Buscar en  
  Página principal

  Conquista

  Independencia

  Revolución

  Siglo XXI

  Siglo XX

  Siglo XIX

  Siglo XVIII

      1790-1799

      1780-1789

          1789

          1788

          1787

          1786

          1785

          1784

          1783

          1782

          1781

          1780

      1770-1779

      1760-1769

      1750-1759

      1740-1749

      1730-1739

      1720-1729

      1710-1719

      1700-1709

  Siglo XVII

  Siglo XVI

  Siglo XV

Siglo XVIII > 1780-1789 > 1788

Miguel Hidalgo, como apoderado de María Josefa Picado y Avendaño, solicita al obispado de Michoacán una copia del avalúo de la hacienda de Corralejo.
Valladolid, 1 y 5 de agosto de 1788.

Ilustrísimo señor: (Ver Nota 1)

El bachiller Miguel Hidalgo, presbítero de este obispado, sacristán propietario de la parroquia de Santa Clara, como apoderado de la señora doña María Josefa Picado y Avendaño, dueña de la hacienda de Corralejo, como más haya lugar ante vuestra señoría ilustrísima parezco y digo:

Que al derecho de mi parte conviene hacer constar el avalúo íntegro de la repetida hacienda de Corralejo, para cierto ocurso que tiene que hacer, y hallándose en esta secretaría de Gobierno dicho avalúo original para cierta pretensión de réditos que para mi parte hice, en cuya atención suplico rendidamente a vuestra señoría ilustrísima mande se me dé un testimonio íntegro de dicho avalúo.

Por tanto,

A vuestra señoría ilustrísima suplico se sirva mandar hacer como pido que en ello recibirá mi parte bien y merced, etcétera.

Bachiller Miguel Hidalgo y Costilla

[Rúbrica]

- - - - - - - - - -

Valladolid, agosto 1 de 1788.

Por presentada, dése al suplicante el testimonio del avalúo que expresa, auténticos en forma, sobre la que haya lugar con el ilustrísimo señor maestro deán fray Antonio de San Miguel, obispo de Michoacán del consejo de su majestad, mi señor, así lo decretó y rubricó.

[Rúbrica]

Ante mí, José Aguilera, secretario.

- - - - - - - - - -

[Al margen:

Avalúo.]

Incontinenti, y en ratificación del cargo que tienen aceptado y juramento celebrado dijeron que conocen la hacienda de San Diego de Corralejo, y por muchos años la han traqueado a palmos, como se dice, y juntamente les consta por las escrituras de la propiedad que goza en ella doña María Josefa Picado y Avendaño viuda del capitán don José Ignacio de Melgarejo, vecina de la corte de México, que la expresada hacienda se compone de veinte y uno sitios de ganado mayor, veinte y siete de menor y veinte y cinco caballerías; y por su propia vista y experiencia saben que todos los sitios de ganado mayor, los cinco de menor y las veinte y cinco caballerías son tierras labradas de pan llevar en precios de la agricultura, pingües y fructíferas con la recomendable circunstancia de hallarse resguardada de muchísimos potreros hechos de piedra y en partes de madera a toda fortaleza y costo, a lo que se deben agregar una capilla y dos trojes, las tres piezas de cantería, bóvedas y muy espaciosas.

Ítem: tiene la hacienda en los sitios incultos buenos criaderos por pastos en cañadas, salitres y aguas, cuanto puede ser apreciable para la bondad de haciendas; por cuyo mérito registran, o avalúan cada uno de los sitios de ganado mayor, por la cantidad de siete mil ciento setenta y cinco pesos; las veinte y cinco caballerías, por dos mil y quinientos pesos y los veinte y siete sitios de ganado menor a razón de setecientos pesos, cada uno, que unidos unos con otros al valor apreciado, haciendo el de la referida hacienda de Corralejo al de ciento setenta y dos mil setenta y cinco pesos salvo yerro de cuenta y añadiendo, como añaden, los avaluadores, bajo la formalidad con que están exponiendo su dictamen que no dieran los dueños la hacienda por la cantidad expresada en atención a las proporciones que logra para cuantiosas siembras de trigo, siempre que con algún costo requieran destinar parte de sus tierras a ello.

Y en este modo han hecho el avalúo y valorado la hacienda, oído leer su dictamen se afirmaron, y ratificaron en él bajo el juramento que tienen hecho, declararon ser de oficio labradores, tener don Antonio Quintana cincuenta y seis años de edad, y don Joaquín Maldonado cuarenta y ocho, ser vecinos de esta jurisdicción y no tocarle[s] generales.

Firmaron con el señor juez eclesiástico, doy fe.

Doctor Antonio de Tejeda

[Rúbrica]

Antonio Quintana

[Rúbrica]

Joaquín Maldonado

[Rúbrica]

José Anastasio de Terán [rúbrica], notario nombrado.

Concuerda con su original a que me refiero, que queda en el archivo de esta secretaría de Gobierno de mi cargo; y para que conste donde convenga, de pedimento del bachiller don Miguel Hidalgo, como apoderado y de mandato de su señoría ilustrísima el obispo mi señor, doy el presente en dos fojas útiles, siendo testigos don José María de Molina y don Juan Sáenz Santamaría, vecinos de esta ciudad de Valladolid, donde en fecha a cinco días del mes de agosto de mil setecientos ochenta y ocho años.

En testimonio de verdad, don José Aguilera, secretario.

[Fuente: UIA, Colección documental / I, 84.]

Notas:

1. 1 y 5 de agosto de 1788, Valladolid.

2. UIA: Universidad Iberoamericana.

Fuente:

Miguel Hidalgo y Costilla. Documentos de su vida 1750-1813. 4 Tomos. Investigación, recopilación, transcripción, edición y notas: Felipe I. Echenique March y Alberto Cue García. Instituto Nacional de Antropología e Historia. México, primera edición. 2009. Volumen I: 1750-1799. 662 pp.