Buscar en  
  Página principal

  Conquista

  Independencia

  Revolución

  Siglo XXI

  Siglo XX

  Siglo XIX

      1890-1899

      1880-1889

      1870-1879

      1860-1869

      1850-1859

      1840-1849

      1830-1839

      1820-1829

      1810-1819

          1819

          1818

          1817

          1816

          1815

          1814

          1813

          1812

          1811

          1810

      1800-1809

  Siglo XVIII

  Siglo XVII

  Siglo XVI

  Siglo XV

Siglo XIX > 1810-1819 > 1812

Reseña de las fiestas presididas por José María Morelos con motivo del desfile de las banderas y de la jura a la Junta Gubernativa, todavía a nombre de Fernando VII.
Oaxaca, 13 de diciembre de 1812.

Yo, el infrascrito Escribano Real y de Cabildo de esta Nueva España, certifico para verdadero testimonio:

Que en la tarde de este día, como a las cuatro horas de ella, habiéndose congregado en sus Casas Consistoriales el Muy Ilustre Ayuntamiento, compuesto del Sr. Presidente interino y todos los señores capitulares que forman este respetable cuerpo, y acompañado de los principales vecinos de la nobleza de este vecindario, que al efecto fueron convidados por medio de billetes ante diem y formado bajo de las mazas, se dirigió para la casa del Sr. Alférez Real, D. José Mariano Magro, en donde se hallaba colocado en el balcón principal, con el adorno y magnificencia correspondiente, el Real Pendón, de donde fue separado y conducido procesionalmente, hasta llegar al tablado que se construyó enmedio de la plaza principal, adornado de ricas colgaduras y en el mejor modo de lucimiento que se pudo.

Y subidos en él, se colocó el Real Estandarte delante de la efigie de nuestro cautivo y augusto Monarca, el Sr. D. Fernando VII, que se hallaba en la cabecera de dicho tablado, bajo de un hermoso y lucido dosel.

Y a poco rato, habiendo llegado los señores mariscales de campo, D. Mariano Matamoros y D. Hermenegildo Galeana, que fueron padrinos del Sr. Alférez Real, saliendo a recibirlos dos capitulares hasta las escalerillas, fueron conducidos y colocados a los lados de dicho Sr. Alférez Real, quien tomando en la mano el Real Estandarte y cada uno de los expresados señores mariscales, una borla y cordón de su bandera, se presentaron delante del pueblo, a quién precediendo la llamada de atención que en altas y claras voces le hicieron por tres ocasiones los cuatro Reyes de Armas que al efecto se hallaban colocados en las cuatro esquinas del tablado, y quedádose todos en el mayor silencio, en este estado, el Sr. Alférez Real, en la forma referida, en cada esquina de las cuatro del tablado, dijo en altas y claras voces:

"Antequera, estos reinos y demás que pertenecen a los dominios de la América Septentrional por la Suprema Junta Nacional de estos dominios, como depositaria de los derechos de nuestro cautivo soberano el Sr. D. Fernando VII, que Dios guarde muchos años".

A lo cual correspondió todo el pueblo lleno de júbilo con una horrorosa gritería, que en ella no se oyó más que un continuado viva, descargándose una gran salva cerrada de artillería y fusilería, con que correspondió un crecido número de tropa que en la más lucida formación guarnecía toda la plaza y las torres de esta santa iglesia catedral, con todas las demás de esta ciudad, lo hicieron con un armonioso volteo general de esquilas y campanas.

Y en cuyo acto, el Excmo. Sr. General, que se hallaba en el mirador de su palacio, que cae a la misma plaza, frontero al tablado, a quien le acompañaba a su lado el Sr. Secretario General de la Suprema Junta Nacional, D. Antonio Basilio Zambrano, haciéndole corte todo el cuerpo mayor de la oficialidad, comenzó con todo su lucido acompañamiento a arrojarle al pueblo un crecido número de monedas de plata del cuño de la Nación, que al efecto se fabricaron.

Y en este estado, el Ilustre Ayuntamiento se dirigió con el Real Pendón para la casa de dicho Sr. Excmo. a fin de seguir el paseo por las calles acostumbradas, como en efecto se verificó procesionalmente con la mayor magnificencia y esplendor, estando cubierta toda la carrera de tropas de infantería que formaban calle, y los balcones y ventanas adornados de ricas colgaduras y gallardetes; componiéndose la procesión de todos los gremios y repúblicas de los pueblos del corregimiento que iban por delante, llevando cada uno su estandarte, a cual mejor, con la portentosa imagen de Nuestra Señora de Guadalupe como Patrona de esta América Septentrional, y con muy buenas orquestas de músicas, danzas al estilo rústico y otras mil invenciones que acreditaban un grande júbilo y alegría.

Después se le seguía todo el cuerpo de la oficialidad en número muy crecido y, al último, el Ilustre Ayuntamiento, incorporados en él los prelados de los conventos, muchos eclesiásticos y demás corporaciones que hay en esta ciudad; y presidido todo del mismo Excmo. Sr. Capitán General, Vocal de la Suprema Junta, D. José María Morelos, y del dicho Sr. Secretario General, cubriendo la retaguardia una columna de granaderos y otra de dragones de caballería que servían de escolta.

Y de este modo, paseada toda la carrera, que fueron doce calles o cuadras las que se anduvieron del centro de esta ciudad, desde la casa o palacio de dicho Sr. Excmo., hasta regresar a él, se concluyó esta función, rematándose con una lucidísima y espléndida mesa de helados, que para que refrescase tan ilustre acompañamiento dispuso en una hermosa sala Su Excelencia; y concluido este refresco, se pasó a disfrutar de otro que al mismo efecto previno en su casa el Sr. Regidor Alférez Real, adornado de mucho gusto y lucimiento, quedando colocado el Real Estandarte en el mismo balcón como lo estaba antes.

Y en la misma noche; se quemaron en la plaza mayor unos lucidos fuegos, compuestos de varios castillos, figurando el principal un hermoso baluarte con varias invenciones de mucha idea de los artífices, los cuales duraron dos horas, al menos.

En fe de lo cual y para la debida constancia a los fines que convengan, de mandato superior asiento la presente; fecha en la ciudad de Antequera, Valle de Oaxaca, a 13 de diciembre de 1812.

El signo. José Domingo Romero.

Es copia fiel de su original, a que me remito.

Oaxaca y enero 2 de 1813.

Pedro José Bermeo, Escribano Nacional y de Guerra [rúbrica].

Fuente:

Ernesto Lemoine Villicaña. Morelos, su vida revolucionaria a través de sus escritos y de otros testimonios de la época. Universidad Nacional Autónoma de México. Primera edición. México, 1965. p. 237-239.

Nota de Ernesto Lemoine Villicaña: Archivo General de la Nación (AGN), Operaciones de Guerra, t. 914, f f. 106-7. Copia insurgente.

Es particularmente notable el relato aquí inserto, porque en él se nos muestra a Morelos todavía partidario de la idea de que la soberanía residía en Fernando VII; poco después, ya en 1813, superaría esta limitación, en la que quedó atrapado sin remedio don Ignacio López Rayón.