Buscar en  
  Página principal

  Conquista

  Independencia

  Revolución

  Siglo XXI

  Siglo XX

  Siglo XIX

      1890-1899

      1880-1889

      1870-1879

      1860-1869

      1850-1859

      1840-1849

      1830-1839

      1820-1829

      1810-1819

          1819

          1818

          1817

          1816

          1815

          1814

          1813

          1812

          1811

          1810

      1800-1809

  Siglo XVIII

  Siglo XVII

  Siglo XVI

  Siglo XV

Siglo XIX > 1810-1819 > 1815

Decreto del Congreso, refrendado por Morelos, sobre corso.
Puruarán, 3 de julio de 1815.

El Supremo Gobierno Mexicano a todos los que la presente vieren, sabed:

Que el Supremo Congreso, en sesión legislativa de 3 del corriente, ha sancionado el siguiente Decreto:

"El Supremo Congreso Mexicano, empeñado en sostener la independencia de la Nación sin perdonar medio alguno que conduzca a tan interesante fin, para el que es necesario estrechar al enemigo cortándole todos los arbitrios y recursos que pueda tener, tanto por tierra como por mar, ha decretado se abra el corso, ya para los naturales, ya para los extranjeros, contra la Nación española, bajo las condiciones siguientes:

1. Todo aquel que quiera armar un corso, deberá ocurrir por su respectiva patente al Supremo Gobierno, o a quien éste comisionare.

2. Los corsarios podrán expender las presas que hicieren al enemigo, donde mejor les parezca, no pagando por ahora más pensión que el cuatro por ciento.

Por último; mientras se fijan las reglas que deben observarse en la materia, y en el entretanto se establecen las Juntas de Marina, será a cargo del comandante del territorio o puerto en donde fondeare el corsario, condenar las referidas presas.

Comuníquese al Supremo Gobierno para su ejecución.

Palacio del Supremo Congreso en Puruarán, a los 3 días del mes de julio de 1815 años.

José de Pagola, Presidente.

Dr. Francisco Argándar, Diputado Secretario.

José María Isasaga, Diputado Secretario."

Por tanto, para su puntual observancia, públiquese y circúlese a todos los Tribunales, Justicias, Jefes, Gobernadores y demás autoridades, así civiles como militares y eclesiásticas, de cualquiera clase y dignidad, para que guarden y hagan guardar, cumplir y ejecutar el presente decreto.

Palacio del Supremo Gobierno Mexicano en Puruarán, a los 14 días del mes de julio de 1815.

Ausente el Sr. Cos.

José María Morelos, Presidente.

José María Liceaga.

Remigio de Yarza, Secretario de Gobierno.

Fuente:

Ernesto Lemoine Villicaña. Morelos, su vida revolucionaria a través de sus escritos y de otros testimonios de la época. Universidad Nacional Autónoma de México. Primera edición. México, 1965. p. 561-562.

Nota de Ernesto Lemoine Villicaña: Copia mecanuscrita proporcionada por el licenciado Martínez Báez, del original que se halla en el Archivo del Departamento de Estado, Washington., D.C.

Conocemos algunas patentes de corso, autorizadas casi inmediatamente después de la emisión del decreto, como la quedamos a continuación:

"El Supremo Gobierno Mexicano, en uso de sus facultades soberanas, concede la presente patente de corso al ciudadano José Sauvinet para que en su goleta, nombrada El Hidalgo, su capitán el ciudadano Adriano Grava], arme [sic, por armada] con un cañón de a doce, cuarenta fusiles y cincuenta hombres de tripulación, pueda correr los mares de la América Septentrional con la bandera de la Nación Mexicana y hacer el corso contra los buques y propiedades de la Nación Española y sus dependencias.

Por tanto, quiere que, recibida que sea la fianza por los ministros del Erario Público encargados del ramo de Marina, en cantidad de cinco mil pesos, en seguridad de su buena conducta aun con los mismos prisioneros si dieren motivo de sospecha, se abstendrá de agresiones de toda extorsión contra las naves de naciones ami,as y neutrales y en sus costas y territorios, como asimismo de conducir a los puertos habilitados de la Nación las presas que hiciere, de las que no dispondrá hasta que se declare su legitimidad, como corresponde.

Y manda a los comandantes generales de los diferentes Estados de México, a los comandantes principales de Marina, a los oficiales de los bajeles del Estado, a los capitanes de los mercantes, ministros de Marina, capitanes de puertos, bahías, castillos y puestos militares, corregidores, alcaldes ordinarios y... , a todos los ciudadanos de la Nación en general y cada uno en particular, que a dicho capitán Adriano Grava] no le pongan embarazo, causen molestia ni detención alguna voluntaria; antes sí, le auxilien y hagan auxiliar con cuanto cada uno respectivamente pueda, y permitan recorrer, carenar, bastimentarse y proveerse de cuanto necesite para continuar su objeto de corso.

Dado en el Palacio del Supremo Gobierno Mexicano en Puruarán, a 16 de julio de 1815.

Ausente el Sr. Cos.

José María Morelos.

José María Liceaga.

Adriano Graval [rúbrica]."

AGN, Historia, t. 96, exp. 11.

Aunque este documento es sospechoso, en el sentido de que sólo trae la firma del interesado (Graval), es casi seguro que el formulario de las patentes otorgadas por el Gobierno de Puruarán debió seguir tal modelo.

Cientos de ejemplares en blanco llevó consigo Herrera a los Estados Unidos, para llenarlos en su oportunidad y en cada caso que el plenipotenciario juzgara provechoso a la insurgencia.