Buscar en  
  Página principal

  Conquista

  Independencia

  Revolución

  Siglo XXI

  Siglo XX

  Siglo XIX

      1890-1899

      1880-1889

      1870-1879

      1860-1869

      1850-1859

      1840-1849

      1830-1839

      1820-1829

      1810-1819

          1819

          1818

          1817

          1816

          1815

          1814

          1813

          1812

          1811

          1810

      1800-1809

  Siglo XVIII

  Siglo XVII

  Siglo XVI

  Siglo XV

Siglo XIX > 1810-1819 > 1812

Carta de Ignacio Rayón a José María Morelos previniéndolo de la presencia de un traidor en su ejército, anotada por Morelos con un comentario humorístico.
Tlalchapa, 31 de enero de 1812.

Reservado.

Excmo. Sr. Teniente General, D. José María Morelos.

Don Ignacio de la Piedra, nuestro comandante de la división situada en el punto del Zacate Colorado, con fecha 25 del que acaba nos dice, entre otras cosas, lo siguiente:

"Un sujeto fidedigno y de toda verdad, me ha mandado decir sigilosamente que participe al señor Morelos que los mismos enemigos dijeron en la casa de éste, que más seguridad llevan en derrotar a dicho señor Morelos que la actual de Zitácuaro, porque en el primer trozo de su ejército viene un sujeto que se ignora su nombre, pero es un grueso barrigón y de las confianzas del citado nuestro General, el cual tiene ofrecídole al virrey entregar al ejército.

"Esta noticia, me suplica el individuo la participe al señor Morelos; pero ignorando su actual residencia, no lo hago directamente, sino a V.M. para que, si lo tiene a bien, lo participe al referido señor General."

Aunque no dudamos que los enemigos se hayan expresado en semejantes términos, puede ser uno de los muchos ardides que les son familiares para que, divulgándose la especie tanto cuanto se aliente su gente, desmaye la nuestra.

A esto nos hace inclinar un juicio racional dimanado del íntimo conocimiento que tenemos de las patrañas y supercherías de que acostumbran valerse y en que por lo regular cimentan todas sus empresas; pero V.E., en virtud de sus peculiares conocimientos, hará el uso conveniente.

Un fiel americano del pueblo de Taximaroa, también nos participa lo siguiente:

"Ayer 23 salieron, según voz común, en dos divisiones, Calleja y Rul, que se dirigen a ese Real (habla de Tasco) para atacar al señor Morelos, quedándose en Maravatío García Conde con mil hombres y cuatro cañones, con el fin, dicen, de poner do(s)cientos en Zinapécuaro, cuatrocientos en Acámbaro y cuatrocientos en Maravatío; todo lo cual me parece no pueda verificarse, porque hoy 24 llegó a Maravatío Torcuato [Trujillo] con el obispo y otros muchos particulares, quienes con los dragones de San Carlos trajeron a la mujer de Calleja, y más bien creo que García Conde se quede a conducirla a México con esa custodia que han dicho quedaba para resguardo de aquellos pueblos. Muchos dicen que trae Torcuato muchos atajos de plata sellada, vasos sagrados, crujía de Catedral, etcétera, lo que, siendo cierto, lo conducirán a México con la división de García Conde."

V.E., con la cordura que le es propia, combinará esta noticia con la anterior, para calcular cuáles puedan ser los planes de estos bribones en las actuales circunstancias, respecto de la actual residencia de V.E. y del preparado y pronosticado ataque de Puebla.

Dios guarde a V.E. muchos años.

Palacio Nacional de Tlalchapa, 31 de enero de 1812.

Lic. Ignacio Rayón [rúbrica].

[Anotación, en la misma carta, de puño y letra de Morelos: ]

Que no hay aquí otro barrigón que yo, la cual en mi enfermedad queda desvastada.

Fuente:

Ernesto Lemoine Villicaña. Morelos, su vida revolucionaria a través de sus escritos y de otros testimonios de la época. Universidad Nacional Autónoma de México. Primera edición. México, 1965. p. 188-190.

(Nota de Ernesto Lemoine Villicaña: Archivo General de la Nación (AGN), Operaciones de Guerra, t. 918, f f. 73-4. Es curioso y extraño que el virrey Calleja se interesara vivamente, pocos días antes del fusilamiento de Morelos, en este truculento asunto. Véase al respecto la declaración del caudillo de 20 de diciembre de 1815 (Doc. 231).)