectos en cualquier lugar del tránsito, como pueden hacerlo, pagarán allí el derecho, y el recaudador anotará á continuacion de la guía el pormenor de lo vendido, su precio y derechos satisfechos, para que no se le cobren éstos en el lugar del final destino. Si la venta de todos los efectos se hiciere en algun lugar del tránsito, allí se dará por fenecida la guía, se expedirá la tornaguía y se avisará de ello al recaudador del último destino á donde iban los efectos, y al administrador receptor del alcabalatorio que expidió á la guía.

6ª.- Los efectos que se introduzcan con escala, deben depositarse en los almacenes de las aduanas, de donde los sacarán los conductores para llevarlos á su destino, observándose lo prevenido en la circular cuya copia se acompaña bajo el número 2.

7ª.- Los administradores ó receptores de las aduanas donde se dén por cumplidas las guías, examinarán con mucho cuidado las notas que lleven dichas guías de las ventas hechas en el tránsito, á fin de asegurarse de la legitimidad de las firmas que as autoricen, para evitar las defraudaciones de derechos que puedan intentarse.

8ª.- Si cumplido el plazo designado en las guías no se hubiere presentado la tornaguía, podrán los administradores conceder otro plazo proporcionado, y si fenecido éste no se presentare la tornaguía, se exigirá en depósito el derecho, hasta que se verifique la presentacion de aquel documento.

9ª.- Las administraciones de alcabalas, están obligadas á hacerse las comunicaciones y practicar las diligencias prevenidas en la ley de 9 de Setiembre de 1823, cuya copia se acompaña con el número 3.

10.- A fin de tomar en esté interesante punto de tornaguías, toda la precaucion posible contra los fraudes, entre tanto puede cumplirse el artículo 3 de la citada ley, luego que se establezca la direccion general de rentas, los recaudadores Formarán y remitirán mensualmente á esta Secretaría del despacho de Hacienda una nota de las guías libradas, otra de las tornaguías presentadas, y otra de las guías recibidas, conforme á los modelos adjuntos, números 4 á 6, para que con vista de estas noticias puedan deducirse las tornaguías que falten, y tomarse las providencias que correspondan.

11.- El derecho de consumo sobre los efectos extranjeros, se debe cobrar conforme á la cuota señalada en el arancel de aduanas marítimas, ó lo que se les cobre en ellas por aforo; y como el derecho que se cobra en las aduanas marítimas es un cuarenta por ciento, y el de consumo debe ser cinco, y en los licores un diez, se sacará el valor de este derecho tomando una octava parte de la cuota ó cantidad que hayan pagado los efectos en las aduanas marítimas. Respecto de los licores se tomará la cuarta parte.

12.- Cuando los efectos que hayan causado el derecho de consumo en algun punto, se sacaren en todo ó en parte para otro en que hayan de causar nuevamente derecho, se anotará en la guía la cuota ó cantidad á que se arregló el primer cobro, para que se arregle á ella el siguiente; y lo mismo se hará en todos los demas casos que se ofrezcan.

13.- Las aduanas que por la citada ley de 24 de Agosto último deben encargarse de la recaudacion del derecho de consumo, cortarán las cuentas respectivas al mismo derecho el dia 30 de Junio del año entrante de 1831, para empezarlas de nuevo el 1º de Julio siguiente, á fin de guardar el órden de años económicos, establecido por ley para todas las cuentas de la Federacion.

Fuente:

Legislación mexicana o colección completa de las disposiciones legislativas expedidas desde la independencia de la República. Ordenada por los licenciados Manuel Dublán y José María Lozano.

http://www.biblioweb.dgsca.unam.mx/dublanylozano/