Buscar en  
  Página principal

  Conquista

  Independencia

  Revolución

  Siglo XXI

  Siglo XX

  Siglo XIX

      1890-1899

      1880-1889

      1870-1879

      1860-1869

      1850-1859

      1840-1849

      1830-1839

      1820-1829

      1810-1819

          1819

          1818

          1817

          1816

          1815

          1814

          1813

          1812

          1811

          1810

      1800-1809

  Siglo XVIII

  Siglo XVII

  Siglo XVI

  Siglo XV

Siglo XIX > 1810-1819 > 1810

Miguel Hidalgo explica por qué no avanzó sobre México después de la batalla del Monte de las Cruces.
13 de Noviembre de 1810.

Cuartel General de Celaya.

Sr. Cura Don José María Morelos:

Han llegado a mí noticias que la retirada que tuvimos en el Monte de las Cruces, se ha interpretado como una derrota, cosa que puede desalentar a los pusilánimes, por lo que tengo a bien exponer a usted lo que pasó.

El vivo fuego que por largo tiempo mantuvimos en el choque de las Cruces debilitó nuestras municiones en términos que convidándonos la entrada a México las circunstancias en que se hallaban, por este motivo no resolvimos su ataque, y sí el retroceder para habilitar nuestra artillería.

De regreso encontramos el ejército de Calleja y Flon con quienes no pudimos entrar en combate por lo desproveido de la artillería, sólo se entretuvo un fuego lento y a mucha distancia entre tanto se daba lugar a que se retirara la gente sin experimentar quebranto, como lo verificó.

Esta retirada necesaria por la circunstancia, tengo noticia se ha interpretado por una total derrota, cosa que tal vez puede desalentar a los pusilánimes, por lo que he tenido a bien disponer a usted esto para imponga a los habitantes de esa ciudad en que de la retirada mencionada no resultó más gravamen que la pérdida de algunos cañones y unos seis u ocho hombres que se ha regulado perecieron o se perdieron; pero que ésta no nos debe ser sensible así porque en el día está reunida nuestra tropa, como porque tengo montados y en toda disposición cuarenta y tantos cañones reforzados de a 12-16 y de otros calibres en diversos puntos, por lo que concluidos los más que se están vaciando, y provistos de ayudante, bata y metralla, no dilataré en acercarme a esa capital de México con fuerzas más respetables, y temibles a nuestros enemigos.

Me dirá usted en contestación cómo se hallan esos ánimos, qué noticias corren con alguna probabilidad, qué se dice de México, Tlaxcala, etc., y últimamente cuanto ocurra.

Es regular se hallan reunido los bienes de los europeos y el que se hayan vendido algunos, el dinero existente de éstos de rentas, y lo más que pueda realizarse de acuerdo con el corregidor me lo remitirá para la conclusión de mis disposiciones.

Dios guarde a usted muchos años.

Noviembre 13 de 1810.

Miguel Hidalgo, Generalísimo de América.

Nota: Luis I. Rodríguez, en su obra Lumbre brava de mi pueblo, p. 148, comenta respecto al anterior documento: "Por demás curiosa resulta la lectura de la carta circular que el párroco de Dolores dirigió a todas las autoridades emanadas de la rebelión, en la que trató de explicarles los motivos de sus operaciones, para restablecer la confianza menoscabada en la opinión pública, y poder acallar el retumbo de censuras que se había formado en su contra).

Fuente:

Miguel Hidalgo. Documentos por la Independencia. Compilación y estudio preliminar: José Antonio Martínez A. Comité Conmemorativo del CCL Aniversario del Natalicio de Don Miguel Hidalgo y Costilla. LVIII Legislatura de la Cámara de Diputados. Primera edición. México, 2003, p. 87-89.

Tomado de: Documentos Básicos de la Independencia. 1810-1821. René Cárdenas Barrios. México, 1979, p. 203.; y de: Colección de Documentos para la Historia de la Guerra de Independencia de México, de 1808 a 1821. Juan E. Hernández y Dávalos. Instituto Nacional de Estudios Históricos de la Revolución Mexicana. Edición facsimilar. México, 1985, Tomo II, p. 121.