Buscar en  
  Página principal

  Conquista

  Independencia

  Revolución

  Siglo XXI

  Siglo XX

  Siglo XIX

      1890-1899

      1880-1889

      1870-1879

      1860-1869

      1850-1859

      1840-1849

      1830-1839

      1820-1829

          1829

          1828

          1827

          1826

          1825

          1824

          1823

          1822

          1821

          1820

      1810-1819

      1800-1809

  Siglo XVIII

  Siglo XVII

  Siglo XVI

  Siglo XV

Siglo XIX > 1820-1829 > 1825

Documento 13. Estados Unidos: Instrucciones a Richard C. Anderson.
Washington, 16 de septiembre de 1825.

Henry Clay a Richard C. Anderson, Ministro de los Estados Unidos en Colombia.

(Extractos)

Durante la ultima primavera, los Ministros de Colombia y México dirigieron a este Departamento, separadamente, pero casi al mismo tiempo, comunicaciones relativas al proyectado Congreso de Panamá.

Cada uno de ellos expuso que tenía instrucciones de su Gobierno para decir que le sería muy agradable que los Estados Unidos estuvieran representados en ese Congreso; que no se esperaba que tomaran parte en sus deliberaciones o medidas de común acuerdo con respecto a la guerra existente con España; pero que en el Congreso podría considerarse y solucionarse los demás grandes intereses que afectaban el Continente de América y el trato amistoso entre las Naciones Independientes que se han establecido; que no sabiendo cuáles pudieron ser las opiniones de los Estados Unidos, se les había ordenado averiguar previamente si éstos, en caso de ser invitados por Colombia o México estarían representados en Panamá; y que en el caso de darse una respuesta afirmativa, cada uno de esos Ministros expresara que, en consecuencia, los Estados Unidos serían invitados por su Gobierno para estar representado en él.

El Presidente me encargó decir y, de conformidad con ellos respondí que tal comunicación había sido recibida con la mayor consideración, teniendo en cuenta los sentimientos de amistad para los Estados Unidos con que había sido dictada; que naturalmente, ellos no podrían tomar parte en la guerra existente con España o en asambleas para deliberar sobre los medios de su ulterior prosecución; que él creía que, tal como había sido propuesto, ese Congreso podría ser altamente útil para solucionar muchas e importantes y controvertidas cuestiones de Derecho público y para arreglar otras materias de profundo interés para el Continente Americano y para el trato amistoso de las potencias americanas; que, sin embargo, antes de que ese Congreso de reuniera, le parecía necesario arreglar entre las diferentes Potencias que estarían representadas en él algunos puntos preliminares tales como las materias a que debía consagrar su atención el Congreso; la naturaleza y forma de los Plenos Poderes que se les darían a los ministros y la manera de organizar el Congreso.

A los Ministros de Colombia y de México se les informó que los Estados Unidos se harían representar en el Congreso, si esos puntos preliminares pudieran ser ajustados de manera satisfactoria para los Estados Unidos.

Al averiguar si esos puntos preliminares habían embargado ya la atención del Gobierno de Colombia del de México, no pudieron informarme que eso hubiese ocurrido, aun cuando ambos parecieron admitir la conveniencia de su arreglo. Cada uno de ellos se comprometió a comunicar a su Gobierno la contestación que se les dio por encargo del Presidente; y después nada nuevo ha ocurrido.

Se ha considerado conveniente que Usted sea puesto al corriente de lo que ha ocurrido aquí sobre ese asunto, para que si fuese tocado por el Gobierno de Colombia pueda Usted, si fuera necesario, estar en condiciones de comunicar lo que ocurrió.

Caso de que el Presidente determine en definitiva que los Estados Unidos estén representados en Panamá, Usted será designado para ese servicio, ya solo o asociado con otros; y, en consecuencia, Usted se preparará para ello.

No daremos ningún otro paso hasta que tengamos noticias de Colombia o de México.

El 10 de mayo próximo pasado le dirigí por encargo del Presidente una nota oficial al Ministro de los Estados Unidos en San Petersburgo (...) y que tiene por objeto emplear los buenos oficios de Rusia para acelerar la paz entre España y los nuevos Estados americanos.

La misma nota o la sustancia de ella se le ha comunicado con el mismo propósito de paz a las Cortes de París y de Londres por medio de los Ministros de los Estados Unidos.

Se ha abrigado la esperanza de que por un esfuerzo común y especialmente por la interposición del Emperador de Rusia, pueda hacérsele sentir a España cuales son sus verdaderos intereses y que consienta en terminar una guerra que ya ella no está en condiciones de proseguir.

Todavía no hemos obtenido información alguna de Rusia acerca de la manera como el Emperador ha recibido ese llamamiento a su humanidad y a su poder.

Por el recibimiento que Francia le ha dado a la solicitud nos hemos confirmado en la previa impresión de la importancia de la acción de Rusia; y, en caso de que se considere probable que sean útiles, se harán nuevos esfuerzos para estimular a esa nación a favor de la gran obra de la pacificación.

Al propio tiempo se ha considerado conveniente ponerlo a Usted en posesión de lo que se ha hecho y de la copia de la nota misma que queda autorizado para comunicársela al Gobierno de Colombia o aquellos fragmentos de ella que puedan parecerle a Usted conveniente.

Fuente:

Germán A. de la Reza. El Congreso de Panamá de 1826 y otros ensayos de integración latinoamericana del Siglo XIX. Estudio y fuentes documentales anotadas. Ediciones y Gráficos Eón. Universidad Autónoma Metropolitana Azcapotzalco. México, Primera edición: 2006, 287 pp. Documento tomado de: Departamento de Estado. Correspondencia diplomática de los Estados Unidos concerniente a la independencia de las naciones latinoamericanas. Buenos Aires, 1930, Págs. 293-295.