Buscar en  
  Página principal

  Conquista

  Independencia

  Revolución

  Siglo XXI

  Siglo XX

  Siglo XIX

      1890-1899

      1880-1889

      1870-1879

      1860-1869

      1850-1859

      1840-1849

      1830-1839

      1820-1829

      1810-1819

          1819

          1818

          1817

          1816

          1815

          1814

          1813

          1812

          1811

          1810

      1800-1809

  Siglo XVIII

  Siglo XVII

  Siglo XVI

  Siglo XV

Siglo XIX > 1810-1819 > 1810

Relación de la entrada de Miguel Hidalgo a Guadalajara.
26 de Noviembre de 1810.

Guadalajara es hoy un teatro dande va a representarse alguna escena del drama titulado: David y Goliat, que comenzó en Dolores el día 16 de Septiembre: el pueblo corre por las calles y se esparce sobre nuestro plano, como una gota de grasa sobre el papel.

Algo de grave ve el pueblo cuando se arrastra como una serpiente inmensa de aquí a San Pedro.

El Generalísimo D. Miguel Hidalgo entrará hoy a Guadalajara, y he aquí porque la ciudad se bulle por todas partes como si estuviera dislocada y cada centenar de almas fuera uno de sus miembros, y parece que la ciudad sale de madre como los ríos:

Es necesario vivir en estos instantes para ver como se quedan desnudas las calles y las plazas:

El general D. José Antonio Torres, sale con toda la tropa y con los jefes de la revolución, para la villa de San Pedro.

Vuelve a llenarse la ciudad vacía:

No se puede atravesar ninguna de las calles del tránsito del generalísimo

Están apiñadas como en Jerusalén el día de la entrada de Jesus:

Las campanas de la Catedral y a su ejemplo las de las otras iglesias, anuncian que V. E. pisa ya las primeras calles de Guadalajara:

i Salud al hombre de la revolución !

i Salud al primer hijo de la patria ¡

¡ Bendito el que viene en el nombre del Señor !

Hidalgo es de una fisonomía severa:

Su cabeza está ya cana:

Se conoce por su color y la configuración de su cara, que pertenece a la raza del país:

Su vestido es negro, su banda de general:

Ha dejado para siempre los oscuros hábitos de clérigo.

Vienen también Aldama, Abasolo, Balleza, Portugal y Navarro:

Hidalgo es simpático hasta lo infinito, porque siempre son simpáticos los buenos, y siempre es bueno, el que salva a un pueblo de la servidumbre.

El cabildo manda una comisión a recibir a la puerta del templo al generalísimo.

Hidalgo se acerca a tomar la agua bendita de la mano del canónigo "Aquí tienen VV. al hereje,", le dice con una sonrisa de sarcasmo, con esa sonrisa que revela en las arrugas del rostro las arrugas del alma.

Se canta el Te Deum y el generalísimo y sus compañeros se retiran al Palacio de la Audiencia.

El pueblo no le deja dar un paso, y penetra por la multitud, como una cuña, que va abriendo una masa.

Hidalgo está entre nosotros.

Bendito el que viene en el nombre del Señor.

Fuente:

Independencia Nacional. Tomo I. Antecedentes – Hidalgo. Instituto de Investigaciones Bibliográficas. Seminario de Independencia Nacional. Universidad Nacional Autónoma de México. México. (Primera edición 1986-1987) Segunda edición 2005. Páginas 388-389. Tomado de Hernández y Dávalos. Colección...., vol. 2. doc. 114, p. 218.