Buscar en  
  Página principal

  Conquista

  Independencia

  Revolución

  Siglo XXI

  Siglo XX

  Siglo XIX

  Siglo XVIII

      1790-1799

      1780-1789

      1770-1779

      1760-1769

      1750-1759

      1740-1749

      1730-1739

          1738

          1737

          1736

          1735

      1720-1729

      1710-1719

      1700-1709

  Siglo XVII

  Siglo XVI

  Siglo XV

Siglo XVIII > 1730-1739 > 1738

Procedimientos oficiales verificados para la obtención de tierra realenga adquirida mediante compra.
México, 30 de abril, 1738.

1. [Auto acordado del virrey para que investigue sobre los terrenos que solicita un particular en Mextitlán]

Don Juan Antonio de Vizarrón, arzobispo de México, virrey, gobernador y capitán general de esta Nueva España, etc.

Por don Juan de Angulo, vecino y del comercio de esta ciudad, se me ha representado hallarse en la jurisdicción de Mextitlán unas tierras realengas nombradas Tampochocho, Cerro del Gobernador y Miraflores, que atraviesan el río de Moctezuma por sus bajíos.

Las cuales, como tan yermas y despobladas, sólo las habitan indios bárbaros chichimecas, en cuyos parajes y márgenes de dicho río hay en distintas partes algunas cañadas que se compondrán de doce sitios de ganado mayor, con algunos ojos de agua.

Y que pudiéndose, aunque con gran trabajo, reducir a beneficio y poblarlas, no obstante el manifiesto peligro de estar dichos indios rancheados en las cumbres de dichos cerros, me suplicaba fuere servido de hacerle merced de las expresadas tierras y aguas para dicho efecto.

Y por mí vista su pretensión en 22 del corriente, por el presente mando al justicia del partido de Mextitlán haga publicar en aquella cabecera este despacho, en tres días festivos y de mayor concurso, para que llegue la noticia a sus vecinos y pueda reclamarse por el que fuere perjudicado en la merced que solicita dicho don Juan de Ángulo.

Y hecho me informe, con juramento, dicho justicia sobre las conveniencias o inconvenientes que de ellos pueden resultar expresando la cantidad con que le parece puede servir a Su Majestad por esta gracia.

Ejecutando lo mismo le ruego y encargo al cura o ministro de doctrina, de cuya feligresía fueren los referidos parajes.

Y cuyas diligencias remita dicha justicia a este superior gobierno, con la mayor brevedad posible, para que en su vista tomar la resolución correspondiente.

2. [Notificación y publicidad de la pretensión]

Mextitlán, 3 de julio, 1738.

En el pueblo y cabecera de Mextitlán, en tres días del mes de julio de 1738, ante mí, el capitán de guerra don Francisco Freyre, alcalde mayor por Su Majestad de esta provincia, que actuó en ella como juez receptor, con testigos de asistencia, que firman conmigo a falta de escribano público y real que no le hay en las leguas que dispone el derecho, por parte de don Juan de Ángulo, vecino y del comercio de la ciudad de México, se me presentó el despacho y mandamiento del señor virrey, pidiendo su cumplimiento: que visto por mí, obedeciendo el superior mandato de Su Excelencia mandaba, y mandé, se guarde y cumpla y ejecute, según y como en él se contiene, practicando las diligencias que S. E. previene, que por este auto así lo obedezco, mando y firmo. Francisco Freyre, Pedro de Urquizu, José de Rivera.

Mextitlán, 6, 13 y 20 de julio, 1738.

En el pueblo de Mextitlán en seis, trece y veinte días del mes de julio de 1738 yo, el dicho alcalde mayor, en conformidad de lo mandado hoy, en este día, y al salir de misa mayor, en la plaza pública de esta cabecera, a son de caja y clarín y por voz de Antonio de la Peña, pregonero, hice publicar el despacho del Excmo, señor virrey, gobernador y capitán general de esta Nueva España, a la letra, según y como en él se contiene, en presencia de mucha gente y de la república de esta cabecera y para dicho efecto se juntó. Y para que conste, lo asiento por diligencia, y lo firmo con los testigos de mi asistencia que son presentes.

3. [Informe de las autoridades locales]

Mextitlán, 27 de julio, 1738.

El alcalde mayor del Partido de Mextitlán, en obedecimiento del superior mandato de la grandeza de V. E., por el adjunto despacho librado a los 30 días del mes de abril del presente año sobre el denuncio de las tierras nombradas Tampochocho, Cerro del Gobernador y Miraflores hecho por don Juan de Angulo, vecino y del comercio de la ciudad de México, dice:

Que en cumplimiento practicó las diligencias que V. E. se dignó mandarle en orden a la publicidad de dicho despacho en esta cabecera, en tres días festivos, y que así mismo y de ruego y encargo lo hizo notorio al padre fray Lucas Cabeza de Vaca, religioso presbítero, del sagrado Orden del Señor San Agustín, prior y ministro coadjutor de la doctrina y gobierno del pueblo San Pedro Chapulhuacán, de esta jurisdicción, a cuya feligresía tocan y pertenecen las referidas tierras y parajes denunciados.

