Buscar en  
  Página principal

  Conquista

  Independencia

  Revolución

  Siglo XXI

  Siglo XX

  Siglo XIX

      1890-1899

      1880-1889

      1870-1879

      1860-1869

      1850-1859

      1840-1849

      1830-1839

      1820-1829

      1810-1819

          1819

          1818

          1817

          1816

          1815

          1814

          1813

          1812

          1811

          1810

      1800-1809

  Siglo XVIII

  Siglo XVII

  Siglo XVI

  Siglo XV

Siglo XIX > 1810-1819 > 1818

Victoria concede un perdón general con ocasión de los últimos triunfos.
Santa Fe sobre Veracruz, octubre 10 de 1818.

El republicano Guadalupe Victoria, General en jefe de la provincia de Veracruz, etc.

En celebridad de las últimas favorables noticias de ultramar y felices ocurrencias de esta provincia, y por otra parte considerando que muchos americanos se separaron anteriormente del justo partido que sostiene la independencia mexicana, más bien alucinados por las seducciones artificiosas y falsas promesas de los realistas que por natural inclinación a su inicuo gobierno; y deseando por último dar unas pruebas nada equivocadas de la humanidad y amor paternal con que los jefes americanos tratan aún a los extraviados, con tal que con la mayor sinceridad y buena fe, vuelvan a incorporarse a sus antiguas banderas, he tenido a bien a nombre de la Nación, conceder un perdón general y absoluto a todos los que se hallaren en país enemigo, bajo los artículos siguientes:

1o. Esta gracia comprende a todas las rancherías, haciendas y pueblos ubicados en territorios oprimidos por los enemigos, con tal de que den el grito de libertad, procurando alarmar del modo que puedan y comiencen a hostilizarlos y perseguirlos, hasta lograr echarlos de los terrenos que tienen usurpados, decomisándoles todos sus intereses, que se destinarán precisamente en los fines que explica el artículo siguiente.

2o. Quedará igualmente del todo perdonado y sin la más mínima responsabilidad, todo militar sea quien fuese, que se haya desertado y pasado a país realista, o que estuviese oculto, quedando con el goce de su antiguo fuero, como también todo paisano sin distinción de persona alguna, con tal de que se presenten al jefe de cualquiera de los cantones de la provincia; y si los que tratasen de aprovecharse de la presente gracia no pudiesen verificarlo, ya por la distancia, ya por no abandonar su territorio, o ya por cualquier otro motivo, podrán en sus mismas tierras dar el grito de libertad, quedando en virtud de este bando, sin necesidad por ahora de otro nuevo documento, facultados tanto los antiguos oficiales americanos como otros que de nuevo quisieran entrar en la carrera, para levantar cada uno por su respectivo rumbo una partida, a fin de que dando el grito de libertad comiencen a obrar con ella persiguiendo de muerte a los enemigos de la patria y que sean calificados por tales, invirtiendo los intereses decomisados en los gastos precisos para el sostén de la gente que se levante, y que efectivamente procure obrar contra los realistas, dándose después cuenta de los gastos que así se erogasen; y se harán de una especial recomendación todos los sujetos que prestasen los auxilios posibles, a fin de que se fomenten estas nuevas partidas y tomen tal cuerpo, que lleguen a ser verdaderamente útiles al honroso partido de la independencia.

3o. Todos los que en virtud del antecedente artículo hubiesen levantado alguna partida, haciéndose cabeza de ella, procurarán conducirse en sus operaciones con honradez y hombría de bien, obrando con la mayor actividad contra los enemigos; y con la precisa advertencia de que luego que tengan proporción darán cuenta al jefe más inmediato puesto por esta comandancia general, a fin de que por su conducto, llegue a ella la noticia de sus operaciones y adelantos, y para que igualmente a los que se hayan portado como corresponde, se les extiendan por la misma en toda forma los títulos a que se hayan hecho acreedores, y con arreglo a los posteriores progresos que de cada sujeto, según su aptitud y mérito deban esperarse.

4o. Todos los que quisieran aprovecharse de esta gracia podrán hacerlo durante el largo tiempo contado desde la fecha hasta el día último de diciembre, pues es término bastante para que pueda circular este por la provincia de Puebla y demás rumbos donde se hallen los interesados que quieran sacudir el yugo tirano de los españoles y proclamar la deseada libertad.

Y para que llegue a noticia de los interesados y puedan aprovecharse de la generosidad con que se les brinda a una sincera y general reconciliación, publíquese y circúlese por todos los cantones y pueblos de esta provincia, introduciéndose a los de la Puebla, Norte, Mixteca y demás rumbos del sur, a fin de que todos queden entendidos y nadie pueda alegar ignorancia, encargando muy particularmente a los sujetos de influjo y de sentimientos patrióticos que hagan lo posible para que llegue a manos de todos los que puedan aprovecharse de esta oportunidad tan favorable.

Dado en Santa Fe sobre Veracruz, a diez de octubre de mil ochocientos diez y ocho.

Victoria.

[Rúbrica]

Fuente original:

AGN (Archivo General de la Nación), Operaciones de Guerra, vol. 932, fs. 258-259.

Fuente:

Carlos Herrejón Peredo y Carmen Saucedo Zarco. Guadalupe Victoria. Documentos. Instituto Nacional de Estudios Históricos de las Revoluciones de México. Secretaría de Educación Pública. México, 2012. Primera edición. 557 pp.