Buscar en  
  Página principal

  Conquista

  Independencia

  Revolución

  Siglo XXI

  Siglo XX

  Siglo XIX

  Siglo XVIII

      1790-1799

      1780-1789

      1770-1779

      1760-1769

      1750-1759

          1756

          1754

          1753

          1750

      1740-1749

      1730-1739

      1720-1729

      1710-1719

      1700-1709

  Siglo XVII

  Siglo XVI

  Siglo XV

Siglo XVIII > 1750-1759 > 1754

Real Cédula en que S. M. dá instruccion del modo en que se han de dirigir las mercedes, y ventas de citios realengos,y valdíos que son á cargo de los Exmos. Sres. Virreyes y Precidentes de las Reales Audiencias.
San Lorenzo el Real, Octubre 15 de 1754.

EL REY.--

Habiendo manifestado la experiencia los perjuicios que causan á mis vasallos de las Indias la providencia que se dió por Real Cédula de 24 de Diciembre 1735 sobre que los que entrassen en los bienes realengos de aquellos dominios acudiessen precisamente á mi Real Persona á impetrar su confirmacion en el término que se les señaló bajo el apercevimiento y pena de su perdimiento, sino lo hiciessen: por lo qual muchas personas dejan de aprovecharse de este beneficio, por no poder costear el recurso á esta Corte para impetrarla, siendo de poca cantidad, ó de pequeños citios, ó de solo algunas caballerías las que han compuesto, ó comprado, y los que acuden por ser de mayor concideracion sus costas, es á gran costa por los testimonios que para ello tienen que presentar, remicion de caudales, nombramiento de Agentes, y otros gastos indispensables que exceden regularmente en mucha parte el costo principal que han hecho en la compra, ó compocicion los mismos realengos ante los Subdelegados, á que es cossiguiente hallarse sin cultura muchos citios, y tierras que abastecerian con su labor, y crias de ganado las Provincias, y el que otras personas se mantengan en terrenos usurpados por defecto de títulos, sin darles sobre la cultura toda la labor correspondiente por temor de ser denunciados, y procesados sobre ello, de que igualmente resulta perjuicio á mi Real Hazienda assi en caracter del producto de sus rentas, como del que por consiguiente dimana al comun, y al estado de la labranza, y crianza: He resuelto que en las mercedes, ventas, y compociciones de realengos citios, y valdíos hechas al presente, y que se hizieren en adelante se observe, y practique precisamente lo contenido en esta instruccion.

Que desde la fecha de esta mi Real Resolucion en adelante quede privativamente al cargo de los Virreyes, y Precidentes de mis Reales Andiencias de aquellos Reynos la facultad de nombrar los Ministros Subdelegados que deben egercer la venta, y compocicion de las tierras y valdíos que me pertenecen en dichos dominios expidiéndoles el nombramiento, ó título respectivo con copia auténtica de esta instruccion, con la precisa circunstancia de que los expresados Virreyes y Precidentes dén puntual aviso á mi Secretaría de Estado, y despacho universal de Indias de los Ministros en quienes subdeleguen respectivamente en sus distritos y pagares que ha sido costumbre los haia, ó pareciere los que al presente egercen la citada comicion, bien entendido, que estos, y los que en adelante nombraren los enunciados Virreyes, y Precidentes puedan subdelegar su comicion en otra por las partes, y Provincias distantes de los de sus recidencias como antes se egecutaba, quedando en virtud de esta providencia mi Consejo de las indias, y sus Ministros inhividos de la direccion, y manejo de este ramo de Real Hazienda.

Que los Juezes y Ministros en quienes se subdelega la jurisdiccion para la venta, y compocicion de lo realengo procederán con suavidad, templanza y moderacion con procesos vervales, y no judiciales en las que poseyeren los indios, y en las demas que hubieren menester en particular para sus labores, labranza, y crianza de ganados: pues por lo tocante á las de comunidades, y las que le están concedidas á sus pueblos por gastos, y egidos no hade haver novedad, manteniéndoles en pocesion de ellas, y regenteándololes en las que se le huvieren usurpado, concediéndoles maior estencion en ella, segun la exigencia de la poblacion, no usando tampoco de rigor con las que ya poseyeron españoles, y gentes de otras castas teniendo presente para unos, y otros lo dispuesto por las leyes 14, 15, 17, 18, 19, tít. 12, lib. 4 de la Recopilacion de Indias.

Que recivida que sea por cada uno de los subdelegados principales, que hasta ahora son, y en adelante nombraren en cada Provincia, esta instruccion, y el nombramiento que en la forma referida en el cap. 1º se les hade expedir libren por su parte los órdenes generales á los Justicias de las cabezeras, y lugares principales de su respectivo distrito, mandando se publique en ellos en la forma que se paractica con otros ordenes generales que expiden los Virreyes, Precidentes, y Audiencias en los negocios de mi servicio para que todas, y qualesquiera personas que poseyeren realengos, estén ó no pobladas, cultivadas, y labradas desde al año de 1700 hasta el dia de la notoriedad, y publicacion acudan á manifestar ante el mismo subdelegado por si mismos, ó por medio de sus correspondientes, ó apoderados los títulos, ó despachos en cuia virtud los poseen, señalando para esta exhivicion el término competente, y proporcionado segun la distancia con apercevimiento de que serán despojados, y lanzados de las tales tierras y se hará merced de ellas á otros, si en el término que se les asignáre dejaren de acudir sin justa y legítima causa á la manifiestacion de sus títulos.

