Buscar en  
  Página principal

  Conquista

  Independencia

  Revolución

  Siglo XXI

  Siglo XX

  Siglo XIX

  Siglo XVIII

      1790-1799

          1799

          1798

          1797

          1796

          1795

          1794

          1793

          1792

          1791

          1790

      1780-1789

      1770-1779

      1760-1769

      1750-1759

      1740-1749

      1730-1739

      1720-1729

      1710-1719

      1700-1709

  Siglo XVII

  Siglo XVI

  Siglo XV

Siglo XVIII > 1790-1799 > 1799

Declaraciones de nuevos testigos; José María Morelos solicita se busque el acta bautismal en Ytúcuaro.
Nocupétaro, septiembre 4 de 1799.

En 4 de septiembre de dicho año volvió Guillermo Mingochea con su mujer Candelaria (alias Marcela) y dos hombres de campo. (Ver Nota 1)

El uno dijo que se llama José María Gamiño, de calidad español, de edad de 27 años; y que el día antes a las

12 del día, estando en casa de Mingochea su vecino, oyó una voz que le dijo: "José María, por amor de Dios, que seas padrino de esta muchacha; es gana que vayan a Ytúcaro, porque no está bautizada y está a riesgo de condenarse.

¡Válgame Dios, qué penas!"

A lo que preguntó él: ¿De dónde son esas penas? y le respondió: "del infierno".

A lo que dijo él: "Ave María santísima".

Y respondió: "en gracia de Dios concebida".

Y que al mismo tiempo estaba toda la familia de Mingochea junto a él; y que para asegurarse le preguntó: "¿por qué no la habían bautizado?"

Y respondió: "mi marido tuvo la culpa y yo, porque con el dinero de la limosna nos embriagamos y nos volvimos sin bautizarla, y por eso ando penando".

Dice también que le preguntó "si lo que había dicho podría repetirlo delante de testigos.

Y respondió: "ojalá y hubiera muchos".

Y que a las 3 de la tarde volvió con un arriero llamado Juan Cruz y con Juan José Alvarado, el que solo vino del rancho.

Y que delante de ellos repitió que no estaba bautizada aquella muchacha.

Inmediatamente Juan José Álvarez dijo que éste era su nombre, de calidad indio coyote (bastante ladino), de edad de 31 años, casado con María Dionisia Calvillo, vecina de Santa Bárbara en el rancho de Las Trojes; y que a él y al arriero Juan Cruz los llamó José María Gamiño a la casa de Mingochea y que estando en ella dijo el tal Gamiño:

Di todo lo que tengas que hablar, ya estamos aquí; y que serían las 3 de la tarde cuando oyó esta voz: "Haya profias; esta muchacha no está bautizada, porque no está bautizada".

Y que está asegurado de que no era fingido.

En dicho día casualmente llegó a estas casas curales un hombre llamado Apolinario Gallegos, vecino de esta jurisdicción, y conoció a la expresada Candelaria y dijo que 14 años que conoce a la dicha y mucho tiempo padeció y que él con otros presenció el que se la llevaron desnuda por una barranca y en un agujero la hallaron encajada de cabeza; y que entre tres o cuatro hombres no pudieron detenerla cuando salió de la casa; que es voz común que no está bautizada, pero que no sabe la realidad.

Luego yo dicho cura tomé todas estas razones que juraron los declarantes, instruidos del juramento.

Y dejando en estas casas curales a María Candelaria, mandé a su marido que dentro de 4 días trajera la fe de bautismo o constancia de no hallarse en Ytúcuaro.

— o —

Nota:

1. Museo Casa de Morelos, vitrina de exposición, Herrejón Peredo, Morelos I, 1984, doc. 59, pp. 155-158.

Fuente:

José María Morelos y Pavón, documentos de su vida y lucha revolucionaria 1750 - 1816. Suma documental en formato electrónico. IX volúmenes. Tercer volumen. El cura Morelos, 1798-1810. Investigación, selección, arreglo, revisión y notas del presente volumen: Felipe I. Echenique March, Juan Manuel Pérez Zevallos, Héctor Cuauhtémoc Hernández Silva. Coordinación, elaboración y diseño de su consulta electrónica: Aurelio López López, Dulce María Millán Zárate, Álvaro O. López García, Héctor Cuauhtémoc Hernández Silva. México, 2013.

http://mhiel.mx/Morelos/idx1.htm