Buscar en  
  Página principal

  Conquista

  Independencia

  Revolución

  Siglo XXI

  Siglo XX

  Siglo XIX

      1890-1899

      1880-1889

      1870-1879

      1860-1869

      1850-1859

      1840-1849

      1830-1839

      1820-1829

          1829

          1828

          1827

          1826

          1825

          1824

          1823

          1822

          1821

          1820

      1810-1819

      1800-1809

  Siglo XVIII

  Siglo XVII

  Siglo XVI

  Siglo XV

Siglo XIX > 1820-1829 > 1821

Orden. Arancel general interino para gobierno de las aduanas marítimas en el comercio libre del imperio.
Diciembre 15 de 1821.

La soberana junta provisional gubernativa se ha servido aprobar el arancel general interino para gobierno de las aduanas marítimas en el comercio libre del imperio, de que acompañamos á V. E. un ejemplar, para que dando cuenta á la regencia, disponga su cumplimiento.

Diciembre, 15 de 1821.—

Antonio de Gama y Córdoba, vocal secretario.—

El marqués de San Miguel de Aguayo, vocal secretario.—

Juan Raz y Guzman, vocal secretario.

La junta suprema gubernativa, usando de la facultad que se le concede, han decretado lo siguiente:

CAPITULO I.

Bases orgánicas para la formacion del arancel que se establece provisionalmente.

Art. 1.- Este arancel regirá en todos los puertos del imperio mexicano, habilitados por el último decreto de las cortes españolas, comenzando su observancia desde que se comunique, escitándose á la regencia para que inmediatamente establezca las aduanas donde no las hubiere.

Art. 2.- Estará sujeto á las variaciones que esta misma junta ó el congreso nacional tenga por conveniente hacer.

Art. 3.- Un solo derecho se cobrará por cuenta de la hacienda pública en la entrada de todos los géneros, frutos y efectos de todas las naciones, que será un 25 por ciento sobre las tarifas que esplica el arancel. Las consideraciones á que en esta materia se hagan acreedores los españoles y los americanos que estaban sujetos á la dominacion española y son ya independientes, se reservan á los tratados definitivos que con ellos se ajusten.

Art. 4.- Una vez despachados los géneros, frutos ó efectos, bien sea de entrada ó salida, se deberán pagar los derechos de arancel sin devolucion ni rebaja por ningun pretesto ni motivo, excepto el de errode cuenta ó de pago.

Art. 5.- Todo buque de cualquiera nacion será admitido en los puertos del imperio mexicano, sujetándose al pago de derechos y demas reglas prescritas en este arancel.

Art. 6.- Cualquiera buque que fondee en puertos del imperio sin objeto de embarcar ni desembarcar género alguno de comercio y solo por remediar ó evitar avería, ó por abastecerse de alimentos necesarios á su tripulacion, será admitido por el tiempo muy preciso para socorrer su necesidad, y sin perjuicio del manifiesto, visitas y guardas que les correspondan. Siendo mercante será tratado segun lo sean los del imperio mexicano, en los puertos respectivos de cada bandera, cobrándole ó nó, con la mas estrecha reciprocidad, los derechos de toneladas, ancorages y demas que se paguen por tránsito ó permanencia de los buques en libre plática ó en cuarentena.

Art. 7.- Todo lo que no sea prohibido en este arancel será permitido desembarcar en cualquiera puerto habilitado del imperio mexicano, á excepcion de las modificaciones que las circunstancias distintas de lugar y tiempo reclaman en beneficio comun del mismo imperio, segun está indicado en el artículo 2.

Art. 8.- Los géneros que la necesidad ó el capricho inventaren ó los que no se hayan comprendido en este arancel general despues de publicado, adeudarán en las aduanas; fijándoseles por el vista, prévio conocimiento del administrador, el precio que provisionalmente corresponda á otros de los especificados en este arancel, con los cuales tengan mas analogía ó semejanza, siendo de obligacion de los administradores dar parte mensualmente al gobierno de esta operacion para su conocimiento y determinaciones sucesivas.

Art. 9.- Las prohibiciones de entrada y salida de toda clase de géneros, frutos y efectos, formarán un capítulo separado.

