Buscar en  
  Página principal

  Conquista

  Independencia

  Revolución

  Siglo XXI

  Siglo XX

  Siglo XIX

      1890-1899

      1880-1889

      1870-1879

      1860-1869

      1850-1859

      1840-1849

      1830-1839

      1820-1829

          1829

          1828

          1827

          1826

          1825

          1824

          1823

          1822

          1821

          1820

      1810-1819

      1800-1809

  Siglo XVIII

  Siglo XVII

  Siglo XVI

  Siglo XV

Siglo XIX > 1820-1829 > 1829

Circular de la Secretaría de Guerra. Providencias para evitar abusos en los departamentos de marina de Veracruz y San Blas, y mandando observar en la parte relativa la ordenanza de matrículas.
Noviembre 30 de 1829.

Siendo demasiado frecuentes los abusos que cometen varios armadores, dueños ó capitanes de buques mercantes, variando, de bandera y propiedad siempre que conviene á sus intenciones personales ó especulaciones, con detrimento de la riqueza pública; sabiendose, además, que no son menores los que hay al proveerse de documentos para la navegacion nacional de las autoridades civiles de los puertos, eludiendo hacerlo de las de marina, como lo disponen las leyes navales, para que constando en los registros de las respectivas oficinas la matriculacion de los buques, no quepa fraude por parte de los extranjeros, como se ha notado, usando por tan reprobado medio y el de las enajenaciones simuladas de los aprovechamientos exclusivos á los mexicanos con perjuicio del erario nacional, ha resuelto el presidente, que circule V. á todos los capitanes de puerto de la jurisdiccion de ese departamento, sin exceptuar á ningun habilitado para el comercio marítimo las prevenciones siguientes.

1ª.- Todos los capitanes de embarcaciones mercantes nacionales en el término de un mes de circulada esta órden y que estén en surgideros de poderlo verificar, y de nó, en el primer tiempo posible, presentarán al capitan de puerto de su respectiva matrícula el pasaporte de navegacion expedido por el comandante de marina del departamento de la mar á que correspondan, á fin de que reconocidos si los tienen ó provistos de ellos si les faltan, puedan continuar sin inconveniente en su tráfico.

2ª.- No siendo permitido por las leyes navales, vender ó cambiar en paises extranjeros, ni en el Territorio de la república, á individuos de aquella naturaleza no nacionalizados, embarcacion alguna, sino en casos fortuitos con intervencion, fuera de la república, de los enviados ó cónsules nacionales, y en su defecto, proceder á una instruccion documentada que justifiquen la causa promovida ante las autoridades locales, y en los puertos de la república bajo la misma necesidad y asistencia de los funcionarios de marina se ordena: que sin estos requisitos y casos fortuitos no puedan los armadores, dueños, capitanes, ni ninguno proceder á la venta ó cambio de los buques mercantes nacionales, en paises ni á súbditos extranjeros, de lo cual serán responsables los infractores conforme á las leyes; pudiendo si hacerse á los nacionales en los puertos de la república, siempre y cuando á los dueños les acomode, prévio formal aviso y entrega de patente á los capitanes de puerto para su habilitacion á favor del nuevo propietario.

3ª.- Ningun buque nacional mercante podrá navegar, bajo la pena de decomiso, excepto los costaneros, sin estar provisto de la patente de navegacion firmada del presidente, refrendada del secretario de estado del departamento de marina y glosada al reverso por los comandantes de los departamentos, cada una en su respectiva mar; debiéndose habilitar provisionalmente, mientras se imprimen estos documentos á la mayor brevedad, con los pasaportes de que trata el art. 18 del tít. 10 de la ordenanza de matriculas para los de costa.

4ª.- Todo capitan de buque mercante extranjero, al arribo á nuestros puertos, surgideros ó costas, estará obligado á presentar á las autoridades de marina y en su defecto á las locales de los mismos, para satisfacerse de la legitimidad de la bandera, con que navega, procedencia y tripulacion, cuantos documentos, inclusa la patente de su gobierno, estén en uso; los mismos que en defecto del cónsul respectivo podrán mantener en sus oficinas dichas autoridades, hasta la salida del buque, menos la patente, que siempre se conservará á bordo en poder del capitan, y en ella reconocerse si conviniere, á no ser que se versen motivos de sospechas fundadas por las que deba de ser detenido; pues en este caso, prévias las providencias de solo seguridad, se recogerá dicho documento y demas relativos á la causa.

El capitan de buque, dueño ó armador que contraviniere á las cuatro prevenciones anteriores, y fuere hallado en nuestros puertos, será arrestado y sumariado con arreglo á las ordenanzas de marina, y puesto á disposicion de las autoridades que en su vista debán juzgarlo 1 sin perjuicio de comunicarse instructivamente á este ministerio lo ocurrido, para la resolucion gubernativa que pueda convenir.

Comunicolo á V. de órden de S. E. para los fines que se mencionan, recomendando V. su observancia á los capitanes de puerto del Distrito de ese Departamento, y haciendolos responsables cuando su celo no corresponda á los laudables objetos que se propone S. E. de su exacto cumplimiento.

Fuente:

Legislación mexicana o colección completa de las disposiciones legislativas expedidas desde la independencia de la República. Ordenada por los licenciados Manuel Dublán y José María Lozano.

http://www.biblioweb.dgsca.unam.mx/dublanylozano/