Buscar en  
  Página principal

  Conquista

  Independencia

  Revolución

  Siglo XXI

  Siglo XX

  Siglo XIX

      1890-1899

      1880-1889

      1870-1879

      1860-1869

      1850-1859

      1840-1849

      1830-1839

      1820-1829

      1810-1819

          1819

          1818

          1817

          1816

          1815

          1814

          1813

          1812

          1811

          1810

      1800-1809

  Siglo XVIII

  Siglo XVII

  Siglo XVI

  Siglo XV

Siglo XIX > 1810-1819 > 1811

Parte de la derrota que sufrieron las fuerzas de don Miguel Soto Macedo en Izúcar.
20 de diciembre de 1811.

TOMO III
NÚMERO 120

Habiéndose adelantado el cura Morelos con sus tropas hasta Izúcar, y situándose en dicho punto, salió de Puebla una división de quinientos hombres de infantería, caballería y artillería al mando del teniente de fragata don Miguel de Soto Macedo con el objeto de observar al enemigo y atacarlo si se presentaba ocasión oportuna de verificarlo con ventaja.

El comandante Soto tomó este último partido, y logró penetrar en Izúcar el 17 a las 10 de la mañana sin particular dificultad hasta las inmediaciones de la plaza, en cuyas bocas calles se encontraron cortaduras y parapetos que defendidos por fuegos de artillería y fusilería, se hicieron impenetrables a nuestras tropas con tal motivo, y después de haber sido gravemente herido el comandante Soto se resolvió la retirada después de cinco horas que había durado el fuego.

Aquella se hizo en orden hasta la hacienda de Tlatetla a pesar de que los enemigos procuraban incomodar las tropas del rey por retaguardia y flancos; pero habiendo entrado la noche, y siguiendo los rebeldes el alcance cada vez con más obstinación, ocasionaron dispersión en las tropas, de suerte que de los quinientos hombres que formaban la división, sólo había reunidos en Atlixco el día 18, el número de ciento cincuenta; cuya desgracia habiendo aumentado el peligro que amenaza a la ciudad de Puebla, me ha precisado a mandar al teniente coronel Andrade para aumentar su guarnición y ponerla a cubierto de un golpe de mano...

En tales circunstancias, ya conocerá vuestra señoría la imposibilidad en que me hallo de destinar tropas que cooperen a la expedición de Zitácuaro, pues no teniendo el señor brigadier don Rosendo Porlier más que ochocientos hombres en Toluca, inclusos los patriotas, no es prudencia disminuya su guarnición teniendo a cuatro leguas en Tenango una reunión de insurgentes, que lejos de haberse disminuido me asegura que ha recibido algún aumento en estos últimos días....

Fragmento de una comunicación del virrey, de 20 de diciembre de 1811.

Fuente:

J. E. Hernández y Dávalos. Historia de la Guerra de Independencia de México. Seis tomos. Primera edición 1877, José M. Sandoval, impresor. Edición facsimilar 1985. Instituto Nacional de Estudios Históricos de la Revolución Mexicana. Comisión Nacional para las Celebraciones del 175 Aniversario de la Independencia Nacional y 75 Aniversario de la Revolución Mexicana. Edición 2007. Universidad Nacional Autónoma de México.

Versión digitalizada por la UNAM: http://www.pim.unam.mx/catalogos/juanhdzc.html