Art. 10.- Para los adeudos de los sólidos y líquidos, solo se reconocerán en el arancel general el peso y medida de Burgos corriente en el imperio, entre tanto éste determina otra cosa; y en cuanto á la moneda los reales efectivos de este imperio, y nominales ó imaginarios.

Art. 11.- Se cobrará á todo buque de cualquiera nacion 20 reales por cada tonelada, midiéndose por las personas designadas ó que designare el gobierno á este objeto. Este artículo se observará hasta que con noticia de lo que se cobre á nuestros buques en los puertos de las demas naciones se establezca la reciprocidad de que habla el artículo 6.

CAPITULO II.

De los géneros cuyo avalúo ó aforo queda á la inteligencia de los vistas, por no estar comprendidos en este arancel.

Los efectos que se comprenden en las nueve clases especificadas en los nueve artículos siguientes, quedarán sujetos al aforo que ha de hacer el vista con prévio conocimiento del administrador, por el mismo órden que ha seguidose en el reglamento del año de 78, cargando el propio 25 por 100 de derechos sobre el referido aforo.

Art. 1.- Toda clase de drogas, yerbas, raices, cortezas, semillas y otros géneros para medicinas, tintes y colores; y otros objetos análogos á este artículo.

Art. 2.- Artefactos, muebles y otros utensilios de solo madera, ballena, hueso, concha, marfil, nacar, etc., ó con partes, mezcla y adorno de estas ó semejantes materias.

Art. 3.- Mercería ó quincallería fina ú ordinaria.

Art. 4.- Manufacturas de cristal ó vidrio, de piedra, minerales ó porcelana, loza y barro.

Art. 5.- Metales comunes en bruto, y labrados ó manufacturados.

Art. 6.- Idem preciosos de oro, plata, etc., en pasta ó labrados con piedras ó sin ellas, y pedrería fina suelta.

Art. 7.- Maderas comunes para construccion naval ó urbana y para otros usos.

Art. 8.- Idem finas para ebanistería y tornería.

Art. 9.- Idem preciosas para tintes y algunos otros objetos menores de la clase vegetal.

CAPITULO III.

Sobre prohibicion de entrada de frutos y géneros.

Art. 1.- Se prohibe absolutamente la entrada de tabaco en rama de todas las potencias, y será permitida puramente la de puros labrados, tabaco rapé y demas clases de polvo, cobrándose dos pesos de derechos por cada libra del que se introduzca.

Art. 2.- Será prohibida la entrada de algodon en rama de cualquiera procedencia.

Art. 3.- En cuanto á prohibicion de comestibles no se hará novedad hasta la resolucion del congreso.

Art. 4.- Cera labrada.

Art. 5.- Pasta en fideo.

Art. 6.- Galones, encages, puntillas, blondas de solo metal, ó con mezcla de él, de lentejuela y canutillo de telar.

Art. 7.- Idem de solo seda.

Art. 8.- Algodon hilado número 60, ó que no entren ménos de sesenta madejos en libra.

Art. 9.- Cinta de algodon blanca y de colores.

Los artículos que siguen serán libres de derechos.

Azogue.

Toda clase de instrumentos que sirven para las ciencias y la cirujía.

Toda clase de máquinas útiles para la agricultura, minería y artes.

Todos los libros impresos no empastados, con prohibicion de los contrarios á la religion y á las buenas costumbres.

Las estampas sueltas ó en cuadernos de principios de pintura, escultura y arquitectura, y los modelos ó diseños de varias artes que sirven para la enseñanza, con prohibicion de las contrarias á la religion ó á las buenas costumbres.

Música escrita ó impresa.

Los simientes de plantas exóticas, ó plantas ya prendidas.

Lino en rama, rastrillado ó sin rastrillar.

Los animales vivos.

CAPITULO IV.

Sobre los puertos habilitados.

Art. 1.- Se admitirá en éstos todo buque de cualquier nacion que sea, con los géneros, frutos y efectos de cualquiera pertenencia, conviniendo en el pago de los derechos señalados por el arancel.

