Buscar en  
  Página principal

  Conquista

  Independencia

  Revolución

  Siglo XXI

  Siglo XX

  Siglo XIX

  Siglo XVIII

  Siglo XVII

      1690-1699

      1680-1689

          1687

      1670-1679

      1660-1669

      1650-1659

      1640-1649

      1630-1639

      1620-1629

      1610-1619

      1600-1609

  Siglo XVI

  Siglo XV

Siglo XVII > 1680-1689 > 1687

Real cédula a los arzobispos y obispos de las indias para que informen sobre la manera que deba emplearse para limitar las propiedades de los conventos de religiosos y para que los bienes raíces no se perpetúen en ellos.
Madrid, 14 de julio, 1687.

El Rey.

Por cuanto en mi Consejo Real de las Indias se ha tenido noticia del deteriorado estado en que se hallan los caudales de los moradores de las ciudades, villas y lugares de ellas -y particularmente los de La Habana, por haber muy pocos- que las haciendas raíces que heredaron de sus antepasados no estén tan agravadas de tributos: que en las más se reducen a su valor principal y en muchas exceden de él, no siendo suficiente su usufructo a la satisfacción de ellos.

Por cuya causa las casas caen por falta de repasos de que necesitan y las haciendas de campo se pierden por no haber quien las cultive: de que se sigue venir a gran disminución sus poblaciones.

Y lo más perjudicial es que recen sus propiedades en eclesiásticos, religiosos y religiosas, a quien pertenecen las pensiones, quedando los seculares destituidos de ellas, pues las dotes que llevan las religiosas se dan sobre las haciendas y bienes raíces, con que todas se hallan gravadas, como hoy lo están los vecinos de La Habana en 224,000 ducados que sobre ellas tiene a censo el convento de Santa Clara de aquella ciudad, de que se junta el daño y menoscabo que causa el mucho número de capellanías impuestas sobre las haciendas, cuyo cómputo es de sumo valor, por ser los eclesiásticos muchos y los que cada día se ordenan muchos más: porque no hay hijos de oficiales que no quieran continuar los ejercicios de sus padres, sino todos eligen ser clérigos o frailes.

Visto lo referido en el dicho mi consejo, con lo que sobrepidió el fiscal deseando poner remedio, así en cuanto al número de religiosos y religiosas no vaya en aumento del que al presente tiene cada convento y que en ellos no se perpetúen haciendas y raíces de aquellos vecinos y moradores he resuelto dar la presente cédula, por la cual ruego y encargo a los muy reverendos arzobispos de las iglesias metropolitanas de Los Reyes, La Plata, y Santa Fe, y reverendos obispos de todas las demás catedrales de aquellas provincias que cada uno por lo que toca a su distrito y jurisdicción informen sobre la forma en que se podrá evitar que en los conventos de religiosos, como de religiosas de todas las órdenes, no entren bienes raíces, ni se perpetúen en ellos por ocasión de las dotes de las monjas; ni con éste, ni con otros pretextos los pueden adquirir los religiosos por herencias, ni otro título, por los graves perjuicios y daño público que se experimenta: así en lo tocante a los diezmos, como a mis reales derechos y la inopia a que se van reduciendo los vecinos y moradores de todas las provincias, debiéndoos advertir que no remediándose por vuestra parte este abuso e introducción es un daño muy perjudicial a vuestras dignidades, por la falta de diezmos de que se eximen las religiones por sus privilegios; diciendo al mismo tiempo cuántos conventos -así de religiosos como de religiosas- , hay en sus diócesis, qué número tiene cada uno y el que debe tener por su erección, qué bienes raíces de todo género y permanentes tienen al presente y tuvieron en su fundación, y qué cóngrua será necesario para la sustentación de cada uno de los dichos conventos en bienes raíces.

Satisficiendo en cada punto de los referidos con toda individualidad, claridad y distinción, de forma que se pueda entrar en verdadero conocimiento de lo que es justo y se desea remediar, para que mediante ello se dé la providencia conveniente al reparo de tan conocidos daños a la causa pública.

Y el informe que sobre esto hicieren, le remitirán, con su parecer, a manos de mi secretario, con la brevedad posible.

Que por despacho de la fecha de ésta se de la misma orden a mi virrey del Perú y demás ministros seculares de todas esas provincias y las de la Nueva España.

En Muro, 1, doc. 186, pp. 229-300

Fuente:

Francisco de Solano. Cedulario de tierras. Compilación. Legislación agraria colonial (1497-1820). Instituto de Investigaciones Jurídicas. Universidad Nacional Autónoma de México. Primera edición: 1984. Segunda edición: 1991. México.

http://biblio.juridicas.unam.mx/libros/libro.htm?l=387