Buscar en  
  Página principal

  Conquista

  Independencia

  Revolución

  Siglo XXI

  Siglo XX

  Siglo XIX

      1890-1899

      1880-1889

      1870-1879

      1860-1869

      1850-1859

      1840-1849

      1830-1839

      1820-1829

      1810-1819

          1819

          1818

          1817

          1816

          1815

          1814

          1813

          1812

          1811

          1810

      1800-1809

  Siglo XVIII

  Siglo XVII

  Siglo XVI

  Siglo XV

Siglo XIX > 1810-1819 > 1810

Miguel Hidalgo nombra embajador en Washington a Pascasio Ortiz de Letona.
Guadalajara, a 13 de diciembre de 1810.

El servil yugo y tiránica sujeción en que han permanecido estos feraces Estados el dilatado espacio de cerca de tres siglos; el que la dominante España poco cauta, haya soltado los diques a su desordenada codicia, adoptando sin rubor el cruel sistema de su perdición y nuestro exterminio en la devastación de aquella, y comprometimiento de estos; el haber experimentado que el único objeto de su atención en el referido tiempo sólo se ha dirigido a su aprovechamiento y nuestra opresión, ha sido el desconocido vehemente impulso, que desviando a sus habitantes del ejemplar, o mejor diremos, delincuente y humillante sufrimiento en que yacían, se alarmaron, nos erigieron en jefes, y resolvimos a toda costa o vivir en libertad de hombres, o morir tomando satisfacción de los insultos hechos a la Nación.

El estado actual nos lisonjea de haber conseguido lo primero, cuando vemos conmovido y decidido a tan gloriosa empresa a nuestro dilatado continente.

Alguna gavilla de europeos rebeldes y dispersos no bastará a variar nuestro sistema ni a embarazarnos las disposiciones que puedan decir relación a las comodidades de nuestra Nación.

Por tanto y teniendo entera confianza y satisfacción en vos, D. Pascasio Ortiz de Letona, nuestro Mariscal de Campo, plenipotenciario y embajador de nuestro cuerpo cerca del supremo Congreso de los Estados Unidos de América, hemos venido en elegiros y nombraros, dándoos todo nuestro poder y facultad en la más amplia forma que se requiere y sea necesaria, para que por Nos y representando nuestras propias personas, y conforme a las instrucciones que os tenemos comunicadas, podáis tratar, ajustar y arreglar una alianza ofensiva y defensiva, tratados de comercio útil y lucroso para ambas naciones, y cuanto más convenga a nuestra mutua felicidad, accediendo y firmando cualesquiera artículos, pactos o convenciones conducentes a dicho fin; y Nos obligamos y prometemos en fe, palabra y nombre de la Nación, que estaremos y pasaremos por cuanto tratéis, ajustéis y firméis a nuestro nombre, y lo observaremos y cumpliremos inviolablemente, ratificándolo en especial forma.

En fe de lo cual mandamos despachar la presente, firmada de nuestra mano y refrendada por el infrascripto nuestro consejero y primer Secretario de Estado y del Despacho.

Dado en nuestro palacio nacional de Guadalajara, a trece días del mes de diciembre de 1810 años.

Miguel Hidalgo, Generalísimo de América.

Ignacio de Allende, Capitán General de América.

José María Chico, Ministro de Gracia y Justicia, Presidente de esta Nacional Audiencia.

Lic. Ignacio Rayón, Secretario de Estado y del Despacho.

José Ignacio Ortiz de Salinas, Oidor sub-decano.

Lic. Pedro Alcántara de Avendario, Oidor de esta Audiencia nacional.

Francisco Solórzano, Oidor.

Lic. Ignacio Mestas, Fiscal de la Audiencia.

Fuente:

Independencia Nacional. Tomo I. Antecedentes – Hidalgo. Instituto de Investigaciones Bibliográficas. Seminario de Independencia Nacional. Universidad Nacional Autónoma de México. México. (Primera edición 1986-1987) Segunda edición 2005. Páginas 340-342. Tomado de: Lucas Alamán. Historia de México, vol. II, doc. 7.

Nota en el mismo libro sobre el texto anterior:

El 13 de diciembre de 1810, a tres meses del inicio de la Independencia, Miguel Hidalgo nombró por primera vez a un embajador extraordinario y ministro plenipotenciario.

Pascasio Ortiz de Letona, guatemalteco residente en Guadalajara, recibió la siguiente carta credencial para dirigirse a los Estados Unidos de Norteamérica con las más amplias facultades.

Aunque el texto resulte extraño por su estilo, demuestra la importancia que los insurgentes atribuían a las buenas relaciones con Norteamérica, pues la carta no sólo iba firmada por Hidalgo, sino también por Allende, Rayón y otros.

Este documento nunca llegó a su destino.

El embajador Ortiz de Letona, hecho prisionero en Molango, murió poco tiempo después.