Buscar en  
  Página principal

  Conquista

  Independencia

  Revolución

  Siglo XXI

  Siglo XX

  Siglo XIX

  Siglo XVIII

  Siglo XVII

      1690-1699

          1697

          1696

          1695

          1692

          1690

      1680-1689

      1670-1679

      1660-1669

      1650-1659

      1640-1649

      1630-1639

      1620-1629

      1610-1619

      1600-1609

  Siglo XVI

  Siglo XV

Siglo XVII > 1690-1699 > 1692

Real cédula al virrey y audiencia de México declarando ser partícipes los indios al derecho de tanto de las tierras, y ordenando sean entregadas a indios de Cholula ciertas tierras.
Madrid, 17 de septiembre, 1692.

El Rey.

Mi virrey, presidente y oidores de mi Audiencia Real de la ciudad de México, en la Nueva España.

El doctor don Benito de Novoa Salgado, fiscal de lo civil de esa Audiencia, me dio cuenta en carta de 10 de julio de 1689 que muchas veces ocurren algunos españoles y otros que no lo son al gobierno de vos, el mi virrey, a beneficiar tierras que son realengas, sirviendo con alguna cantidad que se regula por la merced que de ellas se les hace.

Y habiéndola conseguido salen los indios de los pueblos convecinos y las piden por el tanto, así por serles de perjuicio tener semejantes vecinos de quienes reciben agravios e introducción en sus mismas tierras, como por la afición que tienen a ellas: habiéndoseles negado el derecho de tanto por vos y esa Audiencia, como últimamente sucedió con Tomás de Palacios, español de la jurisdicción de Cholula, contra quien no pudieron conseguir los indios el tanto de una ciénaga que se le benefició, dando lo mismo que él dio, aunque mi fiscal instó en que se les debía dar por militar en los indios -respecto de ser las tierras en que nacieron y se criaron- la misma afición que dio motivo a la ley Real de Castilla para conceder el retracto a los consanguíneos; y también por el agravio que reciben ordinariamente de los dueños de haciendas y tierras que confinan con las suyas. Suplicándome que para que se excusaran dudas y pleitos que sobre lo referido cada día se ocasionan, fuese servido de declarar si tienen el derecho de tanto, en tales casos, los indios y sus pueblos.

Y visto en mi Consejo Real de las Indias con lo que sobre ellos pidió mi fiscal, y tenídose presente que no puede dudarse que los indios tienen derecho de tanteo en las tierras cercanas a sus pueblos que se benefician a españoles y otras gentes, o quieren entrar en ellas así porque a los indios como en tierras que fueron suyas, está mandado no sólo que se les den todas las que hubieren menester demás de las que regularmente se señalan por la ley, sino también estar así mismo dispuesto que los españoles no vivan entre indios, ni junto a las tierras de éstos tengan sus ganados y haciendas, considerándose que si esta orden se quebranta se irán poco a poco introduciéndose entre los pueblos y haciendas de los indios, de que no pocos inconvenientes y menoscabos suelen ocasionárseles con semejante comunicación y nunca vendrá a tener efecto el privilegio de que sean atendidos y privilegiados en la posesión de las tierras que necesitaren.

Pues aunque al presente no has hayan menester es muy posible que Lis necesitaren con el tiempo y si éstas están dadas a españoles se les faltaría al privilegio y no se cumpliría con las leyes y ordenanzas que los disponen: de que se sigue ser constante tienen el derecho de tanto y que deben ser en él atendidos como primeros adquirientes y privilegiados, en cuya conformidad lo declaro, para que de aquí adelante se observe y practique generalmente en todo ese reino y provincias, inviolablemente.

Y por este medio tan justo y preciso se eviten los inconvenientes y perjuicios que contra los indios y las leyes resultan de lo contrario.

Y así os mando lo hagáis ejecutar en la forma que va expresada, dando para su entero y debido cumplimiento luego que recibáis este despacho las órdenes que fueren necesarias para que se observe en lo venidero, sin permitir se haga en ningún tiempo lo contrario.

Y así mismo os encargo y mando que volváis a ver los autos tocantes a la ciénega que vos, el mi virrey, beneficiásteis a Tomás de Palacios y negásteis a los indios de Cholula el tanto que deban, y que atendáis al consuelo de los indios que en ello son interesados, haciéndoles breve y sumariamente cumplimiento de justicia, que así es mi voluntad.

AGI. México, 1075, lib. 34, fol. 367v. Publicado por Konetzke, vol. III, pp. 25-26.

Fuente:

Francisco de Solano. Cedulario de tierras. Compilación. Legislación agraria colonial (1497-1820). Instituto de Investigaciones Jurídicas. Universidad Nacional Autónoma de México. Primera edición: 1984. Segunda edición: 1991. México.

http://biblio.juridicas.unam.mx/libros/libro.htm?l=387