Buscar en  
  Página principal

  Conquista

  Independencia

  Revolución

  Siglo XXI

  Siglo XX

  Siglo XIX

      1890-1899

      1880-1889

      1870-1879

      1860-1869

      1850-1859

      1840-1849

      1830-1839

      1820-1829

          1829

          1828

          1827

          1826

          1825

          1824

          1823

          1822

          1821

          1820

      1810-1819

      1800-1809

  Siglo XVIII

  Siglo XVII

  Siglo XVI

  Siglo XV

Siglo XIX > 1820-1829 > 1825

Exhortación de Guadalupe Victoria a los soldados para que sigan fieles a la libertad, la república y la constitución.
México, octubre 4 de 1825.

Guadalupe Victoria a los ciudadanos del ejército.

¡Soldados!

Un año hace que los padres y representantes del pueblo dieron leyes, existencia y libertad a la República.

Las ideas que vienen de tropel a explicar los sentimientos del corazón, no dejan lugar a otro idioma que no sea el del entusiasmo.

Si volvemos la cara a los rastros de sangre que empapa nuestra tierra, podremos considerar bajo un golpe de vista, el precio y el fruto de tantos sacrificios.

Esas cicatrices gloriosas, esos caracteres del puro y acendrado patriotismo, son mis amigos, los documentos que la posteridad recomendará a los últimos tiempos, para que se estime en ellos el valor de vuestros servicios.

Rompisteis con brazo denodado el cetro de la tiranía.

Cayó vuestra espada en la balanza de los destinos, y ella los decidió a favor de nuestra justicia.

Las leyes han nacido a la sombra de nuestros laureles.

El soldado que conquistó la libertad de su patria, la conserva y la defiende de sus enemigos.

Gozaos, valientes del ejército mexicano, con la memoria de vuestros hechos.

Gozaos, hijos mimados de la Patria con el logro y tranquila posesión de los derechos de que ella se os confiesa deudora.

Nada era, ninguna consideración merecía la cara Patria, antes de que la redimiéseis de su ominoso cautiverio.

Ahora, bravos compañeros, México, llena su nombre.

México temible por su poder, envidiado por sus riquezas, respetado por sus instituciones.

México es digno del rango que ocupa, de la admiración de todos los pueblos.

¡Solados!

El honor de la patria que fundásteis se sostendrá por vosotros mismos.

Vuestros invencibles pechos son el muro sagrado de la Constitución, de la Independencia, de las garantías sociales y de las de los individuos.

¡Que la ciega obediencia a las leyes patrias os distinga entre todos los soldados del mundo!

¡Que vuestro escudo lo sea de la paz y felicidad de la República!

¡Que seáis modelo de las virtudes en el seno de las familias y el terror de los enemigos en campaña!

¡Que la Constitución, ese depósito de la soberana voluntad del pueblo, se mantenga intacta a costa de vuestras vidas y de vuestros incesantes desvelos!

¡Soldados!

La Patria, en este día de interesantes recuerdos, reconoce todas sus obligaciones a vosotros.

Ella es demanda que seáis por siempre como fuisteis hasta aquí.

¡Mis amigos!

Es mi suma gloria pertenecer a las filas de los valientes.

Yo os admiro.

Mi corazón pertenece sin reserva a los soldados de la libertad.

¡Soldados!

¡Viva la Constitución Federal de los Estados Mexicanos!

Mégico, octubre 4 de 1825.

Guadalupe Victoria.

Fuente original:

AGN (Archivo General de la Nación), Gobernación, leg. 52a, exp. 2, f. 61.

Fuente:

Carlos Herrejón Peredo y Carmen Saucedo Zarco. Guadalupe Victoria. Documentos. Instituto Nacional de Estudios Históricos de las Revoluciones de México. Secretaría de Educación Pública. México, 2012. Primera edición. 557 pp.