Buscar en  
  Página principal

  Conquista

  Independencia

  Revolución

  Siglo XXI

  Siglo XX

  Siglo XIX

      1890-1899

      1880-1889

      1870-1879

      1860-1869

      1850-1859

      1840-1849

      1830-1839

      1820-1829

      1810-1819

          1819

          1818

          1817

          1816

          1815

          1814

          1813

          1812

          1811

          1810

      1800-1809

  Siglo XVIII

  Siglo XVII

  Siglo XVI

  Siglo XV

Siglo XIX > 1810-1819 > 1812

Informe confidencial dirigido a José María Morelos en el que se le previene de los peligros que lo acechan, con motivo de las gestiones que hace la esposa de don Leonardo Bravo para salvar la vida de su marido.
Ciudad de México, 17 de mayo de 1812.

[México], mayo 17 de 1812.

[Sr. D. José María Morelos.]

Muy señor mío y de todo mi respeto:

Ayer 16 del coriente, a las doce y media del día, después de haber entrado el general Calleja entre las mayores aclamaciones de la soez plebe de México, que casi conducían el coche en peso, vimos dolo[ro]samente entrar en la cárcel con el mayor aparato de infamia e ignominia, a don Leonardo Bravo, don Mariano Piedra, don Luciano Pérez, un religioso laico dieguino y un clérigo.

Un nudo atravesó nuestras gargantas y un nublado de lágrimas nuestros ojos, contemplando la desgraciada suerte de unos hombres tan beneméritos y apoyos de nuestra libertad; pero fue incomparable nuestro dolor cuando supimos que Calleja ofreció a la mujer de Bravo la libertad y creo cincuenta mil pesos, siempre que ella consiguiera de sus hijos y sobrinos, que están en ese ejército, se aprehenda la persona del señor Morelos, que es Ud. a quien dirijo ésta.

Para este efecto, marchó ya la mujer para los lugares donde se hallan, a fin de persuadirlos. Esta noticia nos ha conturbado sobremanera y esperamos que haga Ud. de ella el uso que le convenga y tome las medidas más obvias de precaverse para conservar su persona y librar su ejército de la corrupción que puedan causarle.

Estos jefes son muy poderosos; los vínculos que ligan entre sí a toda esta familia recíprocamente, aunque ella sea muy honrada, pueden hacerlos delinquir en una traición; las insinuaciones de una madre para con un hijo son muy poderosas y más haciéndole ver que de ellas pende la vida de su padre.

No todos los hombres son héroes para encontrar una alma noble y superior a las débiles y comunes que por cualquiera friolera se avasalla.

Muy pocos distinguen y conocen lo que deben a la patria y lo que deben a sus padres, y rarísimos los que perciben que la patria es sobre todo padre.

Acuérdese Ud. lo que pudieron las lágrimas de la madre de Coroliano para con su hijo, pues se halla en el mayor estrecho y compromiso.

La vida de Ud. está muy expuesta y no tiene seguridad ni aún en el seno de su mismo ejército, si no toma las medidas más políticas y seguras para separar a los Bravos, o a lo menos colocarlos en distancias difíciles de ofender a Ud. con una traición.

La astucia es la que suele obrar más que la fuerza. Yo soy de opinión que Ud. los llamase y les hiciese presente lo que pasa y obligarlos a que ellos mismos por su honor se separasen del mando, conservándose en un lugar de seguridad donde nada pudiesen emprender.

D. Leonardo Bravo no puede ir al suplicio por los muchos en rehenes que tiene la Junta Nacional, y ésta por medio de oficio lo ha insinuado así al virrey.

Si fuera capaz a aconsejarle, le diría que antes de todo, trate de batir a Regules y a Paris, que ya andan inquietando la costa y pueden jugarle una perfidia, como lo lisonjea el virrey en su última proclama.
Doy a Ud. los parabienes de su retirada honrosa y valiente y le encargo tres cosas: primera, la disciplina y enseñanza de su tropa; segunda, que su tropa auxilie a la Junta Nacional, porque el virrey trata con dolo de desbaratarla; tercera, que los que se emigran de aquí para allá se pongan a trabajar, para que así, haciendo mérito, se puedan premiar, y no que se estén de holgazanes.

Falcón [rúbrica].

Fuente:

Ernesto Lemoine Villicaña. Morelos, su vida revolucionaria a través de sus escritos y de otros testimonios de la época. Universidad Nacional Autónoma de México. Primera edición. México, 1965. p. 201-203.

Nota de Ernesto Lemoine Villicaña: Archivo General de la Nación (AGN), Infidencias, t. 121, ff. 354-5. El autor de esta interesante carta, valoraba mal el patriotismo de los familiares de don Leonardo Bravo, pero sus aprensiones se apoyaban en datos verídicos; porque la señora Bravo, al fin buena esposa, se movió mucho para salvar a su marido, y Venegas dio amplio margen para que los hermanos y el hijo de don Leonardo abandonaran la insurgencia, a cambio de la vida del ilustre prisionero; mas, no hubo ningún arreglo y éste fue ejecutado el 14 de septiembre del mismo año, como puede verse en el Doc. 33.