Buscar en  
  Página principal

  Conquista

  Independencia

  Revolución

  Siglo XXI

  Siglo XX

  Siglo XIX

      1890-1899

      1880-1889

      1870-1879

      1860-1869

      1850-1859

      1840-1849

      1830-1839

      1820-1829

      1810-1819

          1819

          1818

          1817

          1816

          1815

          1814

          1813

          1812

          1811

          1810

      1800-1809

  Siglo XVIII

  Siglo XVII

  Siglo XVI

  Siglo XV

Siglo XIX > 1810-1819 > 1814

El Congreso propone nuevo plan de campaña; Bustamante, a nombre del Congreso, a Morelos.
Chilpancingo, enero 4 de 1814.

Serenísimo señor.

Muy señor mío y de mi respeto:

En la sesión del congreso de hoy propuse a su majestad se sirviese dirigir a vuestra alteza una carta en los términos siguientes:

Su majestad ha leído con justo dolor la relación que vuestra alteza le hace de las desgraciadas jornadas del 23 y 24 del pasado diciembre en las inmediaciones de Valladolid, pero no desesperando de la salvación y libertad de la patria, espera que vuestra alteza ponga en movimiento y ejercicio todos los grandes recursos de su talento para reponerse de las pérdidas que ha sufrido.

La experiencia ha hecho ver, que nuestras tropas no están todavía en estado de batirse campalmente con tropas de táctica europea, pues para esto necesitan recibir una disciplina y aprendizaje que las circunstancias no han permitido darlas, en tal concepto, parece a su alteza serenísima que vuestra alteza se sitúe por ahora en puntos ventajosos e inaccesibles defendidos menos por el arte que por la naturaleza y localidad donde haga la reunión de los dispersos, y de otras divisiones que aún no se le hayan presentado cuidando de darles la disciplina necesaria, y que sin pérdida de momentos despache correos hacia las provincias que ocupan las tropas de los angloamericanos: se ponga de acuerdo con su majestad en correspondencia íntima con los generales comandantes de ellas, les pida los auxilios que necesite, y convencido oportunamente con dichos jefes y el congreso, forme sus planes para obrar ofensivamente contra el enemigo.

Entretanto que vuestra alteza se fija en el lugar que le parezca proporcionado para reponerse, procurara atraerse la tropa enemiga y sobre todo sus armas y oficialidad que es lo principal.

Esta conducta obligará al enemigo ya enflaquecido aun con la última victoria que acaba de conseguir, a formar nuevas reuniones, y a empeñarse en solicitar a vuestra alteza y su ejército, el cual apostado ventajosamente gastará insensiblemente la fuerza que le ataque hasta la llegada del ejército angloamericano, e impedirá que intente invadir la provincia de Oaxaca y demás puntos que ocupamos, cuyas divisiones de custodia que obran defensivamente procurará engrosar el supremo congreso dictando oportunas providencias.

También parece urgentísimo a su majestad que vuestra alteza sitúe un cuerpo de tropa que intercepte los socorros y convoyes que vengan al enemigo de México para lo que podrán servir las divisiones del Bajío.

Su majestad aprobó con gusto esta carta, pero consecuente a sus principios de no disponer ni entrar la mano en asuntos de guerra según lo acordado, me manda proponga yo a vuestra alteza este plan con la sencillez que le he manifestado privadamente mis sentimientos.

Lleno mi corazón de amargura no puedo dejar de hacerlo no habiendo cesado de sentir de día y noche la infausta desgracia ocurrida a nuestro ejército…

Ah! vuestra alteza se acordará muy bien que al darle el último abrazo de despedida a presencia del señor intendente Sesma le aconsejé que ni se separase para esas provincias, ni emprendiese cosa alguna sin el auxilio de los angloamericanos de quienes necesitamos para ser libres, así como ellos necesitaron de los franceses.

Mis canas, mi aplicación al servicio, mi cualidad de consejero, y sobre todo mi afecto y sinceridad hacia la persona de vuestra excelencia me autorizan para repetirle nuevamente lo mismo; los ingleses sin declararse directamente a nuestro favor, y protegiendo con buques y armas a los gachupines nos hostilizan de un modo casi insuperable a aquella potencia protectora por miras sórdidas de poseer exclusivamente el comercio de América necesitamos oponer los respetos de otra cuya amistad y alianza nos es además de necesaria y útil porque está en nuestro continente, y porque hemos nacido para formar otra potencia que sólidamente unida entre sí ponga límites a la ambición europea; creo que todo lo que sea desviarse de estos sencillos principios será perderse, o exponerse.

Dios guarde a vuestra alteza muchos años.

Chilpancingo, enero 4 de 1814.

Serenísimo señor licenciado Carlos María de Bustamante.

Señor generalísimo don José María Morelos.

Fuente:

En la Insurgencia. Quinta Campaña Militar (1813-1814) Tomo VII, en José María Morelos y Pavón. Documentos de su Vida y Lucha Revolucionaria (1750-1816). Segunda Parte. Coordinador General: Héctor Cuauhtémoc Hernández Silva. Tercera Edición Electrónica. México, 2013. Investigación, Selección, Arreglo, Revisión y Notas del Presente Volumen: Héctor Cuauhtémoc Hernández Silva y María del Carmen Berdejo Bravo.

Tomado de: Hernández y Dávalos, Colección, V-106.