Buscar en  
  Página principal

  Conquista

  Independencia

  Revolución

  Siglo XXI

  Siglo XX

  Siglo XIX

      1890-1899

      1880-1889

      1870-1879

      1860-1869

      1850-1859

      1840-1849

      1830-1839

      1820-1829

          1829

          1828

          1827

          1826

          1825

          1824

          1823

          1822

          1821

          1820

      1810-1819

      1800-1809

  Siglo XVIII

  Siglo XVII

  Siglo XVI

  Siglo XV

Siglo XIX > 1820-1829 > 1825

Queja de Celso Fernández en relación al modo en que se llevó a cabo la leva de doscientos hombres en Querétaro.
Querétaro, 28 de septiembre de 1825.

M.I.S.

El Procurador síndico más antiguo, en cumplimiento de las obligaciones de su ministerio hace presente a Vuestro Señor con el mayor respeto:

Que no menos interesado esté I. C. que el Sor. Comandante General en que se complete el Batallón de Milicia activa, acordó con toda madurez las providencias más acertadas para que por ahora se recogiesen en leva doscientos hombres.

Al efecto tuvo Vuestra Excelencia conveniente comisionar a los señores alcaldes y cuatro de sus regidores teniendo presente que debiendo estos individuos tener conocimiento de la mayor parte de los vecinos de esta municipalidad, procederían a verificar la leva con toda la moderación y prudencia para no causar el estrépito escandaloso que se ha notado; y del que resulta que la Ciudad de Querétaro y todos sus pacíficos ciudadanos se hallen llenos de consternación al ver que fueron atacadas hasta sus propiedades contra las intenciones de Vuestro Señor que ha dado ejemplo en respetar nuestras liberales instituciones.

Ningún embarazo tengo para hacer presente a Vuestro Señor que a más de los comisionados lo fueron sin duda por el Sor. Comandante General de los señores Oficiales de la Milicia activa.

Algunos de ellos fueron los que olvidados de nuestro actual sistema catearon varias casas, de las que sacaron con la fuerza armada muchos ciudadanos.

Para manifestar la verdad de mi acierto me parece conveniente exponer que el Capitán D. Gregorio Gelati entró a la de la Alóndiga.

El capitán D. Ignacio Udaeta a la de Don Julián Sanfuentes.

El capitán D. Pedro Llaca a una de San Francisquito, de donde los soldados se robaron una carabina y un cañón de otra.

De la casa de D. Rafael Arias sacaron con bastante tropelía a su hermano D. Francisco.

De la tienda de D. Juan Corral, a su dependiente D. Antonio Nieto, quien tuvo que dejar su negociación abierta y abandonada pues solo era el que en ella estaba.

Otra porción de casas fueron atropelladas de cuyos hechos hay mucha facilidad para probarlos.

No fueron menos los excesos que se cometieron en las calles, pues hubo muchos que fueron cogidos en la leva seguramente solo por fines particulares, porque algunos de ellos solo con su presencia manifiestan que no pueden ser soldados.

Los ciudadanos Mariano Sentado, Anastacio Buenrostro y otra porción que pasan de 60 años de edad fueron conducidos a estas casas nacionales.

En fin, se abusó de la confianza que se les confirió; se traspasaron de los límites de su encargo, faltaron a la moderación, prudencia y lenidad con que debieron proceder a estos actos y se atacó directamente nuestra libertad.

A vuestro señor, cuyo buen nombre se ha comprometido altamente toca poner remedio a tamaños males y por lo mismo pido que tomándose en consideración mi respetuosa exposición se sirva tomar las providencias convenientes para que se exija la responsabilidad tanto de los Señores Oficiales que llevo expresados como de los demás, inclusos los Capitulares que hayan cometido los mismos atentados.

Pido por último que a virtud de no tener los Supremos Poderes del Estado, ni el mismo Excelentísimo Presidente de los Estados Unidos facultad para dispensar la ordenanza del año del 67 mandada observar para el alistamiento de la Milicia activa por la soberana ley del 12 de septiembre de 1823 se sujete a ella literalmente aquella operación; protestando la nulidad de cuanto en contrario se hiciere, así como interponer los recursos correspondientes a los Supremos Poderes del Estado, en el no esperado caso de que se desatienda esta justísima solicitud, que pido se (inserten) la acta del día, y de la que también protesto (ilegible) testimonio.

Querétaro, 28 de septiembre de 1825.

Celso Fernández

Oficina el Ciudadano Rafael Escandón

A expensas de varios ciudadanos

Fuente:

Ángela Moyano Pahissa, recopilación e introducción. Antología documental para la historia de la conformación política del Estado de Querétaro, 1824-1845. Universidad Autónoma de Querétaro. Primera edición, enero de 2005. México, 83pp. Incluye un CD con los documentos. Documentos obtenidos del Fondo Fernando Díaz Ramírez, que se encuentra en la Capilla Alfonsina de la Biblioteca de la Universidad Autónoma de Nuevo León.