Que constando por sus títulos, ó instrumentos que assi se presentaren, ó por otro qualquier medio legal estár en pocession de tales realengos en virtud de venta, ó compocicion, antes de hecha por los subdelegados que han sido de esta comicion antes del citado año de 1700, aunque no estén confirmadas por mi Real Persona, ni por los Virreyes, y Precidentes les dejen en la libre, y quieta possesion de ellas, sin causarles la menor molestia, ni llevarles derechos algunos por estas diligencias en conformidad de la ley 18, tít. 4 de la Recapilacion de Indias, haziendo notar en los tales títulos que manifestaren haver cumplido con esta obligacion con esta obligacion para que en adelante no puedan ser turbados, ni denunciados en ellos, ni sus succesores en los tales realengos, y no teniendo títulos, les deberá bastar la justificacion que hicieren de aquella antigua posession, como título de justa prescripcion, en inteligencia de que sino tubieren cultivadas ó labradas tales realengas, se les debe señalar el término de tres meses que prescribe la ley 11 del citado título y libro y el que paresca competente para que lo hagan, con apercevimiento que de lo contrario se hará merced de ellos á los que denunciáren con la misma obligacion de cultivarlos.

Que los poseedores de tierras vendidas, ó compuestas por los respectivos subdelegados desde el citado año de 1700 hasta el presente no puedan tampoco ser molestados, inquietados, ni denunciados ahora, ni en tiempo alguno constando tener las confirmaciones por mi Real Persona, ó por los Virreyes, y Precidentes de las Audiencias de los respectivos distritos en el tiempo en que usaren de esta facultad, pero los que las poseyeren sin esta precisa calidad deberán acudir á impetrar la confirmacion de ellas ante las Audiencias de sus distritos ó Ministros á quienes se comete facultad para esta nueva instruccion: los quales en vista del proceso que se hubiere formado por los Subdelegados en órden á la medida, y abaluo de las tales tierras, y del título que se hubiere despachado examinarán si la venta, ó compocicion está hecha sin fraude, ni colucion, y en precios proporcionados, y equitativos con vista, y audiencia de los fiscales para que con atencion á todo, y constando haver entregado en cajas Reales el precio de la venta, ó compocicion, y derecho de media annata respectivo, y haziendo de nuevo aquel servicio pecuniario que paresca conveniente les despachen en mi Real nombre la confirmacion de sus títulos con las quales quedará legitimado en la posession, y dominio en tales tierras, agenas ó valdíos sin poder en tiempo alguno ser inquietados los posesores ni sus succesores universales, ni particulares.

Que si de los procesos que deben haver formado para las ventas y compociciones no confirmadas desde el año de 1700 constare no haverse medido, ni apreciado los tales realengos como se tiene entendido ha sucedido en algunas Provincias se suspenda el despachar su confirmacion, hasta tanto que esto se egecute, y segun el mas valor que resultare por las medidas, y valuos deberá regularse el servicio pecuinario que hade preceder á la confirmacion.

Que igualmente se hade contener en las órdenes generales que como va dicho se hande librar por los Subdelegados á las Justicias de las cabezeras, y partidos de su Distrito la cláusula, de que las personas que hubieren excedido los límites de lo comprado, agregándose, ó introduciéndose en mas terrerno de lo contenido, estén, ó no confirmadas las posessiones principales, acudan precisamente ante ellos á su compocicion, para que el exceso, precediendo medida, y avaluo se les despache título, y confirmacion, con apercevimiento de que adjudicarán los terrenos assí ocupados en una moderada cantidad á los que los denunciaren, y que igualmente se adjudicarán al Real Pratimonio para venderlos á otros terceros aunque estén labradas, plantadas, ó con fábricas los realengos ocupados sin título, si pasados el término que se asignare no acudieren á manifestarlos, y tratar de su compocicion, ó confirmacion los intrusos poseedores, los que se hade cumplir, y ejecutar sin excepcion de personas, comunidades de qualquier estado, ó calidad que sean.

Que los que denunciaren tierras, citios, suelos, aguas, valdíos, y yermos se les dará recompensa correspondiente, y admitirá á moderada compocicion de aquellos que denunciaren ocupados sin justo título, y que esto se incluia tambien en el vando que los Subdelegados que se nombraren deben hazer publicar en sus respectivos Distritos.

Que por las Audiencias respectivas se despachen por providencias y en mi Real nombre las confirmaciones con precedente vista fiscal de ellas (como vá expresado) sin mas gasto judicial de las partes que el de los derechos de la provicion segun aranzel á cuio fin recogerán los delegados de sus Distritos los autos que hubieren hecho sobre la venta, ó compocicion de que se pidiesse la confirmacion: con los quales, y segun el valor en que se hubieren regulado los terrenos, y con atencion al beneficio que he tenido por bien dispensar á aquellos mis vasallos, relevándoles de los costos de acudir á mi Real Persona por las confirmaciones podrán arbitrar el servicio pecuinario que deben hazer por esta merced.

