Buscar en  
  Página principal

  Conquista

  Independencia

  Revolución

  Siglo XXI

  Siglo XX

  Siglo XIX

  Siglo XVIII

  Siglo XVII

      1690-1699

          1697

          1696

          1695

          1692

          1690

      1680-1689

      1670-1679

      1660-1669

      1650-1659

      1640-1649

      1630-1639

      1620-1629

      1610-1619

      1600-1609

  Siglo XVI

  Siglo XV

Siglo XVII > 1690-1699 > 1692

Creación de la superintendencia del beneficio y composición de tierras (en el Consejo de Indias, con subdelegados en América): para robustecer el carácter fiscal del ramo de tierras y vigilar directamente desde España las enajenaciones de los bienes realengos.
El Escorial, 30 de octubre, 1692.

El Rey.

Licenciado don Bernardo de Valdés y Girón, de mi consejo y cámara y junta de guerra de Indias.

Conviniendo a mi servicio ir poniendo cobro a todos los créditos de la real hacienda, a fin de aumentarla, en ocasión que tanto importa, para que las muchas asistencias que se han de hacer a los ejércitos en la campaña del año que viene, tengan caudales de resguardo con qué acudir a las urgencias extraordinarias que ocurran, he resuelto por mi real decreto de 15 de septiembre de este año, se ponga cobro en lo que estuviere debiendo por causa de compras de villas, lugares, jurisdicciones, dehesas, tierras, bosques, plantíos, alcabalas, cientos, pechos o derechos y otras cualesquier cosas que se hayan enajenado de la corona, por razón de venta y de que no se haya dado satisfacción en el todo o en parte, y que si pasado el término de seis meses desde el día que se publicase esta resolución no hubieren satisfecho los dueños que estuvieren poseyendo cualesquiera bienes de los mencionados en estos reinos de Castilla y de la corona de Aragón, la parte del todo que debieren, queden y se adjudique desde luego como tiene referido el dicho término al real patrimonio y pueda usarse de ellos como suyos y en la forma que más convenga, observándose lo mismo en los reinos y dominios de Italia e Indias, con sola diferencia de que el término sea y se entienda el de un ario por lo que toca a Italia y dos en Indias, y desde la publicación de los despachos en que se previene esta deliberación mía, la cual se ha de cumplir sin excepción de personas, ni comunidades de cualquier estado y calidad que sean, porque a todos reservo su derecho.

Y ahora por otro decreto de 15 de este mes de octubre, he resuelto restringir los plazos referidos, reduciendo los dos años determinados para las Indias a que sea uno, si en él hubiere ocasión de flota o galeones, o navío de registro que salga a incorporarse con ellos y trajese los reales haberes, contándose el referido término en todas partes desde que en ellas se publicase esta orden, para que de esta suerte se anticipen estos socorros a las asistencias públicas que tanto lo necesitan.

En cuya conformidad por la presente os cometo el poner cobro en lo que se estuviere debiendo a mi hacienda en las provincias del Perú y Nueva España, por causa de compras de villas, lugares, jurisdicciones, dehesas, tierras, bosques, plantíos, alcabalas, cientos, pechos o derechos y otras cualesquiera cosas que se hayan enajenado de la corona, por razón de venta y de que no se haya dado satisfacción en el todo o en parte y que si pasado el término de un año contado desde el día que se publicase este despacho en las dichas provincias del Perú y Nueva España no hubieren satisfecho los dueños que estuvieren poseyendo cualesquiera bienes de los mencionados en aquellos reinos, la parte o el todo que debieren, queden y se adjudiquen desde luego, pasado como queda referido el dicho término, al real patrimonio y pueda usarse de ellos como suyos y en la forma que más convenga, cuya deliberación habéis de cumplir y hacer guardar, cumplir y ejecutar, sin excepción de personas, ni comunidades, de cualesquier estado y calidad que sean, porque a todos reservo su derecho, y os doy facultad para que podáis subdelegar esta comisión en ministros de las audiencias de las dichas provincias del Perú y Nueva España, y éstos en otros.

