Buscar en  
  Página principal

  Conquista

  Independencia

  Revolución

  Siglo XXI

  Siglo XX

  Siglo XIX

      1890-1899

      1880-1889

      1870-1879

      1860-1869

      1850-1859

      1840-1849

      1830-1839

      1820-1829

      1810-1819

          1819

          1818

          1817

          1816

          1815

          1814

          1813

          1812

          1811

          1810

      1800-1809

  Siglo XVIII

  Siglo XVII

  Siglo XVI

  Siglo XV

Siglo XIX > 1810-1819 > 1812

Intimación de Morelos al comandante realista de la plaza de Orizaba, don José Antonio de Andrade.
Orizaba, 29 de octubre de 1812.

Sr. Teniente Coronel y Comandante, D. José Antonio de Andrade.

La guera, este azote cruel y devorador, contenido en los límites de la justicia, es santo, es preciso y su ejercicio indispensable en los que la Providencia ha destinado para sostener los derechos de las naciones.

En la presente, en que a más de nuestra Patria es interesada aun la misma religión, no puedo menos que llevar adelante el éxito de nuestra gloriosa empresa, bajo los sanos principios que hemos establecido, presentándoos en una mano la oliva y en la otra la espada.

En su virtud, a mi nombre y el de todo este valeroso ejército que por todas partes os rodea, sediento de nuevas victorias, intimo por primera, segunda y tercera vez al comandante militar de esta plaza de Orizaba, e igualmente a su Ayuntamiento, cuerpo eclesiástico y república, a todos y cada uno de por sí y con responsabilidad, se rindan a discreción con el honor que permite el derecho de gentes y de guerra, por convencimiento absoluto e inconcuso de nuestra justicia, dentro del preciso término de cuatro horas, en que pueden cómodamente reunirse y quedar de acuerdo, entregando las armas y puestos que custodian esta Villa, entendidos de que de este modo, a más de libertar sus vidas serán respetadas todas sus propiedades y acciones y tratados con el decoro y opción que merece el buen ciudadano.

Por el contrario, si cumplido el término, no está resuelta la entrega de la plaza, con todas sus armas, gobierno y puestos, o por lo menos no contestada esta intimación, se romperá el fuego y a su voracidad y la de la espada, será tomada y reducida, si necesario fuere, a cenizas; y sus habitantes todos castigados con el rigor e infamia que su inicua y maliciosa obstinación demandan, principalmente a los jefes y corporaciones a quien ésta se dirige.

Campo sobre Orizaba, octubre 29 de 1812, a las cuatro de esta mañana.

José María Morelos, Capitán General [rúbrica].

Fuente:

Ernesto Lemoine Villicaña. Morelos, su vida revolucionaria a través de sus escritos y de otros testimonios de la época. Universidad Nacional Autónoma de México. Primera edición. México, 1965. p. 217-218.

Nota de Ernesto Lemoine Villicaña: Archivo General de la Nación (AGN), Operaciones de Guerra, t. 97, f. 67. Original.

Y a f. 66, copia de la respuesta de Andrade: "Sr. D. José María Morelos: Tengo honor, armas y municiones, y mientras existan no me rindo ni capitulo, sino después de muerto, con lo que contesto al papel que he recibido escrito a las cuatro de la mañana de este día. Orizaba, 29 de octubre de 1812, a las seis de la mañana."

No se rindió ni capituló, mas, viendo perdida la situación, salió en precipitada fuga rumbo a Córdoba. Del impacto que la toma de Orizaba causó en el ánimo del enemigo, dan buena cuenta los partes del mismo Andrade —que, desde luego, no se publicaron en la gaceta oficial—, originales en el citado vol., a ff. 57-64.