Buscar en  
  Página principal

  Conquista

  Independencia

  Revolución

  Siglo XXI

  Siglo XX

  Siglo XIX

      1890-1899

      1880-1889

      1870-1879

      1860-1869

      1850-1859

      1840-1849

      1830-1839

      1820-1829

          1829

          1828

          1827

          1826

          1825

          1824

          1823

          1822

          1821

          1820

      1810-1819

      1800-1809

  Siglo XVIII

  Siglo XVII

  Siglo XVI

  Siglo XV

Siglo XIX > 1820-1829 > 1823

Debiendo sepultarse las cenizas de los mártires de la patria depositadas en el convento de Santo Domingo
México, 17 de septiembre de 1823.

NÚMERO 254 - Tomo II

México 17 de septiembre.—

Orden de la plaza de este día

Jefes de día, los ciudadanos coronel José Antonio Calleja, y teniente coronel Miguel Ávila: ayudante de guardia en el supremo poder ejecutivo, el ciudadano teniente Francisco Romero; ídem en la mayoría general, el ciudadano Luis Núñez; servicio, el señalado para todos los días; capitán de hospital y rondas ordinarias, el depósito de oficiales; contrarondas, el 5 de infantería; retén, el 6 de caballería.

Debiendo sepultarse las cenizas de los mártires de la patria depositadas en el convento de Santo Domingo, formará toda la tropa de la guarnición para hacer los honores fúnebres.

La artillería que se situará en el frente de palacio en el paraje acostumbrado hará una descarga de tres cañonazos en esta forma: una al tiempo de sacar las cenizas de Santo Domingo, otra de igual número a la entrada en catedral y una de 15 al enterrarlas.

En la plaza de Santo Domingo se hallarán a las ocho de la mañana cuatro cañones de campana con sus correspondientes destacamentos de artillería, para abrir la marcha al tiempo de salir el entierro.

También estarán las compañías de granaderos de los regimientos de infantería 3, 5 y 7, y un escuadrón de granaderos a caballo con un estandarte, y estos cuerpos y la guardia marcharán en el entierro, colocándose del modo siguiente: a la hora que debe salir el entierro, mandará el mayor general a la artillería que abra la marcha por la calle de Santo Domingo; a ésta seguirá el mismo jefe a caballo con los demás que prescribe la ordenanza, y todos espada en mano, siguiendo las compañías de granaderos citados; se incorporarán después de esta tropa las comunidades y parroquias, y a éstas el féretro acompañado de cuatro generales, que serán los excelentísimos señores don Alejo García Conde, don Melchor Álvarez, don Diego García Conde y el brigadier don José María Lobato.

La guardia que está nombrada, luego que se haya de poner en movimiento el féretro, destacará los ocho hombres que deben ir a los costados de él con armas a la funerala; al salir le hará los honores de presentar las armas y batir marcha, y llevando su bandera enrollada y con corbata negra, cajas enlutadas y tocando a la sordina, seguirá el capitán general y estado mayor.

Los oficiales de la guarnición que estén francos seguirán a esta guardia, y cerrará la marcha el escuadrón de granaderos con su estandarte enrollado y tocando sus trompetas la marcha a la sordina.

Al llegar a la catedral la artillería se colocará con la que debe estar formada delante de palacio, y las compañías de granaderos formarán con la espalda al Parián y frente a catedral para hacer tres descargas, que serán una al entrar el féretro en la iglesia, otra a la elevación y otra en el último responso, cuyas tres descargas las ejecutará esta tropa después de las que en igual caso debe hacer la artillería.

El escuadrón de granaderos a caballo formará frente a catedral y espalda al portal de las Flores, y la guardia se colocará a la izquierda de los granaderos, proveyendo las ocho centinelas durante la misa y relevándolas próximamente.

Las tropas que no están comprendidas en este detall formarán la calle por donde ha de marchar el entierro, y con las distancias de seis pasos de hilera, en esta forma: el regimiento número 3 apoyará su derecha a la puerta principal del atrio de Santo Domingo, y se extenderá hasta donde alcance; a éste, en la misma forma, seguirá el batallón de la milicia cívica; a éste el de infantería número 5, y luego que pase el entierro por delante del número 3 formará en columna y marchará a establecerse apoyando su derecha sobre la izquierda del número 5; el batallón de nacionales hará lo mismo apoyando su derecha sobre la izquierda del 3 hasta catedral, entre el portal de Mercaderes y el Parián.

Los regimientos de caballería formarán todos y se mantendrán en las plazuelas más inmediatas de sus cuarteles, como previene la ordenanza, destacando patrullas para que mantengan el orden.

El número 5 mandará una partida de oficial y veinte dragones que establecerá centinelas en todas las bocas calles de la carrera para no permitir que entren coches en ella; el escuadrón de San Fernando vendrá a formar delante del colegio seminario, y de allí destacará una partida para que no haya ningún coche en todo el frente ni recinto de catedral, haciendo separación a los que encuentre con buen modo.

Concluido el entierro, el mayor general hará que las tropas desfilen por el frente de catedral y marchen a sus cuarteles.

La caballería de milicia nacional formará, apoyando su cabeza en la esquina de Provincia frente a catedral y calle del seminario; de ellos saldrán veinte hombres con un oficial para escoltar al supremo poder ejecutivo.

Toda la oficialidad franca concurrirá al Palacio Nacional a las ocho de la mañana para acompañar a sus altezas serenísimas; las compañías de granaderos y guardia, luego que se haya conducido el entierro, se embeberán en sus respectivos cuerpos para que pasen por frente de catedral.

Para salir a caballo con el mayor general los ciudadanos tenientes coroneles José Quintero y Manuel Guardamino.

La retreta se romperá en lo sucesivo a las ocho de la noche.—

Monzón.”

(El Sol, número 95, del día 17 de septiembre.)

Fuente:

J. E. Hernández y Dávalos. Historia de la Guerra de Independencia de México. Seis tomos. Primera edición 1877, José M. Sandoval, impresor. Edición facsimilar 1985. Instituto Nacional de Estudios Históricos de la Revolución Mexicana. Comisión Nacional para las Celebraciones del 175 Aniversario de la Independencia Nacional y 75 Aniversario de la Revolución Mexicana. Edición 2007. Universidad Nacional Autónoma de México.

Versión digitalizada por la UNAM: http://www.pim.unam.mx/catalogos/juanhdzc.html