Buscar en  
  Página principal

  Conquista

  Independencia

  Revolución

  Siglo XXI

  Siglo XX

  Siglo XIX

      1890-1899

      1880-1889

      1870-1879

      1860-1869

      1850-1859

      1840-1849

      1830-1839

      1820-1829

      1810-1819

          1819

          1818

          1817

          1816

          1815

          1814

          1813

          1812

          1811

          1810

      1800-1809

  Siglo XVIII

  Siglo XVII

  Siglo XVI

  Siglo XV

Siglo XIX > 1810-1819 > 1812

Proyecto del llamado Plan de Pacificación de Félix María Calleja.
10 de febrero de 1812.

PROYECTO DEL LLAMADO PLAN DE PACIFICACIÓN DE FÉLIX MARÍA CALLEJA.

10 DE FEBRERO DE 1812.

La insurrección presenta en el día un estado diferente del de su origen, aunque conserva su carácter. Ha cesado la fascinación, y todas las personas honradas la detestan; pero por desgracia permanecen en ella muchos criminales escapados de las cárceles, muchos militares de ignorantes seducidos y muchos miserables que, no teniendo medios de subsistir, se ven precisados á unirse á ellos: de que resulta que un exambre de bandidos esparcidos en grandes y pequeñas partidas, por todo el reyno hasta sus últimos rincones, hostilizan las campiñas, roban las haciendas, interceptan los caminos ó interrumpen los giros del comercio, reduciendo á una especie de bloqueo las mismas capitales que ocupamos.

Las tropas los persiguen con mucho trabajo, mucho riesgo y poco fruto. Ellos las cargan quando son muy superiores y les huyen quando no lo son tanto como necesitan: para lo que tienen la ventaja de su mucha caballería: de los fragosos terrenos en que se situan de la indisciplina que los liberta de retiradas ordenadas, y de la facultad de subsistir del pillage.

Nuestro plan de pacificacion se indica y aun se manifiesta por el mismo estado de la insurreccion.

El debe dirigirse á precaver, ó á disminuir, á lo menos, los males que nos afligen, esto es, á ordenar y reunir nuestras tropas que dispersas, se desaparecen por la fatiga, la desercion, y la enfermedad: á situarlas de modo que sin arruinarlas con correrías poco fructuosas, puedan proteger la agricultura, activar el comercio y la minería: á mantener libre la correspondencia pública y á organizar los pueblos política y militarmente de modo que cada uno pueda defender su territorio al auxilio de las divisiones que a este fin se destinan.

Los medios deben ser, por ahora, no solamente los más adecuados, sino también los mas sencillos y fáciles de verificar.

La complicación en estas circunstancias, y la dificultad de hallar en los pueblos sujetos capaces de reducir á practica reglamentos difíciles, nos envolvería acaso en mayores males que los que sufrimos.

En realidad el documento no es otra cosa que un informe político de la situación del país en ese momento.

Siguiendo éste sistema, soy de opinion que las tropas con que contamos despues de guarnecida la capital, se dividan en dos ejércitos, al cargo, cada uno de un jefe prudente que inspire confianza á los pueblos, destierre odiosas rivalidades y resentimientos, y no carezca de los conocimientos militares que exigen las circunstancias.

El uno de estos ejércitos se dirigirá al norte, y el otro al sur de la capital, batiendo y dispersando, antes de situarse, cualquier cuerpo enemigo que por su numero ú opinión haga necesaria ésta medida, estableciendo después su cuartel en el punto mas á proposito para llenar sus fines que deberán ser iguales en ambos.

Estos jefes recibirán instrucciones uniformes del Exmo. Sr. Virrey, tan claras y precisas sobre todos los objetos que ninguna duda ni dificultad tengan el llenarlas las que trasladarán en la parte que les toque á los comandantes de las divisiones que destinaren, según se dirá; con lo que en todo el reino se hará sentir al mismo tiempo un impulso de reorganización y arreglo de reconciliación y de seguridad, que destruirá la arbitrariedad, el disgusto y la anarquía que son consequencias del verdadero estado en que se hallan la mayor parte de los pueblos.

Este jefe superior del rey no recibirá cada semana un diario de lo que en ella haya ejecutado cada ejército, que, al mismo tiempo que para dictar providencias, sirva tambien para satisfacer al público.

Se entenderá con estos dos solos jefes en los asuntos de guerra, les dará sus órdenes, y se evitará la multitud de noticias poco exactas comunicadas por personas cuya fidelidad ó talento no siempre se está seguro.

En el cuartel general se establecerán los hospitales que, dispersos ahora en casi todas las ciudades del reino, originan muchos gastos, causan embarazos, se asiste mal al soldado que por vivir en libertad, permanece en ellos mas tiempo de el que debiera, vende sus prendas y de necesidad contrahe vicios que rebaxan la disciplina.

En el mismo cuartel general se instruirán los reclutas, y se establecerán los talleres de recomposición de armas, los repuestos de municiones, víveres, vestuarios con que ahora se ve precisado á cargar el ejército en más de 1,100 mulas, cuyos gastos de fletes tambien se economizarán en la mayor parte, aplicándolas a la conducción de platas y efectos del rey y de particulares.

