Buscar en  
  Página principal

  Conquista

  Independencia

  Revolución

  Siglo XXI

  Siglo XX

  Siglo XIX

  Siglo XVIII

      1790-1799

      1780-1789

      1770-1779

      1760-1769

      1750-1759

      1740-1749

      1730-1739

      1720-1729

      1710-1719

      1700-1709

          1708

          1703

          1702

  Siglo XVII

  Siglo XVI

  Siglo XV

Siglo XVIII > 1700-1709 > 1708

Real cédula ordenando que un oidor, juez de propios, supervise los de la ciudad de México, en vista de las irregularidades cometidas en los bienes de propios dentro del término de las quince leguas.
Madrid, 20 de febrero, 1708.

El Rey.

Por cuanto en nombre de la ciudad de México se me ha presentado que por la ley 3, título 8, libro I de la Recopilación de Indias tiene señaladas quince leguas de términos, jurisdicción, propios y ejidos, y habiendo reconocido que 194 la mayor parte de ellos se había nulamente hecho por el mal gobierno de sus capitulares y los muchos empeños a que se hallaba afecta, se mandó al Real Acuerdo de México en 30 de diciembre de 1694 que todos los dueños de heredades, huertas, casas y edificios que se hallaren comprendidos en dichos términos exhibieren los títulos para que, examinados según su jurisdicción, fuese reintegrada de sus propios.

Y que para evitar pleitos, se tasasen los sitios y se hiciere a los poseedores otorgar escrituras de censo equivalente, según los instrumentos que se presentaron. Y que lo mismo se ejecutase con las datas de agua y solares, enajenados.

Y aunque esta orden se había obedecido no se ha ejecutado hasta ahora, ni la ciudad se halla reintegrada de lo que toca en el discurso de quince arios que han corrido, así por estar cometidas su ejecución al real acuerdo y no celebrarse más que dos cada semana en que corren muchos negocios, como por los que causa su regimiento de tierra y relatores, en que gastará más de lo que valen los sitios en el progreso de su causa, por cuyos inconvenientes deliberó la Audiencia que un oidor fuere superintendente de sus propios para pagarlos, según está confirmado por real cédula, suplicándome que respecto de haberse prohibido por leyes que el virrey o presidente, con su asesor en primera instancia, y en segunda con otro oidor: y para que sea reintegrada y ejecutada la expresada cédula fuese servido mandar dar que su superintendente de propios, que conoce todo lo tocante a ellos, lo haga privativamente en primera instancia, y en segunda con otro oidor, asociado, consultado por la ciudad y elegido por el virrey, de todos los negocios dichos y a la escribanía mayor de ella, de donde estuvieron, sin que con pretexto de tierras u otros se le pida rosa alguna, para que con esta providencia se puedan evitar estos inconvenientes.

Y visto en mi Consejo de las Indias, con lo que dijo mi fiscal, he resuelto que el conocimiento de pleitos de tierras que se posean sin justos y legítimos títulos, y pertenecen a la ciudad, sin causar perjuicio a los lugares y poblaciones que están juntados y poblados dentro del término de las quince leguas, cuyo favor se tiene entendido hay ejecutorias en la audiencia de esa dicha ciudad, se encomiende en primera instancia al oidor que es, o fuere, juez de propios de ella.

Y que por lo que él determinare, interpuesta apelación, se otorgue para la audiencia, a fin de que allí se vea y determine en la sala a donde tocará, como se practica en estos reinos en los pleitos y causas de propios de la ciudad de Granada y juzgado de provincia de esta corte.

Y en cuanto a que estos negocios pasen a la escribanía mayor de cabildo, rinde corren los autos y pleitos de propios, para que se excusen gastos, se larde la costumbre que hubiere habido, previéndose que los derechos de cámara no lleven más que los del arancel, en cuya conformidad ordeno y mando a mi virrey, presidente y oidores de mi Audiencia Real de México y demás ministros, jueces, justicias de la Nueva España a quienes, o en parte, tocare el cumplimiento de esta resolución, lo guarden, cumplan v ejecuten precisa y puntualmente, por ser así mi voluntad.

RAH Colección Mata Linares, t. 101. fols. 278-279.

Fuente:

Francisco de Solano. Cedulario de tierras. Compilación. Legislación agraria colonial (1497-1820). Instituto de Investigaciones Jurídicas. Universidad Nacional Autónoma de México. Primera edición: 1984. Segunda edición: 1991. México.

http://biblio.juridicas.unam.mx/libros/libro.htm?l=387