Art. 2.- Luego que dé fondo cualquiera barco, se enterará á su sobrecargo de las leyes que han de gobernar para su desembarco y los derechos que ha de pagar, y si él conviniere, se procederá inmediatamente al desembarco de los efectos, bajo las fórmulas de la ley que se explicarán en seguida.

Art. 3.- Lo primero será presentar manifiesto por triplicado de todo lo que trae, expresando todos los géneros que contenga, y á cuya operacion se procederá en el preciso término de cuarenta y ocho horas, sin permitir la permanencia de ningun buque en el puerto por pretesto alguno, si no estuviese conforme el sobrecargo en la descarga del cargamento.

Art. 4.- Luego que dé fondo el buque dispondrá el administrador de la aduana á su bordo el resguardo que tenga por conveniente, para que no puedan extraer ninguna clase de géneros, hasta que concedido el correspondiente permiso se verifique la descarga y conduccion á la aduana con las formalidades de estilo, celándose escrupulosamente estas operaciones por los agentes del resguardo, bajo la precisa responsabilidad de los administradores y comandantes del mismo, que siempre estarán subordinados al administrador.

Art. 5.- Cualquiera género, fruto ó efecto que no esté comprendido en el manifiesto, caerá irremisiblemente en la pena de comiso; y de su producto, deducidos los derechos nacionales y las costas, se aplicará un 15 por 100 al juez, 40 por 100 al aprehensor, y el resto quedará á favor de la hacienda pública en el caso de no haber denunciante, pues habiéndolo se aplicará á éste el todo con deduccion de los derechos nacionales, las costas, 10 por 100 al juez y 25 por 100 al aprehensor.

Art. 6.- El 40 ó 25 por 100 destinados respectivamente á los aprehensores de los comisos, se dividirá en tantas partes cuantos sean los que concurran, y una mas para el administrador por el influjo de sus providencias, exceptuando los comisos que se hagan en consecuencia de los reconocimientos de los vistas, pues de éstos se adjudicarán tres partes al vista y una al administrador por la razon expresada anteriormente.

Art. 7.- Todos los gastos y operaciones de desembarco hasta los almacenes de la aduana serán de cuenta de los dueños del cargamento.

Art. 8.- Si al tiempo de reconocerse por el vista los efectos declarados en el manifiesto resultare que son diferentes en su especie ó suplantados, caerán en la pena de comiso; y si hubiere exceso en el número, peso ó medida, será decomisada la demasía si excediese de 10 por 100; y si no llegare pagará derecho doble de la que sea.

Art. 9.- Cuando por la calidad ó volúmen de los artículos de abarrotes en todas clases fuese de gravámen para los interesados y para la hacienda pública conducirlos á los almacenes de la aduana, podrá permitir el administrador su despacho en el mismo muelle, concurriendo á esta operacion el vista y comandamente del resguardo; pero en ningun caso se hará extensiva esta gracia á los generos de lino, algodon, seda, lana, mercería etc.

Art. 10.- Si el administrador ó el comandante del resguardo tuvieren presuncion de fraude en los artículos que han de despacharse en el muelle, mandarán conducirlos á la aduana, sin que sirva de excusa ni pretesto cuanto aleguen los interesados por daños y perjuicios que se les puedan seguir.

Art. 11.- La recaudacion de derechos se hará en la tesorería de la aduana con las formalidades de estilo.

CAPITULO V.

Instruccion para el gobierno de las aduanas.

Art. 1.- Las adunas han de principiar sus operaciones desde el momento en que se dé plática á las embarcaciones.

Art. 2.- La eleccion de los individuos del resguardo que hayan de pasar á bordo de los buques hasta concluirse la descarga, será de la atribucion del administrador.

Art. 3.- Los capitanes ó sobrecargos de todos los buques, han de presentar al administrador á las cuarenta y ocho horas de su llegada al puerto, un manifiesto jurado en castellano ó francés con dos cópias, expresando: primero, el nombre del capitan, el del buque, el número de sus toneladas, el de su tripulacion, el del puerto de su procedencia y dias de su salida: segundo, los fardos, pacas, frangotes, barriles y demas piezas, con sus marcas, números, consignacion y la clase de mercadería que encierren, de lanería, lencería, sedería, quincalla etc. El número de bultos se pondrá por guarismo y letras, y concluirán poniendo al pié que no conducen otras mercaderías.