El podría ser también el depósito de los de una y otra pertenencia, y desde él podrían remitirse á los puntos de su destino, saliendo de la capital del reino los dias primeros de cada mes un convoy custodiado por un cuerpo de 100 á 500 hombres de á caballo, que costearía una pensión sobre los mismos efectos, y que los generales respectivos crearían, arreglarían y constituirían de modo que alejase toda desconfianza en los puntos de su destino.

Distribuidos los efectos del rey y de particulares remitidos de la capital, se recibirán en el mismo cuartel general los de tierra-adentro, las platas y los caudales que conducirá la misma escolta á la capital, procurando llegar á ella a fines de cada mes.

Cada ejército subsistirá del producto de las rentas del país que cubra, singularmente de la de tabacos, y remitirá el sobrante á la capital.

En el cuartel general no subsistirán más tropas que las indispensables para llenar sus fines: las restantes se dividirán en tantas divisiones como permita su número, y exiga la necesidad, extendiendolas, replegandolas, á reuniéndolas según convenga para que todas obren con apoyo, y se evitan desgraciados sucesos.

A cada una se le asignará un departamento en el que el comandante que lo fuere de ella se ocupará en establecer los reglamentos sencillos que á este fin deben formarse; en perseguir las gavillas, en limpiar los caminos, y proteger la agricultura.

El exército del norte, por medio de sus divisiones, fuerzas urbanas de los pueblos, haciendas y demas recursos del país, mantendrá libre la comunicacion desde San Juan del Rio á Valladolid, Guadalaxara, Zacatecas, &c. y desde el mismo San Juan del Río podrá asignarle la guarnición de ella misma, y en caso de que, por falta de tropa, no pueda verificarlo, jamás podrán ser interrumpidos los convoyes mensuales.

El ejército del sur mantendrá libres por los mismos medios los caminos de Vera Cruz a México, cuyos objetos se llenarán mas ó menos cumplidamente segun la mayor ó menor fuerza disponible, siendo indispensable que las de todas las provincias que á cada exército se le asignen están á sus órdenes inmediatas.

Cada uno de los generales tendrá sumo cuidado de no permitir que en su territorio permanezcan gavillas, que, dejándolas por algún tiempo, amenazen á sus divisiones, y ofrezcan dificultades en su destrucción.

Pero como podran reunirse a largas distancias, siéndonos imposible cubrir un país extenso y contaminado, será de su cargo el atacarlos en cualquier paraje, ó el de impedir á lo menos (si hubiese para lo primero dificultades invencibles) que no se introduzcan para lo primero dificultades invencibles) que no se introduzcan en el país que debe producirnos los recursos y medios de subsistencia; sin cuya conservación las victorias mismas aceleran nuestra ruina.

El tiempo estrecha: la cosecha del año pasado ha desaparecido por el desorden de la mayor parte, y de aquí á dos meses será muy dificil el tránsito de las tropas, y casi imposible el de la caballería.

Los pueblos y haciendas están asoladas: en muy pocas se encuentran algunas semillas, y en ninguna ganados para la próxima siembra: de que se sigue la imposibilidad de verificarla, si, en el corto tiempo que resta para disponer las sementeras, no se toman las medidas mas exactas de seguridad.

La renta de Alcabala nada produce estando como está paralizado el comercio: la del tabaco muy poco, por la dificultad de conducirlo y espenderlo: la minera padece atrasos que necesitan de habilitación.

Para prepararlos el particular comerciantes, minero, ú agricultor que ha sufrido pérdidas, quebrantos y extravíos en la revolución, y que su giro está parado, apenas tiene para vivir; y como estos son los mismos canales por donde el estado recibe a los medios de subsistir, si muy pronto no se destruyen, es casi infalible que la miseria consiga lo que no han podido las formidables armas de los rebeldes.

Este es el aspecto en que yo veo las cosas, y el prospecto á bosquejo del plan, que acaso ampliado ó rectificado podrá precaver, reparar ó disminuir los males que experimentamos, ú los mayores que nos amenazan; pero él necesita de un examen profundo y pronto.

El asunto de que se trata da pocas treguas, y es el más importante de cuantos pueden presentarse á la direccion, e inspeccion de los miserables mortales.

La imaginacion se pierde en el cúmulo de los que pueden producir un mal sistema, que acaso con la meditación y el sincero deseo del acierto, que a todos nos conduce, podremos evitar.

México 10 de Febrero de 1812.

Exmo. Sor. Félix Calleja.

Fuente:

Román Iglesias González (Introducción y recopilación). Planes políticos, proclamas, manifiestos y otros documentos de la Independencia al México moderno, 1812-1940.  Universidad Nacional Autónoma de México. Instituto de Investigaciones Jurídicas. Serie C. Estudios Históricos, Núm. 74. Edición y formación en computadora al cuidado de Isidro Saucedo.  México, 1998. p. 17-20.