Buscar en  
  Página principal

  Conquista

  Independencia

  Revolución

  Siglo XXI

  Siglo XX

  Siglo XIX

      1890-1899

      1880-1889

      1870-1879

      1860-1869

      1850-1859

      1840-1849

      1830-1839

      1820-1829

      1810-1819

          1819

          1818

          1817

          1816

          1815

          1814

          1813

          1812

          1811

          1810

      1800-1809

  Siglo XVIII

  Siglo XVII

  Siglo XVI

  Siglo XV

Siglo XIX > 1810-1819 > 1813

Se recibe noticia en Oaxaca del triunfo en San Agustín del Palmar; Bustamante a Benito Rocha.
Huaxuapan, octubre 23 de 1813.

El señor gobernador de esta plaza, don Benito Rocha y Pardiñas, ha recibido del excelentísimo señor don Carlos María de Bustamante las declaraciones siguientes:

Acción gloriosa de la Agua Quichula

A domino factum est istnd, et mirabile est nomen ejus in oculis nostris

En el pueblo de Huaxapam, a veinte y tres días del mes de octubre de 1813, ante mí, el excelentísimo señor licenciado don Carlos María de Bustamante, inspector general de la caballería del sur y vocal representante del pueblo de México, se presentó don Fernando Rico originario de Cadaredo en el principado de Asturias, teniente del batallón de este nombre, prisionero en la acción del 14 del mes corriente por el excelentísimo señor teniente general don Mariano Matamoros, en el lugar llamado Agua de Quichula, juramentado en forma y bajo palabra de honor ofreció de decir verdad en lo que fuese preguntado dijo: que salió de Puebla a la expedición de San Juan Cozcomatepec, comandada por el teniente coronel del batallón de Asturias don Juan Cándano, la cual constaba de la fuerza siguiente: 100 soldados de Tlaxcala, 400 de Asturias, 100 cazadores de América, 350 del batallón de ídem, 100 granaderos de la columna, 60 dragones de Tulancingo, 70 ídem de Puebla, 30 ídem de España, 40 ídem de México y dos cañones de a 6 que llevó el teniente coronel don Antonio Conti...

Que el día de su llegada hicieron un reconocimiento de la plaza para situarse, en el que no empeñaron acción, pero supieron la pérdida de tres muertos y doce a catorce heridos; que al segundo día dieron un asalto formal a la plaza de Cozcomatepec en el que fueron rechazados, perdiendo más de veinte muertos y más de ochenta heridos, inclusos dos jefes que lo fueron el mayor del batallón de América don Antonio Conti y don Francisco Caminero mayor de Asturias.

Que conservaron sus posiciones por algunos días hasta que el campo fue atacado por retaguardia por las tropas auxiliares americanas de los señores Sánchez, Luna y Montiel, en cuyo ataque hubo treinta y seis muertos y muchos heridos.

Que habiendo salido 100 infantes por víveres a Orizaba, mandados por don José Benavides, oficial del batallón americano, fueron rechazados en las inmediaciones del puente de Tomatlán, teniendo seis hombres muertos, doce heridos y varios prisioneros; que conduciendo a varios heridos a la villa de Córdova en la barranca de Metlapeque, fueron atacados por dichas tropas auxiliares, sufriendo el descalabro de algunos heridos.

Que perdida la esperanza de entrar en la plaza la fuerza del gobierno, fue aumentada con 400 granaderos de la columna, 50 dragones de México, 2 cañones de a 8, y 2 obuses al mando del coronel don Luis de Águila, el cual no hizo más que estrechar la línea y obras de fortificación pero sin asaltar la plaza, y cuando se preparaba a hacerlo, aproximándose por el camino cubierto que había hecho, evacuó en esa misma noche (cuya fecha no se acuerda) la plaza el señor Bravo, sacándolo todo de ella, menos dos cañones de a 8 de fierro colado que dejó clavados en la trinchera, y un herido de los del batallón de Fernando VII, de los que están a su mando, y ocupado el pueblo lo incendiaron totalmente, saqueando la iglesia, todo lo cual supo el declarante desde Orizaba donde residía con comisión de su jefe, sin haberse hallado en ninguna acción de las de Cozcomatepec, pero sí presenció el ataque que los auxiliares de esta plaza al mando del teniente coronel Luna dieron en Orizaba, en el que hubo diez muertos en la garita y tres heridos, salvándose el oficial, cabo y sargento de la guardia, de lo que resultó que se llevaron mil setecientas mulas designadas para conducir el convoy de tabacos luego que se concluyese el sitio de Cozcomatepec; que luego que se supo la evacuación de esta plaza, hecha de noche con todo silencio y orden, se destacaron por la mañana 250 hombres del batallón de América por la derecha, camino de Huatuzco, al mando del capitán don Juan Rafo, y por la izquierda fue igual número del de Asturias al del comandante Candino, el cual no encontró al señor Bravo, pero sí el capitán Rafo, el cual tuvo una acción en la barranca de Huatuzco en la que fue rechazado.