Art. 4.- Presentado el manifiesto con las condiciones expresadas, se admitirá por el administrador, y con su firma lo pasará á la contaduría. Por ella se cotejarán las cópias, y firmándolas el contador, se entregarán la una al alcaide de la aduana y la otra al gefe del resguardo.

Art. 5.- Se establecerán en las contadurías y alcaidias libros foliados y rubricados por el administrador para copiar los manifiestos de todos los cargamentos de buques que se presentan á descarga.

Art. 6.- El órden de trasladar los manifiestos á los libros de contaduría, será claro y uniforme; en el reverso de la primera foja y en la que se sigue se asentarán con distincion las partidas, nombres de los sugetos y cabos que les están consignados, con sus marcas, números y clase de mercaderías; número de la licencia y fecha en que se expida para la descarga del todo ó parte de la partida: el dia de la entrada de los cabos en la aduana con presencia del cumplido del alcaide, ó que se han desembarcado en el muelle si es efecto que le corresponde su despacho en él; y por último el número y fecha de la hoja que se expida para el despacho y adeudo de los géneros.

Art. 7.- En los libros de alcaidia se harán tres divsiones: una para copiar el contenido de los manifiestos: otra para sentar la entrada de los géneros en los almacenes, con referencia á la licencia y su número, ó anotar si por voluminosos se detienen en el muelle: y la última para asentar la salida y despacho con citacion del número de la hoja.

Art. 8.- Fenecida la entrega, se reunirán en la mano del administrador los tres manifiestos iguales producidos por el capitan y sobrecargo, para que quedando el uno archivado en la administracion de la aduana y el otro en la contaduría, venga el tercero como comprobante de la cuenta al tribunal de cuentas.

Art. 9.- Las descargas de los buques se han de principiar luego que se haya admitido los manifiestos, y se finalizarán sin interrupcion de dias á la mayor brevedad.

Art. 10.- Las licencias para descargas se han de extender á solicitud de los interesados, con el nombre de éstos el del buque, las marcas y números de los cabos segun estén en los manifiestos; y con la toma de razon del contador, se firmarán por el administrador.

Art. 11.- Las licencias de cada buque se presentarán á los dependientes destinados á la custodia de él; y verificada la salida de los cabos que comprenda ó dé parte de éstos, pondrá el cumplido el dependiente mas antiguo con expresion del dia y hora, y lo firmarán todos los dependientes que hubiere á bordo.

Art. 12.- Los resguardos destinados á los muelles comprobarán con la licencia y la copia del minifiesto si están conformes con marcas y números los cabos desembarcados y pondrán su cumplido en las licencias: éstas y los cabos se dirigirán á la aduana con uno ó mas dependientes para su entrega al alcaide.

Art. 13.- Cuando haya empleados en las puertas ú otros puntos encargados de igual exámen, lo practicarán y lo anotarán en las licencias.

Art. 14.- El alcaide de la aduana hará la misma diligencia y poniendo el cumplido con fecha y firma custodiará los cabos en los almacenes con toda la seguridad posible segun sus clases, para que no resulten averías ni confusiones al tiempo que los interesados soliciten su despacho. En seguida entregarán las licencias al administrador, y éste las pasará á la contaduría para que en el libro de manifiestos se estampe la segunda nota.

Art. 15.- En resultando por cumplidos que no se ha desembarcado el número de los cabos que comprendia la licencia, se dará otra para el resto con la preferencia conveniente.

Art. 16.- Cuando el resguardo del muelle ó alcaide é interventores de la aduana observasen al poner los cumplidos que los fardos, cajas, etc., se presentan fracturados ó con señales de haberse abierto, ó con faltas, darán parte al administrador, quien dispondrá á presencia de los interesados y de los individuos del resguardo que hayan acompañado la conduccion, que se haga sin demora el exámen que exija el caso, tomando las providencias convenientes para poner á cubierto los intereses de la hacienda y de los propietarios.

