Buscar en  
  Página principal

  Conquista

  Independencia

  Revolución

  Siglo XXI

  Siglo XX

  Siglo XIX

      1890-1899

      1880-1889

      1870-1879

      1860-1869

      1850-1859

      1840-1849

      1830-1839

      1820-1829

      1810-1819

          1819

          1818

          1817

          1816

          1815

          1814

          1813

          1812

          1811

          1810

      1800-1809

  Siglo XVIII

  Siglo XVII

  Siglo XVI

  Siglo XV

Siglo XIX > 1810-1819 > 1813

José María Morelos explica a Ignacio Rayón las razones que lo impulsaron a instalar el Congreso, le reprocha su tortuoso proceder y lo conmina a trasladarse a Chilpancingo.
16 de septiembre de 1813.

Excmo. Sr. [D. Ignacio López Rayón.]

Devuelvo a V.E. su oficio de 29 de este agosto, que condujo el religioso Melgarejo, para que si es original lo suscriba, pues ha venido sin su firma.

Y aunque el correo dijo traerlo de orden de V.E., lo confirma el sello de la cubierta y la letra del secretario, igual a otras anteriores; con todo, sin la firma nada vale para el caso de pase, antes bien arguye alguna malicia.

Lo he rubricado al margen y mandado dejar testimonio legalizado para la conveniente.

Cualesquiera que haya sido la fe o espíritu de la falta de la firma, no podía contener el verificativo de una Junta General emplazada cuatro meses ha para el día 8 de septiembre, y sólo pudieron aguardarse cuatro días más, celebrándose la primera el día 13 de la fecha.

V.E. dice que extraña más y más el decidido empeño que he tornado en sostener la regeneración del gobierno a costa de su opinión.

Yo no extraño esta expresión, sino que me escandalizo de oírla de boca de un señor licenciado, que sabe muy bien que yo no tengo espíritu de abatir a mis conciudadanos, dando pruebas nada equívocas en sostener una Junta ilegítima en sus principios, medios y fines, haciendo que se obedezca, por tácito pero repugnante consentimiento de los pueblos en sostener la continuación de los tres vocales para que completen su tiempo, olvidando todo agravio y dando una satisfacción con la prensa al público, para que no quede manchada la opinión de la Nación por la de tres individuos, proponiéndolos a la oficialidad  nacional y de los electorales de las provincias, en cuaterna, para que eligieren el Generalísimo; reformando, en fin, un gobierno que lo necesitaba, en sentir del sabio y del idiota y a instancia del mayor número de provincias.

Se concluyó todo en los días 13, 14 y 15, pues aunque la última elección del Poder Ejecutivo, hecha en el último día, se procuró diferir a consecuencia de mi renuncia, no lo permitió ni el pueblo ni la oficialidad, después de una hora de debates.

En esta atención, acompaño a V.E. las actas y oficio de citación para que venga a reunirse al Congreso como miembro de él a cumplir su tiempo, entregando el mando de las armas al individuo que convenga.

Una imprenta en este ejército y otra en el Congreso son demasiadamente interesantes, por lo que V.E. debe a letra vista mandar las que paran en su poder, dejando en ese rumbo la del señor Liceaga para que no se retarden los partes.

La residencia es por ahora en Chilpancingo, tomándolo por centro, por quedar en Oaxaca arrinconado y por más fácil de poderlo sostener el Poder Ejecutivo.

Dios, etcétera.

Septiembre 16, 1813

[José María Morelos].

Fuente:

Ernesto Lemoine Villicaña. Morelos, su vida revolucionaria a través de sus escritos y de otros testimonios de la época. Universidad Nacional Autónoma de México. Primera edición. México, 1965. p. 377-379.

Nota de Ernesto Lemoine Villicaña: Archivo General de la Nación (AGN), Operaciones de Guerra, t. 911, f. 511.

Testimonio insurgente, en el que no aparecen los nombres ni del remitente ni del destinatario, pero sin duda alguna auténtico.

Mas, para completar el cuadro de la situación antagónica a que habían llegado ambos personajes, conviene echar una mirada al campamento de Rayón —ambiente pesimista y lánguido— por la fecha en que éste enviaba la carta que tan justamente indignara a Morelos.

En efecto, el "Diario" tantas veces citado, informa en el registro correspondiente al 30 de agosto:

"Se despachó la correspondencia del Excmo. Sr. Morelos, en la que brilla con la majestad y energía que distinguen el grande espíritu de S.E., su celo y amor a la causa pública, por la cual se olvidaba generosamente de sí mismo y de sus derechos; y libra todos sus poderes en favor del Sr. Lic. D. Carlos María de Bustamante, para que con sus luces sobresalientes promueva en Chilpancingo todos los medios de consolidar el gobierno, trastornado y desquiciado por la audacia y criminalidad de los enemigos del buen orden." Apéndice al Diccionario Universal, op. cit., t. nr, p. 221.