Buscar en  
  Página principal

  Conquista

  Independencia

  Revolución

  Siglo XXI

  Siglo XX

  Siglo XIX

  Siglo XVIII

  Siglo XVII

      1690-1699

          1697

          1696

          1695

          1692

          1690

      1680-1689

      1670-1679

      1660-1669

      1650-1659

      1640-1649

      1630-1639

      1620-1629

      1610-1619

      1600-1609

  Siglo XVI

  Siglo XV

Siglo XVII > 1690-1699 > 1695

Real Cédula expedida á instancia de los labradores de esta Nueva España previniendo el modo y forma con que han de proceder en las medidas de las 600 varas de tierra que se han de dar á los pueblos de indios y les están asignadas por la anterio Real Orden.
Julio 12 de 1695.

EL REY.-- Precidente, y oidores de mi Real Audiencia de Megico.

Por parte de los Labradores de esta Nueva España se me ha representado ser muchas la vejaciones y molestias que reciben, y padecen á causa de los pleitos que continuamente mueven los indios de que redunda en menoscabo no solo de las Haziendas sino de la mia: para cuio remedio suplican sea servido mandar, se guarden los privilegios que les están concedidos por los señores Reyes mis predecesores, observándolos literalmente sin interpretacion.

Que se les conceda un proctector para las causas, y que este lo sea un Ministro de la Audiencia y que respecto que para quitarles los indios las Haziendas de labor, y ganados se valen de fabricar xacalillos de sacate, y de piedra y lodo, y con este motivo ocurren á essa Audiencia para que conforme á la ordenanza del marqués de Galves conde de Santiesteban de 26 de Maio de 1567, se les midan las 500 varas que debe haver desde sus haziendas á las de los indios consiguiendo estos por este medio entrarse en las suias y que aunque este perjuicio es de tanta gravedad, aun maior es el que resulta de la Cédula expedida en 4 de Junio de 1867 pues se concede á los pueblos de los indios otras 100 varas mas sobre las 500 mandando se les midan por todos quatro vientos, desde la última casa quedando libre el casco del pueblo; y siendo esto tan en detrimento de los labradores, piden no se practique, y que la decicion de la ordenanza se entienda en aquellos pueblos que estubieren poblados antes de las mercedes y fundaciones de sus haciendas y que las medidas se entiendan no desde la última casa del pueblo, sino desde el centro, é Iglesia que está en medio, y que esto solo sea con aquellos que fueren cabezeras, donde precisamente acuden á la administracion de los Santos Sacramentos pues para que las otras varas se midan á los indios (como piden) desde la Iglesia, es motivo bastante el que estos no tienen sus casas en forma regular porque distan unas de otras 30 y 40 varas y algunas casi un quarto de legua en que son damnificadas sus haziendas que no se permita á los indios que hagan xacales, ni Hermitas en las tierras de sus labranzas pues con este motivo fomentado una informacion falsa se hacen pueblo, y se les dá la medida de tierras, y ellos son despojados de sus haziendas y otros puntos sobre las ventas que los indios hacen de ellas, y otros bienes, y cantidades que los labradores pueden adelantar á los indios jornaleros tales, y que mas que egecutar en los montes, y vicitas que los governadores, y alcaldes maiores hacen en sus haziendas y estancias por sus particulares fines, é intereses llevando crecidíssimos salarios. Y visto en mi consejo de las Indias con la atencion que requiere la materia, y lo que vos informasteis á cerca de ella en carta de 17 de Enero de este año, y lo que en razon de esto dijo el fiscal, hé resuelto se guarde cumpla, y egecute precisamente la Cédula expedida en 4 de Junio del año pasado de 1687 que vá citada, y de que avisais el recibo con que se entienda que la distancia de las 600 varas que ha de haver de por medio de las tierras y sementeras de los indios de esta jurisdicion á las de los labradores se cuenten desde el centro de los pueblos, entendiéndose esto desde la Iglesia de ellos, y no desde la última casa: y que lo mismo se practique para que en quanto á las distancias de las 1,100 varas que ha de haver desde el pueblo á las estancias, que se han de contar del propio modo. Y si de esta suerte se experimentase perjuicio, assí á las tierras de repartimiento de los indios, como á las de los labradores se les resarcirá á unos, y otros alargando sus distancias por el parage que se reconociere mas á propocito, y menos perjudicial á unas, y otras partes: y no haviendo tierras assí del repartimiento de los indios, como de compociciones de los labradores de que poder resarcir el perjuicio se haga de las que á mi me pertenecen, y vos cuidareis mucho de que esto se haga con tanta igualdad que no se dé motivo de queja, ni á los indios, ni á los labradores, ni que entre ellos se suciten pleitos, antes bien se use con todos de tanta equidad que se les aliente á que cada uno se contenga á los límites que les toca, y atendereis mui especialmente al bien, y provecho de los indios como lo tengo mandado: De suerte que en cuanto quepa queden beneficiados, que assí es mi voluntad, y del recibo de este despacho, y quedar en observancia lo dispuesto me avisareis en la primera ocacion.

Decretada en Madrid á 12 de Julio de 1695.--

YO EL REY.

Por mandato del Rey Nuestro Señor.-- Bernardo Antonio de Pardinas Villa de Franco.

Fuente:

Legislación mexicana o colección completa de las disposiciones legislativas expedidas desde la independencia de la República. Ordenada por los licenciados Manuel Dublán y José María Lozano.

http://www.biblioweb.dgsca.unam.mx/dublanylozano/