Buscar en  
  Página principal

  Conquista

  Independencia

  Revolución

  Siglo XXI

  Siglo XX

  Siglo XIX

      1890-1899

      1880-1889

      1870-1879

      1860-1869

      1850-1859

      1840-1849

      1830-1839

      1820-1829

      1810-1819

          1819

          1818

          1817

          1816

          1815

          1814

          1813

          1812

          1811

          1810

      1800-1809

  Siglo XVIII

  Siglo XVII

  Siglo XVI

  Siglo XV

Siglo XIX > 1810-1819 > 1813

Horas antes de iniciar el ataque a Valladolid, José María Morelos escribe a Abad y Queipo, reprochándole su conducta y exhortándolo a interponer su influencia para que capitule la guarnición de la plaza.
Valladolid, 23 de diciembre de 1813.

Sr. D. Manuel Abad y Queipo.

Entre los grandes corifeos de la tiranía en América, sin duda ocupa usted un lugar muy distinguido. Usted fue el primero que con infracción de las reglas prescriptas por Jesucristo, fulminó el terrible rayo de la excomunión contra un pueblo cristiano y generoso.

Usted con sus persuaciones y escritos es el que con más impulso ha soplado la hoguera en que se han inmolado tantas inocentes víctimas a la justicia y a la libertad.

Pero ya el tiempo lo habrá desengañado de que aquel rayo no es más que un fuego fatuo, que si puso en desconcierto a algunas cabezas débiles, ninguna impresión causó en los cerebros bien rectificados, y que las cenizas de esa hoguera han dado un nuevo cultivo al árbol de la insurrección, que erigido ahora en un roble robusto, levanta la cabeza sobre todas las ciudades cautivas.

Ahí tiene usted a la vista sola una rama de ese frondoso árbol; Valladolid no puede sostenerla, y si ella se desploma, vendrá todo por tierra.

Usted se halla en el conflicto de dar la última prueba: o de que es monstruo entre los tiranos, o de que circula en sus venas espíritu racional.

Presienta en su corazón los sollozos de las viudas, el llanto de los inocentes, los ayes de los heridos, la confusión de todos, y cuanto tiene de horrible el aspecto de la muerte sembrando por todas partes los cadáveres; y ya que tantas veces ha exhortado a ese pueblo a su perdición, anímelo ahora para su salvación, haciendo que se rinda dentro de las tres horas, que por término perentorio he prefinido.

Dios guarde a usted muchos años.

Campo sobre Valladolid, 23 de diciembre de 1813, a la una del día.

José María Morelos.

Fuente:

Ernesto Lemoine Villicaña. Morelos, su vida revolucionaria a través de sus escritos y de otros testimonios de la época. Universidad Nacional Autónoma de México. Primera edición. México, 1965. p. 446-447.

Nota de Ernesto Lemoine Villicaña: Gaceta del Gobierno de México, 26 de agosto de 1814.

Esta carta fue publicada en el vocero realista, adobada con furibundos comentarios del editor, que ahora omitimos, pero que insertamos en nuestro multicitado estudio, Zitácuaro, Chilpancingo y Apatzingán, pp. 550-5.