Buscar en  
  Página principal

  Conquista

  Independencia

  Revolución

  Siglo XXI

  Siglo XX

  Siglo XIX

      1890-1899

      1880-1889

      1870-1879

      1860-1869

      1850-1859

      1840-1849

      1830-1839

      1820-1829

          1829

          1828

          1827

          1826

          1825

          1824

          1823

          1822

          1821

          1820

      1810-1819

      1800-1809

  Siglo XVIII

  Siglo XVII

  Siglo XVI

  Siglo XV

Siglo XIX > 1820-1829 > 1829

Reconocimiento de deuda, Sánchez declara que fray Francisco de la Madre de Dios prestó por vía de depósito irregular al general Victoria 2,000 pesos.
México, 10 de diciembre de 1829.

En la ciudad federal de Méjico a diez de diciembre de mil ochocientos veinte y nueve:

Ante mí el escribano y testigos el licenciado Don Atilano Sánchez Garayo, vecino de esta capital, que doy fe conozco, dijo:

Que como apoderado del excelentísimo señor ciudadano Guadalupe Victoria general de división y ex presidente de los Estados Unidos Mexicanos, cuyo poder me manifestó, otorgado en esta misma ciudad a ocho de abril del año de mil ochocientos veinte y nueve ante Don Francisco de Madariaga escribano nacional y público, que doy fe haber visto leído y devuelto al citado licenciado Don Atilano Sánchez, el que declara, y jura a Dios nuestro señor y la Santa Cruz, no tenerlo revocado suspenso ni limitado en manera alguna, el que es amplio, y entre las cláusulas que comprende hay una del tenor siguiente.

Para que obligue a su excelencia como principal o como fiador mancomunado ó in solidum, renunciando si fuese preciso los beneficios de mancomunidad, división exclusión y cualquiera otros a la satisfacción de las cantidades de dinero, efectos, semillas ó bienes que le sean necesarias tomar a deposito irregular, al fiado ó de otra suerte con rédito del cinco ó seis por ciento anual ó sin el, ya sean de tribunales, conventos, comunidades, cofradías, hermandades, obras pías, viudas, menores ó personas particulares que quieran franquearlas, hipotecando especialmente para su seguro cualesquiera fincas rusticas ó urbanas de su excelencia sin perjuicio de la obligación general de todos sus bienes.

Y usando de el otorga confiesa y declara que tiene recibidos a nombre del excelentísimo señor general ciudadano Guadalupe Victoria, de mano del reverendo padre fray Francisco de la Madre de Dios religioso carmelita residente en el convento de Querétaro la cantidad de dos mil pesos, pertenecientes un mil al dote de la reverenda madre Maria Francisca de la Madre de Dios y otros mil al de la reverenda madre María Eufrosina de San Elias ambas religiosas del convento de Santa Teresa de la ciudad de Morelia, de cuya cantidad se da por entregada, la que por no aparecer de presente renuncia la excepción de la non numerata pecunira, leyes del no entrego, prueba del recibo y demás del caso, para no poder decir ni alegar lo contrario en tiempo alguno, otorgando el mas eficaz recibo en favor de las referidas religiosas, los que mantendrán en su poder por vía de depósito irregular ó como mas haya lugar por el tiempo de un año contados desde esta fecha en adelante en cuyo plazo ó el mayor termino que tácito o expresamente se le prorrogue pagara el rédito de un cinco por ciento por tercios, semestres o años al representante legítimo de dicho convento de Santa Teresa de la ciudad de Morelia, luego que se le presente el oportuno recibo, sin dejar de verificarlo en la forma explicada, hasta tanto que no redima los dos mil pesos relacionados, verificándolo en una sola partida, en igual moneda de plata y no en otra especie sin que el capital ni sus réditos puedan entregarse a ninguna otra persona bajo la pena de segunda paga.

Y si de consentimiento tácito o expreso del convento y religiosas interesadas continuaren los dos mil pesos de que se trata en poder del otorgante mas tiempo que el año relacionado no de poder alegar prescripcio [sic], lapso de término, novacida de contrato, ni otra excepción sea cual fuere que directa o indirectamente se dirija a entorpecer ó rescindir la fuerza ejecutiva de esta escritura, que en todo evento y tiempo ha de entenderse firme valida y subsistente aunque pase el decenio y mucho más y no conste de su cancelación con los requisitos legales que el caso pide, cuyos costos de liberación han de ser de cuenta del otorgante y también lo serán las costas jurídicas o extrajudiciales que se recrecieren, siempre que para hacerle cumplir lo contenido en esta escritura se formaliza contienda de juicios, deferido lo que requiera prueba al juramento simple de la parte actora sin otra alguna de que la releva.

Y para mayor seguro de los referidos dos mil pesos y sus réditos hipoteca todos los bienes del excelentísimo señor general ciudadano Guadalupe Victoria que son valiosos, según expresa, en sobradísima cantidad, para que puedan perseguir su acción ejecutiva contra ellos ya sean rústicos ó urbanos, muebles ó semovientes para no poderlos vender, ceder, donar, ni en otra forma enajenar sin estar redimido dicho capital y sus réditos, pena de nulidad si lo contrario hiciere pudiendo el convento ó religiosas interesadas ó su representante legítimo sacarlos de tercero ó mas poseedores agitar en lo jurídico o extrajudicial su venta o enajenación y con su procedido hacerse integro pago de todo lo que se le deba con las costas que en ellos se erogaren bajo la relevación de prueba que se ha dicho.

Y al cumplimiento de lo que va relacionado el otorgante a nombre del citado excelentísimo señor su poderdante obliga los referidos bienes presentes y futuros los que somete al fuero y jurisdicción de los señores jueces y justicias que de sus causas conforme a derecho deban conocer en especial a los de ésta ciudad, y demás de la federación renunciando a este fin su domicilio y vecindad, las leyes de su favor y defensa con la general del derecho en forma para que a lo referido le compelan y arreglen como por sentencia consentida y pasada en autoridad de cosa juzgada.

Y así lo otorgó y firmó siendo testigos Don Manuel Briseño, Don Marcos Pérez y Don Ygnacio Cureño, de ésta vecindad, doy fe.

Testado.

Siendo condición expresa que si se advirtiere demora en la puntual paga de sus réditos ha de tener facultad la parte interesada para reasumir en si los bienes que van a hipotecarse y hacerse pago de todo cuanto por capital y réditos se le deba, siendo de cuenta del otorgante los costos que esto causase expresa y señaladamente.

Licenciado Atilano Sánchez

[Rúbrica]

Rafael de la Cuesta, escribano nacional.

[Rúbrica]

Fuente original:

AGNOt (Archivo General de Notarías), Rafael de la Cuesta. Notario 165. Vol. 977. Acta 66 131. 10/12/1829.

Fuente:

Carlos Herrejón Peredo y Carmen Saucedo Zarco. Guadalupe Victoria. Documentos. Instituto Nacional de Estudios Históricos de las Revoluciones de México. Secretaría de Educación Pública. México, 2012. Primera edición. 557 pp.