Buscar en  
  Página principal

  Conquista

  Independencia

  Revolución

  Siglo XXI

  Siglo XX

  Siglo XIX

      1890-1899

      1880-1889

      1870-1879

      1860-1869

      1850-1859

      1840-1849

      1830-1839

      1820-1829

      1810-1819

          1819

          1818

          1817

          1816

          1815

          1814

          1813

          1812

          1811

          1810

      1800-1809

  Siglo XVIII

  Siglo XVII

  Siglo XVI

  Siglo XV

Siglo XIX > 1810-1819 > 1813

José María Morelos anuncia al público los pormenores de la capitulación del Fuerte de San Diego de Acapulco.
Acapulco, 25 de agosto de 1813.

TOMA DEL CASTILLO DE ACAPULCO

Estando al concluir la mina para volar el castillo, me acordé por séptima vez de la humanidad y caridad práctica del prójimo.

Sabía que en él se encerraban más de diez inocentes: non delebo propterdecent; quise más bien arriesgar mi tropa que ver la desolación de inocentes y culpados.

El 17 de agosto en la noche, determiné que el Sr. Mariscal D. Hermenegildo Galcana con una corta división ciñera el sitio hasta el foso por el lado de Los Hornos a la derecha del castillo, y el siempre valeroso Teniente Coronel D. Felipe González por la izquierda, venciendo éste los grandísimos obstáculos de profundos voladeros que caen al mar, rozando el pie de la muralla y dominado del fusil y la granada que le disparaban en algún número, no obstando la obscuridad de la noche; y el Sr. Mariscal la de pasar por Los Hornos, dominado del cañón y de todos fuegos, sin más muralla que su cuerpo, hasta encontrarse el uno con el otro, sin más novedad que un capitán y un soldado herido de bala de fusil; el enemigo sacó algunos mal heridos.

Esta nunca bien alabada acción, aterró tanto al enemigo, que suspendió su fuego dando indicios de parlamento, que al efecto tenía ya trazado, respondiendo con los artículos de su capitulación a la última intimación que se le hizo.

En obsequio de la humanidad se le admitió, con pocas modificaciones, en los términos siguientes:

ARTÍCULOS DE LA CAPITULACIÓN EN QUE SE HA CONVENIDO LA ENTREGA DE LA FORTALEZA DE ACAPULCO ENTRE EL EXCMO. SR. CAPITÁN GENERAL D. JOSÉ MARÍA MORELOS, Y EL GOBERNADOR DE ELLA D. PEDRO ANTONIO VÉLEZ

1º. Habrá un perpetuo olvido de cuanto se ha hecho de obra, palabra o por escrito, relativo a la presente guerra, prohibiéndose severamente denigrar ni zaherir directa ni indirectamente a ninguno.

2º. Saldrán de la fortaleza los señores Gobernador y demás oficiales, con sus insignias y espada. Formará la tropa en el glacis, con culata arriba, donde a la voz del Gobernador echarán armas a tierra al frente, en cuya positura se irán a recibir, previniendo que el soldado a quien se le encontrare un cartucho, será pasado por las armas en el instante.

3º. Se permitirá que cada cual saque su respectivo equipaje, entendida esta voz en su sentido natural, que es decir, ropa de uso, cama y dinero, suficiente para su transporte; en inteligencia de que se hará lo posible para proporcionar bagajes, sin comprometerse por la escasez que de ellos hay.

4º. Teniendo la patria un derecho inconcuso para reclamar a sus hijos, no se dará pasaporte a criollo alguno para que se traslade a país enemigo; pero sí se franqueará a los europeos con todos los seguros necesarios para no ser perjudicados en los campamentos de su tránsito, designando éstos el punto adonde quieran dirigirse, y otro los criollos que quieran salir del Puerto a tomar aires inf estos infestados [sic].

5º. Para que el erario del gobierno europeo satisfaga a sus acreedores los préstamos que le han hecho y éstos tengan un comprobante de ellos de permitir [sic por se permitirá] al Comisario de Guerra lleve los libros de su cargo y cuentas de tres años a esta parte.

6º. Se permitirá que del tesoro dicho lleve el Comisario de Guerra, cantidad abundante para la traslación de los europeos a lugar seguro, según su número, haciendo antes juramento de no volver a tomar las armas en favor del partido que han defendido, con la circunstancia de no detenerse más que lo muy necesario después de entregada la fortaleza.

7º. A más del pasaporte que se franqueará a los que salieren, se librará orden para que en todos los lugares por donde se encaminen, se les ministren todos los auxilios y socorros necesarios por sus justos precios.

8º. Mañana 20, a las nueve del día, se efectuará la ceremonia de entrega acordada en el artículo segundo; desde éste hasta el 22 quedará evacuada la fortaleza de enfermos y arreglado todo lo interior de ella, para lo cual irán de ayuda algunos naturales.

9º. Se entregará la fortaleza íntegra, según se halle con todas sus piezas de cañón sin inutilizar ninguno: pólvora, bala y cuantos peltrechos y municiones contiene, previo inventario que formará el comandante accidental de artillería, quien percibirá recibo de mi Auditor General para dar la debida satisfacción a su gobierno.

10º. En los mismos términos se hará una exacta descripción de los víveres y demás renglones depositados en los almacenes, pabellones y lunetas, de diversas pertenencias, especificando cuáles sean y sus consignaciones, para que con tal claridad y recibo del Tesorero de Ejército, puedan los consignatarios satisfacer a los dueños y no se les impute mala versación.

Y para que se efectúen estos tratados con la circunspección y solidez que es debida, y este acto, entre otros muchos, sea un testimonio de que las tropas americanas saben guardar el derecho de gentes y tratan con indulgencia a los que se rinden, especialmente cuando sólo en acción de guerra usan de las armas, lo firmamos en Acapulco, a 19 de agosto de 1813.

José María Morelos.

Pedro Antonio Vélez.

El día 20 entregó el gobernador las llaves del castillo, con 407 fusiles habilitados, 50 sables, 35 machetes, 146 lanzas, 50 cajones de pólvora labrada y en granel, 3 halcones surtidos, 80 piezas de artillería calibre de a 4 hasta de a 36, 2 morteros de a 12 pulgadas, banderas, 20,000 balas de dichos cañones y un gran botín de abarrote.

Lo que se participa al público para su satisfacción y tributo de gracias al Señor de los Ejércitos por haberse concluido la reconquista del sur con toda felicidad.

Castillo de Acapulco, agosto 25 de 1813.

Fuente:

Ernesto Lemoine Villicaña. Morelos, su vida revolucionaria a través de sus escritos y de otros testimonios de la época. Universidad Nacional Autónoma de México. Primera edición. México, 1965. p. 350-352.

Nota de Ernesto Lemoine Villicaña: Archivo General de la Nación (AGN), Operaciones de Guerra, t. 939, f f. 209-12. Copia insurgente, sin firmas ni testificaciones, idéntica a varios ejemplares transcritos por escribanos realistas, que figuran en diversos expedientes del Archivo General.