Buscar en  
  Página principal

  Conquista

  Independencia

  Revolución

  Siglo XXI

  Siglo XX

  Siglo XIX

      1890-1899

      1880-1889

      1870-1879

      1860-1869

      1850-1859

      1840-1849

      1830-1839

      1820-1829

      1810-1819

          1819

          1818

          1817

          1816

          1815

          1814

          1813

          1812

          1811

          1810

      1800-1809

  Siglo XVIII

  Siglo XVII

  Siglo XVI

  Siglo XV

Siglo XIX > 1810-1819 > 1812

Don Vicente Beristáin da parte de la toma de Pachuca y distribución de 213 barras de plata.
Tehuacán, Noviembre 3 de 1812.

Excelentísimo señor.

Aunque con prisa contesto a sus superiores avisos, la historia de las barras de Pachuca es la siguiente.

Luego que de un cañonazo maté a don Juan Garmendia, y don José Vergara, a las ocho de la noche el mes de abril en Pachuca ambos comandantes de artillería y patriotas, pidieron capitulación los europeos, fui yo a parlamentar con ellos, y el resultado fue entregarse prisioneros con 24 cañones, 160 fusiles, 30 pares de pistolas, lanzas, etcétera 40 cajones en repuesto encartuchado, 2 de granadas cebados, etcétera, y 213 barras de plata, como las que he entregado para esa capitanía general.

El coronel Serrano tomó las llaves, y libros de caja del tesoro; cogió las dichas barras, regaló algunas a sus amigos, (a mi no me dio nada,) y como en el ataque en Tlaxcala me dejó su gente solo, me vine aburrido a servir con el señor Osorno; aquí supe que el mariscal Cañas, llevaba a la Suprema Junta creo que 30 y que las entregó, y no llegaron a su destino, y el día que el señor Montaño salió de aquí para repeler a la tropa enemiga, me destinó aguardar 24 barras grandes, (o lo que es igual) 23 grandes y 4 chicas que son 27, y dejó escondidas las demás el señor Osorno a la llegada del señor mariscal Martínez, me remitió 136, que con las 24 dichas son 160, quitadas a Montaño en este supuesto he entregado; para la Suprema Junta 30 para vuestra excelencia 108, y las demás me han quedado para mantener las fábricas, y fomento de minas con anuencia del señor coronel comisionado Cano, mientras reviva de vuestra excelencia nuevas órdenes.

De modo que a mi poder han entrado:

Por Montaño 24

Por Osorno 136 160

He entregado para la Suprema Junta 30

Para vuestra excelencia 108 138

Soy responsable de 22

De estas 22 he sellado, y acabando las 4 últimas que están espirando daré a vuestra excelencia mis cuentas, y no sellaré más pues tengo ya el superior aviso de lo que debo hacer por lo cual pedí su aprobación, y me arreglaré en todo a los mandatos de vuestra excelencia como nos conviene.

Remito una brigadita de artillería de este fortín para el auxilio que vuestra excelencia pide que disgregaré al auxilio del señor Osorno, y contestaré a los estados lo más pronto que me sea dable.

Besa la mano de vuestra excelencia cuya importante vida guarde Dios muchos años.

Excelentísimo señor.

Vicente Beristáin.

Excelentísimo señor capitán general don José María Morelos.

Es copia de la original.

Tehuacán, noviembre 3 de 1812.

Fuente:

J. E. Hernández y Dávalos. Historia de la Guerra de Independencia de México. Seis tomos. Primera edición 1877, José M. Sandoval, impresor. Edición facsimilar 1985. Instituto Nacional de Estudios Históricos de la Revolución Mexicana. Comisión Nacional para las Celebraciones del 175 Aniversario de la Independencia Nacional y 75 Aniversario de la Revolución Mexicana. Edición 2007. Universidad Nacional Autónoma de México.

Versión digitalizada por la UNAM: http://www.pim.unam.mx/catalogos/juanhdzc.html