Quien, en su respuesta, tiene dicho y por ella consta, hará el informe que se le pide y que cerrado y sellado lo despachará a manos de V. E.:

Como consta de las diligencias hechas a continuación del citado despacho y en orden al que V. E. manda le haga dicho alcalde mayor dice que: dichos parajes y tierras se hallan distantes de esta cabecera como cincuenta leguas, de unas serranías y barrancas instransitables y con expresalidad en el presente tiempo de aguas, así por lo peligroso de sus veredas como por los caudalosos ríos que hay, que ni unos ni otros se pueden pasar sin notable riesgo de la vida.

Por cuyos motivos no pasó el dicho alcalde mayor a reconocimiento de ellas, para poder hacer dicho informe a la grandeza de V. E. con toda expresión.

Pero que habiéndose valido de varias personas de toda, inteligencia y verdad para ello resulta el que dichas tierras denunciadas son realengas y que algunas de ellas las están habitando varios indios infieles.

Y que contiguo a ellas se halla formada una ranchería nombrada San Pedro Sochicualco, de indios tributarios del dicho gobierno de Chapulhuacán de esta dicha jurisdicción, quienes no pueden padecer" ningún perjuicio, porque no es comprehendido en el denuncio el paraje de dicha ranchería.

Y que de hacer merced al dicho don Juan de Angulo, denunciante, según lo que parece puede resultar en pro y utilidad del dicho gobierno y su dicha ranchería, pues de que dichas tierras se pueblen y se haga hacienda parece que se facilita el que los dichos tributarios se apeguen al trabajo y no vivan en tanta ociosidad como en la que se mantienen.

Y por lo consiguiente los bárbaros mecos que hoy la habitan con la comunicación frecuente de los operarios y sirvientes que en ella se pusieren, y de los demás tributarios que fueren a trabajar, se reduzcan a recibir el agua del santo bautismo, lo que se consigue la salvación de sus almas, la población de lo yermo y aumento en los reales intereses.

Y que por dicha gracia y merced que dicho denunciante pretende para servir a Su Majestad en la cantidad de 150 pesos.

Todo lo cual jura el dicho alcalde mayor en debida forma. La grandeza y justificación de V. E. determinará lo más conveniente, que será, como siempre, lo mejor y más acertado.

4. [Opinión del cura doctrinero]

Mextitlán, 24 de julio, 1738.

En el pueblo de Mextitlán, en venticuatro de julio de 1738. yo el dicho alcalde mayor, en prosecución de estas diligencias, hallándose en esta cabecera el padre fray Lucas de Vaca, religioso sacerdote del sagrado Orden de San Agustín, cura ministro coadjutor de la doctrina de San Pedro Chapulhuacán, y prior actual de su convento, hospedado en el de este pueblo a cuya doctrina corresponden y pertenecen las tierras que constan denunciadas en el despacho de Su Excelencia.

Y habiendo pasado al convento del señor San Agustín de este dicho pueblo, y a la celda morada de su hospedaje, del ruego y encargo de su Exca. manda en su persona, que doy fe le conozco y le hice notorio ley y le hice saber el contenido de dicho despacho, a la letra y según y como en él se contiene.

Y entendido de su efecto y de lo que su Su Exca. por él se manda dijo lo oye y que procederá a hacer el informe que se le pide sobre las dichas tierras. Y que cerrado y sellado lo despachará a manos de Su Exca.

Y esto dio por su respuesta.

Y lo firmó conmigo y los testigos de mi asistencia y son presentes. Francisco Freyre, Fray Lucas Cabeza de Vaca, Pedro de Urquizu, José de Rivera.

Chapulhuacán, 3 de agosto. 1738.

Ilmo. y Excmo. Señor:

Su Señoría, por despacho expedido en 30 del mes pasado de abril, por la grandeza de V. E. cometido a la justicia del partido de Mextitlán, a pedimento de don Juan de Angulo, vecino y del comercio de esa ciudad, sobre el registro que ha hecho de tierra en esta jurisdicción, nombradas Tampochocho, Cerro del Gobernador y Miraflores, en que se comprenden Tangojo.

Preceptuando la grandeza de V. E. al cura ministro a quien toque la feligresía de dichas tierras, de ruego y encargo, informe de las conveniencias o inconvenientes que de ello pueda seguirse, expresando la cantidad con que les pareciere deber servir dicho denunciante a Su Majestad: y siendo esta doctrina la más inmediata a dichas tierras y por esta razón pertenecer a ella su feligresía, en obedecimiento del superior orden de V. Exca., habiendo reconocido muy por extenso dichas tierras hallo que en lo más elevado de un cerro que está dentro de ellas, se halla una ranchería nombrada San Pedro Xochicuaco, cuyos hijos vecindarios son sujetos de esta cabecera de San Pedro Chapulhuacán. Y estos son tributarios.