Que á fin de evitar costos, y dilaciones en la expedicion de estos negocios, como sucederia, si despues de despachados los títulos por los Subdelegados, acordassen las Audiencias nuevas diligencias de medidas, y avaluos, y otras que deben los Subdelegados remitir en consulta á las Audiencias respectivas, los autos original es que sobre cada negocio se hubieren hecho, y estimaren concluidos, y en estado de despachar los títulos para que vistos por ellas con audiencia de los fiscales se lo debuelban, ó bien para que expidan los títulos por no ofrecerse reparo, ó para evacuar las diligencias que se previnieren, y facilitar de esta forma la brebe expedicion de las Reales confirmaciones, sin la duplicacion de nuevo título.

Que las Reales Audiencias conozcan en grado de apelacion de las determinaciones, y sentencias que dieren los Subdelegados en los que á cerca de la venta, ó compocicion de realengos, sus denunciaciones, medidas, y tasaciones se origine algun pleito con cuia providencia se evitará también á aquellos vasallos en costoso recurso al Consejo, y el que algunos por no poder hazerlo abandonen su justicia.

Que en las Provincias distantes de las Audiencias ó en que haia mar de por medio, como Caracas, Havana, Cartagena, Buenos Aires, Panamá, Yucatán, Cumaná, Margarita, Puerto Rico, y otras de iguales circunstancias se despechen las confirmaciones por sus Gobernadores con acuerdo de los oficiales y del teniente general letrado en donde le hubiere, y que los mismos Ministros determinen igualmente las apelaciones que se interpusieren del Subdelegado que estubiere nombrado, ó se nombrare en cada una de las expresadas Provincias, ó Islas sin acudir á la Audiencia ó Chancillería del Distrito sino en caso de no estar conformes las dos sentencias: y esto de oficio, y por vía de consulta para evitar los costos de los recursos por apelacion. Y en donde hubiere dos oficiales existentes hará el mas moderno oficio de defensor de la Real Hazienda en estas causas, y el mas antiguo el de conjuez con el Governador, asesorando quando no haya Auditor, ó Teniente de Governador, y sea de derecho la deuda con cualquier letrado de dentro ó fuera del Distrito; y en donde hubiere solamente un oficial se nombrará por defensor de la Real Hazienda á qualquiera persona inteligente del vecindario: siendo igualmente del cargo de los Governadores conjuezes, examinar á cerca de las compociciones de los Subdelegados lo mismo que vá expresado para las Audiencias.

Que lo que importáren las ventas, y compociciones de cada Audiencia, y partido, y servicio pecuinario que se causare de las confirmaciones, entre por cuenta aparte, por libro separado en las correspondientes cajas Reales y las Audiencias, y Precidentes de ellas los Governadores, y oficiales de los partidos me darán cuenta por mano de mi secretario del Despacho de Indias de lo que hubiere producido este ramo de Real Hazienda en cada un año para que sobre sus noticias pueda yo dar á este caudal el destino que mas convenga á mi servicio.

Respecto de que por lo que se actuare por los Subdelegados que se nombraren para la administracion de este ramo no se hande exigir de las partes derechos algunos, tengo á bien de asignar á cada uno por vía de ayuda de costa el 2 por 100 de lo que importaren las ventas, y compociciones que hicieren, con lo acordado por el Consejo en su instruccion del año de 1696 y los comissionados ante quienes se actuare solo deberán percivir los derechos segun aranzel, de que hande certificar al fin del proceso, procediendo contra ellos las Audiencias, y Governadores respectivos en caso que contravengan.

Todo lo prevenido en esta instruccion es mi voluntad se ejecute precisa, y puntualmente por mis Virreyes, Audiencias y Governadores de todos mis dominios de Indias, y por los Subdelegados, y demas personas á quienes toca, y puede tocar su cumplimiento, sin ir contra su tenor por causa alguna, ó motivo por ser lo que conviene á mi Real Servicio, y bien de aquellos vasallos. Y mando que de esta instruccion se tome rason en mi contaduría general de mi Consejo de Indias, y en las Audiencias, Chancillerías, Govierno, y ciudades, sentádolos en sus respectivos libros, y en los tribunales, y contaduria de Real Hacienda, y demas partes que convenga para que todos, y cada uno tenga entendido, y observe, y guarde precisa, é individualmente en la parte que le tocare.

Dado en San Lorenzo el Real á 15 de Octubre de 1754.--

YO EL REY.--

Por mandato del Rey N. S.--

Don Julian de Arriaga.

Fuente:

Legislación mexicana o colección completa de las disposiciones legislativas expedidas desde la independencia de la República. Ordenada por los licenciados Manuel Dublán y José María Lozano.

http://www.biblioweb.dgsca.unam.mx/dublanylozano/