Que reunidas las tropas en Orizaba se determinó sacar un convoy de tabaco con las mulas que habían quedado y recogido, juntándose a las que llevó Águila, y no llegarían a 300; que salido el convoy escoltado con la fuerza de novecientas a mil plazas, que las componían Asturias, Fernando VII, voluntarios y dragones de Puebla y México, un cañón de a 4, fueron atacados en la cañada de Yxtapa a retaguardia por el teniente coronel don Ignacio Luna, teniendo de pérdida un sargento de dragones y dos heridos; que habiendo salido de San Agustín del Palmar para Tepeaca en las llanuras de dicho pueblo y Acacingo, los atacaron a retaguardia los señores Sánchez y Arroyo, y a la derecha Luna, y la tropa del señor Mariscal Osorno, batiéndose en guerrilla por espacio de dos leguas; que en el rancho de las Tusas se encontraron con la división del excelentísimo señor Matamoros que, aunque era de caballería, echaron pie a tierra sus soldados y los atacaron por vanguardia y el costado, al mismo tiempo que el declarante y tropa del gobierno marchaba en retirada y por escalones, y viendo inútiles sus esfuerzos de defensa formó la tropa el cuadro, en cuya formación marchó como legua y media; y la caballería que escoltaba el convoy flanqueó la derecha del señor Matamoros, pero fue rechazada con su artillería, retirándose precipitadamente, en cuya sazón, y viendo en fuga la caballería, y agotadas las municiones, se desordenó el cuadro, entrando espada en mano la caballería americana que causó un estrago espantoso, pues a juicio del declarante murieron más de doscientos hombres en el escape, quedando prisioneros cuatrocientos y muchos heridos, habiendo escapado sólo los que pudieron, aunque heridos, ponerse a la cabeza del convoy; de él se salvó la mayor parte; qué la acción duró desde las seis de la mañana del día 14 del corriente hasta la una de la tarde; que el comandante del convoy don Manuel Martínez del Quadro del Rivero, se situó viendo la infantería derrotada al lado de la barranca de la Agua Quichula, formando trinchera con los tercios del tabaco, donde tiró unos cuantos cañonazos pero no fue perseguido por orden del excelentísimo señor Matamoros; que el comandante del batallón de Asturias hecho prisionero murió cristianamente de la estocada mortal que recibió; que lo dicho es la verdad, so el juramento que tiene interpuesto y palabra de honor, y lo firmó conmigo y demás oficiales que subscriben, a cuya presencia declaró.

Licenciado Carlos María de Bustamante.

Fernando Ruiz.

Luna.

José Manuel Herrera.

Certifico y juro, que la presente declaración está asentada fielmente y hoy, a las nueve menos un cuarto de la mañana entraron en este pueblo prisioneros ciento cincuenta y tres europeos, esperándose otras dos cuerdas de igual número, a los que he mandado tratar con toda la humanidad que caracteriza y es genial en la nación americana, según lo manda Jesucristo y prescribe el derecho de las naciones que he jurado guardar; que a la oficialidad la he socorrido, siendo por ahora seis oficiales y tres cadetes; sentándola a comer a mi mesa, la cual me ha manifestado que el gobierno europeo los ha engañado vilmente, y para su perfecto desengaño les he explicado la justicia de nuestra revolución, ministrándoles además varios impresos, con cuya lectura se han aquietado; quiera Dios que este ejemplo de filantropía produzca en todos los aturdidos los mejores efectos, para que reuniéndose como amigos y hermanos, bajo las alas de la majestuosa águila mexicana, sean felices y bendigan en el exceso del entusiasmo la rectitud de corazones.

Huaxuapan y octubre 23 de 1813, a las dos de la tarde.

Licenciado Carlos María de Bustamante.

Fuente:

José María Morelos y Pavón. Documentos de su vida y lucha revolucionaria. Tomo VI. Congreso de Chilpancingo. 1813. Segunda parte. En la insurgencia. Centro de Investigaciones y Ediciones Históricas, A. C. Universidad Autónoma Metropolitana, Unidad Azcapotzalco. Secretaría de Cultura de Michoacán. Universidad Autónoma Benito Juárez de Oaxaca. Investigación, selección, arreglo, revisión y notas de: Héctor Cuauhtémoc Hernández Silva y María del Carmen Berdejo Bravo. CD ROM. México, Primera edición electrónica, 2012.

[Correo Americano del Sur, XXXV, Oaxaca, octubre 27 de 1813.]