Art. 17.- La operacion de fondeos de los buques pertenecerá exclusivamente al comandante de resguardo y sus subalternos, con sujecion á las prevenciones del administrador, practicándose esta operacion en el dia que éste lo determine.

Art. 18.- Para el despacho de los generos y efectos y su adeudo, han de preceder dos notas iguales de los interesados, expresivas del buque conductor, su procedencia, clase, calidad y cantidad de aquellos en peso ó medida de Burgos corriente.

Art. 19.- De estas notas se han de presentar la una al administrador, y estando clara, arreglada y sin enmienda, la rubricará para que se faciliten las hojas por la contaduria y la otra será para que el vista la reciba y la copie en su libro, evitando así la morosidad en el despacho.

Art. 20.- Las hojas se han de extender por las contadurias en papel comun: han de espresar el nombre del interesado, el del buque, su clase, nacion y procedencia. El del capitan, sus cabos, sus marcas y números; especie de su contenido, y la fecha de la admision del manifiesto, y se unirá la hoja á la nota del comerciante.

Art. 21.- El administrador, á quien se han de presentar las hojas y notas, nombrará los vistas que han de practicar el reconocimiento y adeudo.

Art. 22.- Los vistas cotejarán la hoja con la nota; y no ofreciendoseles reparo, podrán en la última el número de la primera y lo rubricarán, designando el número de cabos que se han de reconocer. El administrador dará la órden al alcaide para que se saquen de los almacenes al sitio destinado para el despacho, mandando que se abran y se dé principio á él; y si lo tuviere por conveniente señalará otras piezas á mas de las designadas por el vista.

Art. 23.- En los géneros averiados se hará por el vista á presencia del administrador ó contador, la graduacion y rebaja de justicia en los derechos y no en la cantidad del género, que debe constar en su totalidad en las hojas, con la condicion oportuna.

Art. 24.- Los vistas tendrán libros foliados y rubricados por el administrador para copiar las notas ó facturas que despachen, espresando el dia, número de la hoja y nombre del interesado; y para estas operaciones se les ausiliará con el escribiente ó escribientes que necesitaren.

Art. 25.- Los vistas despues de reconocidas las mercaderías, hallándolas de conformidad con las notas, estamparán en éstas los precios que á los artículo correspondan por arancel ó aforo, firmándolos á su calce.

Art. 26.- La contaduría confrontará si los precios asentados por el vista están conformes con el arancel; y estándolo, procederá á la suma de sus derechos en su totalidad.

Art. 27.- El interesado, dejando la nota en la contaduría, recojerá la hoja y pasará con ella á hacer el pago á la tesorería. El tesorero firmará su recibo á continuacion de la cuenta, y dará, ademas, una carta de pago. Con ámbos documentos volverá el interesado á tomar la intervencion del contador, y obtenida que sea reservará la carta de pago para su resguardo, presentándose con la hoja al administrador para que mande entregar los géneros.

Art. 28.- El alcaide los entregará con arreglo á la hoja, haciendo en sus libros el asiento correspondiente.

Art. 29.- Para el pago de derechos de entrada se concederá prefijo el plazo de noventa dias con fianza de sugetos conocidos y abonados á toda satisfaccion del administrador y contador; y si el interesado no pudiese proporcionar esta clase de fianza, dejará en los almacenes de la aduana los que el administrador con intervencion del vista señale, y sean suficientes para que cumplidos los noventa dias se vendan en pública subasta para cubrir el importe de los derechos, bajo el preciso supuesto que será de la responsabilidad del administrador, contador y vista el que no se depositen los géneros suficientes para que la hacienda pública quede cubierta con su producto.

Art. 30.- En el caso de haber sufrido perjuicio algun interesado, por equivocacion de aforo en el pago de derechos, el intendente, oyendo al administrador, acordará el reintegro correspondiente.

Art. 31.- En caso de estraviarse alguna hoja, se expedirá un duplicado en que se copiará el aforo del libro de los vistas, y la contaduría pondrá el resultado de sus asientos de intervencion, para que ocupe entre las de su clase el lugar de la primitiva.

