1814
Después de las graves derrotas, Morelos toma providencias al respecto; Supuesta carta de Morelos a Quintana Roo.
Tepa, febrero 9 de 1814.


Excelentísimo señor:

Es preciso llevar con paciencia las adversidades.

Acompaño a vuestra excelencia copia del oficio orden que despacho al coronel don Víctor Bravo para que mitigue en parte los cuidados, no porque yo sea capaz de quitarlos.

Consultando a la mayor seguridad y economía, perderé mañana domingo en preparar los mejores lugares de Tepantitlán, para cuño y maestranza, pues no podemos estar ocho días sin estas oficinas; pero el lunes Deo dante, seguiré a alcanzar el ejército y a que nos veamos quam primum.

El religioso, el mal religioso despachado por Calleja, [Ver Nota1] merece acabar sus días en una bartolina, privado absolutamente de la comunicación, aun de los pájaros.

Yo encargo a V. E., esta privación para que no engañe a los simples.

La premura del tiempo no me permite extenderme a más; y si no fuera arrogancia, añadiría que aún ha quedado un pedazo de Morelos y Dios entero.

Dios guarde a V. E. muchos años.

Tepa y febrero 9 de 1814.

José María Morelos y Pavón.

Excelentísimo señor licenciado, don Andrés Quintana Roo.

Fuente:

En la Insurgencia. Quinta Campaña Militar (1813-1814) Tomo VII, en José María Morelos y Pavón. Documentos de su Vida y Lucha Revolucionaria (1750-1816). Segunda Parte. Coordinador General: Héctor Cuauhtémoc Hernández Silva. Tercera Edición Electrónica. México, 2013. Investigación, Selección, Arreglo, Revisión y Notas del Presente Volumen: Héctor Cuauhtémoc Hernández Silva y María del Carmen Berdejo Bravo.

Tomado de: Guillermo Prieto, “Escenas de la vida del general don José María Morelos y Pavón”, Episodios históricos de la Guerra de Independencia, México, Imprenta de El Tiempo de Victoriano Agüeros, editor, 1910, tomo I, pp. 64-65.

La carta puede ser fidedigna, pero es probable que le haya metido mano la fantasiosa mentalidad que siempre demostró Prieto en sus narraciones, más que históricas, literarias.

El subrayado debe ser del mismo Prieto y hasta tal vez la frase.

Nota:

1. Me han asegurado que éste era un fraile agustino que iba al Congreso en Chilpancingo, con le objeto de ofrecer indultos a sus miembros, o a envenenar a los más perjudiciales a la España; le cogieron el arsénico con que debió haber perpetrado crimen tan atroz. Nota de Guillermo Prieto.