Y porque, así mismo, se ha entendido en mi Consejo de las Indias que hay en ellas muchos poseedores de tierras que pertenecen al real patrimonio sin título, ni justas causas por donde les pertenezcan y que algunos que le tienen han excedido agregándose e introduciéndose en otras que no les están concedidas por sus títulos contraviniendo a lo dispuesto por diferentes cédulas y leyes comprendidas en el libro IV, título 12, de la Nueva recopilación de Indias, habiéndose conferido en el dicho mi consejo sobre el remedio de este exceso, sin embargo de tener dada facultad a mis virreyes, presidentes y gobernadores de las dichas provincias para que admitan a moderada composición a los poseedores de las dichas tierras usurpadas sin justo título y que todas las que estuvieren por componer se vendan y rematen en el mejor ponedor, he tenido por bien de daros la misma comisión, para que la superintendencia de la composición de dichas tierras, con la facultad expresada de subdelegarla en los ministros de las audiencias de dichas provincias, y éstos en otros y que procedáis conforme a derecho a la restitución de dichas tierras, indultando a los que las poseyeren en la cantidad que tuviéredes por proporcionada, despachándoles títulos de ellas con calidad que dentro del término que está dispuesto para las encomiendas hayan de llevar confirmación mía de las que así beneficiarédes o indultáredes, y con los que no se arreglaren a esta providencia o pidieren composición en su exceso, pasaréis a venderlas arreglándoos en todo esto a lo dispuesto por las leyes 14 (Ver Nota 1), 15 (Ver Nota 2), 16 (Ver nota 3) y 21 (Ver nota 4) del libro IV, título 12 de la Recopilación de Indias, y los caudales que procedieron así de las tierras ya vendidas, como por las que vos y vuestros subdelegados beneficiáredes y compusiéredes y de todos los demás efectos o derechos que van expresados, nombraréis personas abonadas en cuyo poder entren, disponiendo que éstas remitan lo que precediere a entregar a los maestros de plata de las capitanas y almirantas de los galeones y flota de tierra firme y Nueva España, para que lo traigan por cuenta aparte y con separación y puntual declaración de las partidas que se compusiere el todo dirigido a vos para los efectos de mi servicio, a que Yo lo mandaré aplicar sin incluirlo en las cartas cuentas, ni en los registros; y vuestros subdelegados han de tener obligación de daros cuenta por menor, y vos en el dicho mi consejo, de las composiciones de tierras que hiciéredes y producto que resultare de ellas, con clara y distinta explicación de lo que cada cosa fuere, así en cantidad, como en calidad y género, lo cual les encargaréis muy estrechamente, obrando en todo conforme a derecho y justicia; para que todo lo referido y lo a ello añejo y dependiente, os doy a vos y a ellos tan bastante comisión, poder y facultad como de derecho se requiere y en tal caso es necesario, porque mi voluntad es que vos y los ministros en quien como dicho es subdelegáredes esta comisión, conozcáis de ello con causa, ni pretexto alguno, os lo impidan mis virreyes, presidentes, audiencias y gobernadores, antes os den a vos y a vuestros subdelegados, el favor, ayuda y asistencia que les pidiéredes y hubiéredes menester para la ejecución de lo contenido en ella, como se lo encargo y mando por despacho de este día a dichos mis virreyes, presidentes y audiencias.

Y si de vuestros autos y sentencias, o de los de vuestros subdelegados, se apelase por alguna de las partes, les otorgaréis las apelaciones para ante los del dicho mi Consejo de las Indias, y de ésta mi cédula tomarán la razón mis contadores de cuentas que en él residen.

AGCA. A.1.23, leg. 4590, fols. 112-113. Publicada por Orozco (pp. 120-125). Muro (I, doc. 302, pp. 475-478) y Solano (doc. 99, pp. 349-354).

Notas:

1. "Que a los poseedores de tierras, estancias, chácaras y caballerías con legítimos títulos se les ampare en su posesión, y las demás sean restituidas al rey". Ley formada por reales cédulas de Felipe II dictadas en 20 de noviembre de 1578, 8 de marzo de 1589 y 1 de noviembre de 1591. Véanse todos estos documentos en el presente Cedulario

2. "Que se admita a composición de tierras". Ley formada sobre real cédula de Felipe IV, promulgada en Madrid a 27 de mayo de 1631. Véase dicho documento en este Cedulario.

3. "Que se den y vendan las tierras con las calidades de esta ley, y los interesados lleven confirmación". Ley formada sobre diversas disposiciones legislativas --igualmente en este Cedulario de 1531 (17 de febrero), 24 de diciembre de 1615 y 17 de junio de 1617.

4. "Que los virreyes y presidentes no despachen comisiones de composición sin evidente necesidad, y avisando al rey", sobre real cédula de Felipe III (26 abril, 1618), en este Cedulario.

Fuente:

Francisco de Solano. Cedulario de tierras. Compilación. Legislación agraria colonial (1497-1820). Instituto de Investigaciones Jurídicas. Universidad Nacional Autónoma de México. Primera edición: 1984. Segunda edición: 1991. México.

http://biblio.juridicas.unam.mx/libros/libro.htm?l=387