Buscar en  
  Página principal

  Conquista

  Independencia

  Revolución

  Siglo XXI

  Siglo XX

  Siglo XIX

      1890-1899

      1880-1889

      1870-1879

      1860-1869

      1850-1859

      1840-1849

      1830-1839

      1820-1829

      1810-1819

          1819

          1818

          1817

          1816

          1815

          1814

          1813

          1812

          1811

          1810

      1800-1809

  Siglo XVIII

  Siglo XVII

  Siglo XVI

  Siglo XV

Siglo XIX > 1810-1819 > 1813

Rapto del entusiasmo patriótico de un americano en el feliz aniversario del 16 de septiembre de 1810; Juan en el desierto.
Oaxaca, septiembre 16 de 1813.

... Ya brille en vuestras manos la espada de la guerra;
ya cantemos alegres a la sombra de nuestras viñas,
a vos debe dirigirse la gloria de nuestras conquistas,
o el homenaje de los dulces placeres de las vendimias...

Young, Canto segundo del juicio final.

¡Día hermoso, yo te saludo! Hacha luminosa del mundo, detened vuestro curso y alumbrad con luz más pura y extraordinaria alegría!

Montañas opulentas de Guanajuato, repetid el eco dulcísimo de la LIBERTAD, cuya primera voz acaba de salir del pueblo de Dolores!

Genios alegres y retozones, que bullís y trizcais por las agradables márgenes del umbrío y apacible Chamácuero, haced el cortejo a la matrona América, que ataviada y con aire majestuoso camina a la morada dichosa del gran HIDALGO, y del esforzado ALLENDE, y al son del dulce Teponaxtli del armonioso Tlapahuehuelt, y de la sencilla marimba, canta ufana y desembarazada…

Rompiéronse para siempre mis cadenas, amaneció el día de mi deseada libertad...

Huyan confundidos y rabiosos los genios de nuestra esclavitud, y súmanse para siempre en el cocito...

Sombras de nuestros primeros libertadores, sacrificados por la más negra perfidia en las norias de Baján, presidid este festín alegre y rodeados de un grupo numerosísimo de americanos fieles por cuya libertad os inmolasteis generosos...

Volad al sur, penetrad hasta la fortaleza de Acapulco, última conquista del héroe más grande y afortunado que ha conocido el Anáhuac...

Celebrad sus victorias, vagad por las habitaciones de sus dignos compañeros de armas, constantes en la penosa fatiga de redimirnos...

Saludad a Rayón, Berduzco, Liceaga, al vencedor de Dambrino, y a mil otros héroes, complaciéndoos de ver transmitido en ellos aquel espíritu noble que os animó a tan rara y difícil empresa.

Fijaos en Chilpancingo, contemplad aquella asamblea augusta, ocupada en zanjar los fundamentos de un muro de bronce en que se estrellará la tiranía, y tornaos ya a vuestros sepulcros pacíficos a recibir nuestros votos…

Pero mandad a vuestra comitiva que a nombre vuestro diga a los tiranos de América...

Terminado ha vuestro imperio; quebrose para siempre vuestro cetro de hierro...

Cerráronse los manantiales de las riquezas porque anhelabais…

Y vos, sol hermoso, seguid ya vuestro curso, encargaos de anunciar tan fausta nueva a los pueblos oprimidos y decidles con verdad...

La América es ya LIBRE… mis lumbres puras vieron este espectáculo, y mi impetuoso curso se detuvo por contemplarle; sólo la oprimida Grecia recibió igual sensación cuando la tirana Roma le concedió una libertad precaria.

Mientras que esto pasa, la Águila mexicana, esta mensajera de nuestra libertad que preside nuestros ejércitos, gira majestuosa por todo el Anáhuac para abrigar bajo sus alas a sus queridos hijos; pero ella suspende su vuelo porque ve salir de las cenizas y polvo de los campos de Aculco y Calderón a los ilustres manes de nuestros defensores, que lanzándose por los aires dicen con voces claras y grita terrible...

¡Oh, vosotros, tigres desencadenados que habéis derramado a torrentes nuestra inocente sangre, nada pudisteis, porque de nuestras mismas cenizas se han suscitado nuevos defensores de nuestra libertad!...

Estas voces penetran hasta el alcázar de los tiranos, y se hacen oír en el fondo de sus corazones.

Calleja tiembla, Cruz se conmueve, Bataller gime, y Venegas despechado pide al cielo que se desplome su bóveda para ocultarlo, clama porque el abismo de la nada lo sepulte en su seno; los parricidas americanos buscan asilo en las cavernas, pero los manes irritados repiten y todos oyen estas terribles voces…

Es tarde, el puñal de la venganza trozará vuestros pérfidos corazones...

Juan en el desierto

Fuente:

José María Morelos y Pavón. Documentos de su vida y lucha revolucionaria. Tomo VI. Congreso de Chilpancingo. 1813. Segunda parte. En la insurgencia. Centro de Investigaciones y Ediciones Históricas, A. C. Universidad Autónoma Metropolitana, Unidad Azcapotzalco. Secretaría de Cultura de Michoacán. Universidad Autónoma Benito Juárez de Oaxaca. Investigación, selección, arreglo, revisión y notas de: Héctor Cuauhtémoc Hernández Silva y María del Carmen Berdejo Bravo. CD ROM. México, Primera edición electrónica, 2012.

[Correo Americano del Sur, XXX, Oaxaca, septiembre 16 de 1813; Hernández y Dávalos, Colección, V-69.]