Buscar en  
  Página principal

  Conquista

  Independencia

  Revolución

  Siglo XXI

  Siglo XX

  Siglo XIX

      1890-1899

      1880-1889

      1870-1879

      1860-1869

      1850-1859

      1840-1849

      1830-1839

      1820-1829

      1810-1819

          1819

          1818

          1817

          1816

          1815

          1814

          1813

          1812

          1811

          1810

      1800-1809

  Siglo XVIII

  Siglo XVII

  Siglo XVI

  Siglo XV

Siglo XIX > 1810-1819 > 1812

Informe que un clérigo realista dirige al virrey, sobre la entrada de Morelos y su tropa en la Villa de Cuernavaca.
Cuernavaca, 10 de febrero de 1812.

Excmo. Sr. D. Francisco Xavier de Venegas.

La madrugada del 31 del pasado enero, entró en ésta una avanzada, la cual, cuando aclaró el día, tenía puestos en prisión seis vecinos pobres, sin saber la causa de ella.

Esta avanzada la comandaba un chino, el que inmediatamente dijo que su jefe, el Cura Morelos, venía a ésta dentro de cuatro días con un gran trozo de gente, quien se hallaba bastante quejoso de que a su brigadier Bravo, que había estado en ésta el 15 del pasado, no se le hubiera hecho el recibimiento debido, ni repicado cuando hizo su entrada, ni menos héchole corte; pero que venía para esta Villa sólo con la mira de escarmentar a sus vecinos.

El 19 del corriente llegó al Gobernador de Naturales de ésta, una orden para que el día 2 a la madrugada estuviera con todos los hijos de ésta, y otros cinco pueblos que citaba la orden, a conducir desde Alpuyeca para Tlatisapán pertrechos de guerra.

El puro miedo los hizo ir, y verificaron lo que se les mandó, volviéndose a sus pueblos el día 3.

Desde el día primero siguieron entrando diariamente avanzadas, y entre ellas una considerable que comanda un tal Alquesiras, quien se halla hasta el día resguardando el camino de esta Villa para esa Capital, no dejando que nadie pase, y al que encuentra hasta lo desnuda para registrarlo, no dejando pase papel alguno.

Luego que se esparció entre los vecinos lo que llevo arriba expuesto a V.E., se juntaron en la casa de mi morada, haciéndome presente la ruina que amenazaba a esta Villa, pues temían un saqueo, y por consiguiente prendiesen fuego a todas las casas; y todos llenos de temor y miedo, sin saber qué hacer, determinamos se dispusiese un recibimiento, comida y se repicase cuando entrara el Cura Morelos, para ver si con estas ceremonias (aunque fueron nada más que de miedo y por evitar las desgracias que se nos preparaban) conseguimos por medio de ellas salir libres de todo daño, como se verificó.

El 4 del corriente llegó a ésta el Cura Morelos, con cuatro cañones.

Se componía su tropa como de mil y quinientos hombres armados y a caballo, algunos a pie con fusiles, y un trozo de gente con lanzas.

Se mantuvo en ésta hasta el 6, que se fue para las Amilpas; no dejó refuerzo, y sí sólo la gente en el camino de esta Villa para la Capital, la que se mantiene hasta el día.

Quiso Dios saliese este vecindario con bien, y lo que es más de admirar, que ni un solo individuo de los vecinos pobres se le presentase para seguirlo.

Puso en libertad a los seis vecinos que estaban presos, pues se le hizo ver no tenían culpa alguna y que la causa de su prisión eran unos informes malos que había hecho un pícaro que venía entre ellos; este es uno llamado Mauricio Frías, que fue uno de los cabecillas de la revolución que hubo en ésta el 19 de noviembre del año pasado de 1810.

La poca gente que quedó después de salido de ésta el Cura Morelos, saquearon las casas de los europeos D. Carlos Sarmina y D. Manuel Gaviña.

Yo confieso a V.E. y lo mismo los pocos vecinos que hay en ésta, que si se hizo recibimiento al Cura Morelos, fue puramente de temor y por evitar las desgracias que se esperaban; y así, espero de la piedad de V.E. que si hemos incurrido en algún delito, nos aplique el perdón, pues nuestra fidelidad y patriotismo no desmaya, y esta Villa continúa en su tranquilidad y sosiego, sólo temerosos diariamente de los asaltos del enemigo.

La causa de no haber dado a V.E. puntual noticia de todo lo acaecido, ha sido la imposibilidad del camino; y aún temo todavía no corra peligro éste.

Dios guarde la importante vida de V.E. muchos años.

Cuernavaca, febrero 10 de 1812.

Excmo. Sr. Br. Matías Alvarado [rúbrica].

Fuente:

Ernesto Lemoine Villicaña. Morelos, su vida revolucionaria a través de sus escritos y de otros testimonios de la época. Universidad Nacional Autónoma de México. Primera edición. México, 1965. p. 193-195.

(Nota de Ernesto Lemoine Villicaña: Archivo General de la Nación (AGN), Operaciones de Guerra, t. 1000, ff. 91-3.)