Art. 32.- Las determinaciones que se hagan por efecto de los reconocimientos, se entregarán al alcaide para su custodia; y el contador expedirá certificacion esplicando los motivos con citacion del número de la hoja, nombre del interesado, sugetos que han concurrido al despacho, y el valor de los generos y efectos para que se solicite judicialmente el comiso en tribunal competente.

Art. 33.- Las solicitudes pidiendo el comiso se harán de oficio por el administrador, y las partes interesadas en su repartimiento cuidarán de agitarlo.

Art. 34.- Los administradores de las aduanas de puertos habilitados, enviarán á la direccion general de la renta en fin de cada mes un estado circunstanciado de todos los cargamentos de importacion y exportacion, en el cual consten los derechos que han devengado, destino que se les haya dado, y existencia que les quede para el mes ulterior.

Todos los demas frutos de este pais sin exclusion de ninguno, serán absolutamente libres de derechos.

Instruccion para el gobierno de las aduanas en el despacho de los barcos que han de cargar en los puertos del imperio, oro, plata, frutos, géneros y efectos de exportacion.

CAPITULO UNICO.

Art. 1.- El capitan que quiera cargar para puertos extrangeros, presentará instancia al administrador de la aduana, esplicando su nombre, el del buque, sus toneladas y destino.

Art. 2.- El comandante del resguardo destinará á bordo los individuos que tenga por conveniente con órden del administrador.

Art. 3.- Los comerciantes formarán y presentarán al administrador las facturas de los bultos, cantidad y calidad que comprendan, nombre del buque, capitan y destino.

Art. 4.- El administrador rubricará las facturas, y la contaduría expedirá las hojas con numeracion correlativa, expresando el nombre del interesado, el del buque, su capitan, destino, número de los cabos y la clase de su contenido.

Art. 5.- El administrador distribuirá las hojas entre los vistas: estos harán el cotejo con la nota, y señalarán á cada artículo los derechos que les correspondan, y autorizándolos el contador, se pasarán las hojas á la contaduría.

Art. 6.- En la comprobacion y estension de cuentas y pagos en tesorería, se guardarán las reglas prescritas en este mismo arancel para las demas clases de comercio de importacion.

Art. 7.- Verificando el pago é intervenido por la contaduría, espedirá el administrador el despacho de embarque con toda especificacion del nombre del cargador, el del buque, capitan, destino, número de cabos de cada especie, la cantidad que contienen y la espresion de haber pagado los derechos.

Art. 8.- Los vistas destinados al muelle y el resguardo, harán la confrontacion; y no teniendo recelo de escesos en cantidad ó calidad, pondrán la conformidad los primeros y el cumplido los segundos; y se permitirá su embarque.

Art. 9.- Cuando resultasen escesos en la esportacion de oro, plata y otros cualesquiera frutos sujetos á derechos, caerá el esceso en pena de comiso.

Art. 10.- Verificado el cargo del buque, cuando el capitan diga que no tiene que recibir más, dispondrá el administrador, de acuerdo con el contador, que con los antecedentes de la apertura y las facturas originales con los cumplidos, se forme el registro que ha de quedar en la aduana.

 

 

 

 

 

Art. 11.- Concluidas estas formalidades, se formará el registro con que ha de navegar el buque, y se encabezará á nombre del administrador, espresando que con el correspondiente permiso se ha habilitado con la carga que acreditan las facturas duplicadas que no se incorporarán; y cerrado ó abierto este registro con el nombre del buque y el del puerto de su destino, se entregará al capitan.

Art. 12.- Cuando el comandante del resguardo por sí ó por medio de sus subalternos en las visitas que haga al buque, encuentre oro, plata, ó cualquier otro fruto de los que pagan derechos, cargados sin licencia de la aduana, los desembarcará y depositará en los almacenes de ella, para que formándose la correspondiente causa, se les apliquen las penas que les corresponda.

Fuente:

Legislación mexicana o colección completa de las disposiciones legislativas expedidas desde la independencia de la República. Ordenada por los licenciados Manuel Dublán y José María Lozano.

http://www.biblioweb.dgsca.unam.mx/dublanylozano/

NOTA: Siendo éste el primer arancel mexicano, se inserta por su interés histórico.