Buscar en  
  Página principal

  Conquista

  Independencia

  Revolución

  Siglo XXI

  Siglo XX

  Siglo XIX

      1890-1899

      1880-1889

      1870-1879

      1860-1869

      1850-1859

      1840-1849

      1830-1839

      1820-1829

          1829

          1828

          1827

          1826

          1825

          1824

          1823

          1822

          1821

          1820

      1810-1819

      1800-1809

  Siglo XVIII

  Siglo XVII

  Siglo XVI

  Siglo XV

Siglo XIX > 1820-1829 > 1828

Manifiesto de Guadalupe Victoria contra la sublevación de Antonio López de Santa Anna.
México, septiembre 17 de 1828.

El Presidente de los Estados Unidos Mejicanos a sus conciudadanos:

El general Antonio López de Santa Anna, suspenso por la legislatura del estado de Veracruz de las funciones de vice-gobernador se ha fugado de la villa de Jalapa con algunas tropas, que seducidas condujo a la fortaleza de Perote, separándolas de la obediencia del gobierno general, y renovando con otras turbulencias los escándalos del mes de enero del año presente.

Basta anunciar las circunstancias de este movimiento para formar una idea muy positiva de su carácter criminal; pero las que se han comunicado al gobierno de los fines que al hacerlo ha proclamado el general Santa Anna, invocando títulos seductores, obligan a considerarlo como una revolución pérfida que afecta defender derechos de la nación, para desnudarla de ellos, hollar sus instituciones y destruir su felicidad.

No es nuevo que se apelliden pretextos tal vez halagüeños en el sonido para enmascarar intentos ambiciosos, y poner en combustión los ánimos; y aunque los mejicanos están suficientemente amaestrados por las lecciones de la experiencia, para desoír sugestiones tan perniciosas, es de mi deber no cesar de repetir que profana el nombre de la patria el que lo invoca para sobreponerse con su voz y operaciones al imperio de la constitución y de las leyes; que ésta es la ofensa más execrable que pueda hacérsele; que es el atentado que humilla más la dignidad de los hombres libres, que al formar una república desconocen todo órgano para dirigirse que no sea el de las autoridades constituidas, y que si no se repeliese con vigor y energía semejante desorden, él conduciría la sociedad a su total exterminio.

Por esto con la cooperación de las cámaras augustas de la unión, el gobierno adopta medidas enérgicas para cortar en su principio los males que amenazan, y para restablecer el sosiego y confianza pública altamente vulnerados.

Y pues la indignación con que la nación vio los movimientos revolucionarios que acaecieron en principios de este año, fue bastante para disiparlos como el humo, vuelvo hoy a excitaros a que cooperéis a los nobles fines de un gobierno, que no teniendo otro norte que la prosperidad nacional, descansa, como otra vez he dicho, en la constitución de la república, en la santidad de sus principios, en la firmeza y sabiduría del congreso general, en las legislaturas y autoridades de los estados, y en el amor indeleble que profesan los mejicanos a su libertad e instituciones.

Si la anarquía otra vez nos amenaza, abatamos sus impotentes conatos.

Desdichado aquel que osare con mano sacrílega tocar las páginas de la constitución, que es el ídolo de los mejicanos.

Cooperad, conciudadanos, conmigo a conservarla ilesa, conservad con ella la república, para que al dejar el timón del gobierno, y entregarme a los ejercicios de la vida privada, no lleve el acervo dolor de que se ha destruido el fruto de vuestra cordura y patrióticos sentimientos, y el de mis incesantes esfuerzos.

Méjico, 17 de septiembre de 1828.

Guadalupe Victoria.

Fuente original:

BN (Biblioteca Nacional de México), Colección Lafragua, vol. 343. Impreso.

Fuente:

Carlos Herrejón Peredo y Carmen Saucedo Zarco. Guadalupe Victoria. Documentos. Instituto Nacional de Estudios Históricos de las Revoluciones de México. Secretaría de Educación Pública. México, 2012. Primera edición. 557 pp.