Buscar en  
  Página principal

  Conquista

  Independencia

  Revolución

  Siglo XXI

  Siglo XX

  Siglo XIX

      1890-1899

      1880-1889

      1870-1879

      1860-1869

      1850-1859

      1840-1849

      1830-1839

      1820-1829

      1810-1819

          1819

          1818

          1817

          1816

          1815

          1814

          1813

          1812

          1811

          1810

      1800-1809

  Siglo XVIII

  Siglo XVII

  Siglo XVI

  Siglo XV

Siglo XIX > 1810-1819 > 1813

Correo Extraordinario del Sur.
Oaxaca, septiembre 4 de 1813.

El señor gobernador militar de esta plaza, acaba de recibir la siguiente noticia:

No quiero dilatar a vuestra señoría la plausible noticia que acabo de recibir, y es que el 19 del corriente se rindió la fortaleza de Acapulco y el 20 comenzó a recibirse con las armas de ella.

Espero que vuestra señoría lo comunique al público para su satisfacción.

Dios guarde a V. S. muchos años.

Cuartel general en Huaxuapa, agosto 31 de 1813.

Mariano Matamoros.

Señor comandante militar, don Benito Rocha.

Tal es el fruto de la sin par constancia del Héroe del Sur; admirémosla y pidamos al cielo lo prepare para nuevos triunfos, y para que haga desaparecer de la faz de la América hasta el pestilente nombre de sus odiosos opresores.

[Para leer artículo completo]

[Muerte del coronel Eugenio María Montaño y venganza insurgente]

Un sujeto fidedigno escribe desde Huexocingo lo siguiente:

“Ayer 23 de julio murió el señor coronel don Eugenio María Montaño en el llano de Clamapa, junto a Calpulalpa, donde lo atacaron las tropas de Calleja”, y con fecha de 23 de agosto dice el mismo sujeto:

“Los soldados, que quedaron del coronel Montaño han vengado valerosamente su sangre, pues acabaron completamente con su enemigo Salceda y lo colgaron del mismo palo en que había puesto a Montaño”. [Ver Nota 1]

La gratitud exige que tributemos un justo homenaje a la memoria de este caudillo de nuestra revolución.

Fue valiente, amigo del orden y de la disciplina, protector de la agricultura en medio del desorden y confusión en que estuvo el nordeste por algún tiempo; crió una división y la formó en el trabajo más ímprobo de la fatiga de la guerra rodeada siempre de peligros; se halló en la toma de Oaxaca y cortó la retirada al enemigo.

Colóquese su nombre en el templo de la memoria, y todo americano libre pronúncielo respetuosamente diciendo...

Don Eugenio Montaño fue un Benemérito de la América, murió por salvarla; gloria a su nombre, fama perdurable a su dulce memoria...

La inmoral tropa de Salceda arrastró su cuerpo y exhumó su cadáver.

¿Mas acaso pudo mancillar su mérito?

¡Ah, tiranos!, vuestro imperio no se ejerce sobre la virtud y el honor: vive Dios que sois unos miserables...

Otro sujeto veraz escribe desde Huaxuapa, con fecha de 31 de agosto, lo siguiente:

Me he informado con certeza y pormenor de la acción del puente del Marqués dada por el teniente coronel del regimiento de San Lorenzo, Ojeda; el enemigo lo atacó en número de dos mil hombres teniendo él sólo quinientos; es verdad que el puesto quedó por aquél, pero podemos decir que la victoria fue nuestra, pues sufrieron el descalabro de ciento veinte y tantos muertos de bala, que han enterrado en el pueblo de Tehuicingo; de nuestra parte tuvimos cerca de veinte muertos y sesenta prisioneros o dispersos, de los que se han presentado más de veinte; deponga V. toda idea melancólica, pues estando nosotros aquí (es de la división del Señor Matamoros) no osarán acercarse ni aun a este pueblo.

Los gachupines son ahora semejantes a la flama de una candela próxima a espirar: ella reúne todo su vigor para dar el último golpe de luz, pero es para morir; el público sabrá muy en breve otras noticias muy lisonjeras que lo confirmaran más y más en esta verdad importante.

Diversas ocurrencias retardaron la publicación de este periódico, y cuando comenzaban a tirarse algunos ejemplares se recibió el siguiente

Parte dirigido al señor gobernador de esta plaza por el teniente coronel del distinguido cuerpo de artillería, don Manuel de Mier y Terán

Las urgencias que me rodean no me permiten decir a vuestra señoría más de que a la una y media de este día ha entrado esta división triunfante en el rebelde pueblo de Juchatengo después de haber batido al enemigo en una vasta llanura.

La pérdida de aquél en muertos causa horror; en prisioneros es numerosa; en armas y municiones, aunque crecida, no puedo formar idea cabal de ella.

Los cabecillas desaparecieron inmediatamente que pusieron a los alucinados que los siguen en el campo de batalla, donde han sido víctimas por el choque impetuoso de la caballería combinado con la fusilería bizarra y bien dirigida.

Por último, de todo daré a vuestra señoría un parte circunstanciado luego que me lo permitan las ocurrencias.

Dios guarde a vuestra señoría muchos años.

Juchatengo, 6 de septiembre de 1813, a las tres de la tarde.

Manuel de Mier y Terán.

Señor coronel don Benito Rocha gobernador de la plaza de Oaxaca.

Americanos:

He aquí el segundo triunfo conseguido por este joven jefe contra los miserables alucinados de la costa del sur.

El maléfico espíritu de Calleja podrá pasearse sobre la llanura en que yacen aquellos cadáveres mutilados y cantar sobre ellos su triunfo.

Formen con él una armonía rabiosa sus satélites y los atolondrados criollos que le siguen.

En la Imprenta Nacional del Sur.

Fuente:

José María Morelos y Pavón. Documentos de su vida y lucha revolucionaria. Tomo VI. Congreso de Chilpancingo. 1813. Segunda parte. En la insurgencia. Centro de Investigaciones y Ediciones Históricas, A. C. Universidad Autónoma Metropolitana, Unidad Azcapotzalco. Secretaría de Cultura de Michoacán. Universidad Autónoma Benito Juárez de Oaxaca. Investigación, selección, arreglo, revisión y notas de: Héctor Cuauhtémoc Hernández Silva y María del Carmen Berdejo Bravo. CD ROM. México, Primera edición electrónica, 2012.

[Existe duda sobre el día de la publicación de este Correo Extraordinario debido a que el parte de Terán tiene fecha posterior al 4 (que es la que aparece en la primera página como de su publicación), como por la nota que aparece en su penúltima pagina, que dice: “Diversas ocurrencias retardaron la publicación de este periódico, y cuando comenzaban a tirarse algunos ejemplares se recibió el siguiente [parte]”, refiriéndose al de Terán. El número posterior del Correo Americano salió el 9 de septiembre, por lo que éste Correo Extraordinario debió de circular entre el 7 y 8 de septiembre. Nota a la Edición Electrónica.]

Notas:

1. Parece que fueron los del señor Osorno, al mando del valiente coronel don Miguel Inclán, en la hacienda de Tepetates.