Y así mismo gozando los privilegios que las varas de Su Majestad les da -en caso de que fuera pueblo- no les resulta, ni les puede resultar en ningún tiempo impedimento alguno para hacerle la merced a dicho don Juan de Angulo, sino antes especial utilidad a la vecindad y pueblos que, aunque distantes, gozarán del beneficio de tener dónde trabajar y su labranza, a más del particular de su población que cede, en avecindarse lo yermo y despoblado de ellas: con lo cual no es dudable que muchos indios chichimecos que tienen su habitación en las cumbres de los cerros y sus serranías se reduzcan a nuestra santa fe católica, dejando su barbarismo.

Y por lo que mira al servicio que podrá hacer a Su Majestad por dicha merced, siendo dichas tierras fragosísimas y montes y no tener inteligente en lo que pueda valer, para mayor satisfacción de mi conciencia y mejor acertar en el supremo orden de V. S. podrá mandar a personas peritas e inteligentes hagan juicio con lo que podrá servir dicho denunciante a Su Majestad, o lo que pareciere a la grandeza de V. S. que será como siempre, lo mejor.

A cuyos pies quedo, con el rendimiento mayor, rogando a Nuestro señor guarde la vida de V. E. muchos arios.

Fray Lucas Cabeza de Vaca.

5. [Resolución del fiscal]

México, 18 de abril, 1739.

El fiscal de Su Majestad en vista de esta consulta del alcalde mayor de Mextitlán y diligencias hechas en virtud del despacho acordado sobre pretensión de don Juan de Angulo de que se le adjudiquen ciertas tierras, teniendo presente el informe del cura maestro del partido dice que atento a constar dichas diligencias no siguiese perjuicio ninguno de tercero en la adjudicación pretendida por dicho don Juan de Ángulo antes sí la validad a los indios que en su inmediación tienen una ranchería: porque reducidas a labor dichas tierras tendrán dónde trabajar y buscar su sustento y aun se conseguirá el que se congreguen muchos indios mecos que andan dispersos por aquella serranía le servirá la grandeza de V. E., siendo de su agrado, adjudicar a dicho Juan de Ángulo las tierras denunciadas exhibiendo éste la cantidad de los 150 pesos en que dicho alcalde mayor las estima y lo que se le regulare de media anata.

Y que hechos los enteros se le libre el despacho para su posesión, cometido al alcalde mayor con la expresa calidad de que hayan de quedar en beneficio de los Indios de las 600 varas que según se denuncia actualmente gozan, aunque hoy por hoy es sólo ranchería puede, con e! tiempo, reducirse a pueblo habiendo número competente de familias según previenen las leyes, sobre todo V. E. resolverá lo que tuviere por más justicia.

6. [Dictamen del asesor general]

México, 12 de noviembre, 1739

Excmo. Señor:

Estas diligencias ejecutadas sobre el denuncio de doce sitios de ganado mayor que hizo por baldíos y realengos don Juan de Angulo vienen arregladas al acordado y bien que se le haga merced de ellos que pretende. como en la antecedente respuesta reconoce el señor fiscal de Su Majestad que la calidad que deduce de las 600 varas a favor de los naturales de las rancherías para que debajo de ellas corra la merced es conforme a las reales disposiciones y ordenanzas, y conveniente y útil al denunciador: para que desde el principio se midan y enteren con lo que en lo venidero se excusará de litigios que se le pueden mover.

Por lo que siendo del superior agrado de V. E. se servirá de conformarse con dicha respuesta fiscal mandando hacer en todo como en ella se propone, y que en conformidad de ella y con expresión de la calidad se le libre a la parte el título o despacho correspondiente.

7. [Pago del importe estipulado por la venta de tierras]

México, 20 de noviembre, 1739

A los oficiales reales de la real hacienda

Manden vuestras mercedes recibir, de la parte de don Juan de Ángulo, a quien Su Exca. se ha servido adjudicar las tierras realengas nombradas Tampochocho, en jurisdicción de Mextitlán, ciento cincuenta pesos en que se apreciaron.

De cuyo entero les darán vuestras mercedes certificación y se tomará razón en el tribunal de cuentas de esta Nueva España.

En veinticuatro días de noviembre de 1739 don Juan de Angulo, a quien el Excmo. señor virrey de este reino se sirvió adjudicarle unas tierras realengas lombradas Tampochocho, en jurisdicción de Mextitlán, cuyo valor se le dio le 150 pesos.

Enteró en la real caja de esta corte el real derecho de media anata siete pesos y cuatro tomines, que causó con dicha adjudicación, como consta del billete de su regulación y entero.

AGN. Tierras. vol. 2255.

Fuente:

Francisco de Solano. Cedulario de tierras. Compilación. Legislación agraria colonial (1497-1820). Instituto de Investigaciones Jurídicas. Universidad Nacional Autónoma de México. Primera edición: 1984. Segunda edición: 1991. México.

http://biblio.juridicas.unam.mx/libros/libro.htm?l=387