Buscar en  
  Página principal

  Conquista

  Independencia

  Revolución

  Siglo XXI

  Siglo XX

  Siglo XIX

  Siglo XVIII

  Siglo XVII

      1690-1699

      1680-1689

      1670-1679

      1660-1669

          1667

          1666

          1661

          1660

      1650-1659

      1640-1649

      1630-1639

      1620-1629

      1610-1619

      1600-1609

  Siglo XVI

  Siglo XV

Siglo XVII > 1660-1669 > 1661

Autorización a los hermanos Juan López Perizcot y Juan Pérez Rahón, indios, para vender un pedazo de tierra como remisión de deudas.
18 de mayo, 1661.

En el pueblo de San Antonio Retaluleu [Audiencia de Guatemala] en 18 de mayo de 1661 el alferez don Domingo de Lira, teniente de este partido por el maestre de campo don Juan Niño de Távora y Zaldívar, alcalde mayor de la provincia de Zapotitlán y corregimiento en ella inclusos por Su Majestad, pareció ante mí y testigos por falta de escribano público o real que certificó que no lo hay, Juan López Perizcot, alcalde actual en este dicho pueblo y Juan Pérez Rahón, su hermano mayor.

Y me hicieron relación diciendo que tenían un pedazo de tierra baldía que llamaban Izmay, tomando el nombre del río que pasa por medio de ella, que linda por una parte con tierras del pueblo de San Sebastián Quetzaltenango por la parte del oriente, y por el poniente con tierras de este dicho pueblo.

Y que jamás habían tenido de ellas ningún título, por ser monte y mal terruño, y que no tenían cacahuetal, ni milpa, y que del pedazo de tierra -la cual heredaron de sus padres y abuelos- tenían y poseían en quieta y pacífica posesión, como los tuvieron sus antepasados.

Y que tenían otras muchas tierras que cultivaban.

Y que hallándose necesitados para sustentar sus casas y familias, por andar Caros los bastimentos por la plaga del chapulín y hallarse empeñados en poder pagar lo que debían y sustentarse, se querían deshacer del dicho pedazo de tierra. Y que fuere servido de darles licencia para poderlas vender.

Y por mí visto lo pedido por los susodichos hermanos, mandé dieren información, breve y sumaria, de cómo eran suyas y que no les hacía falta.

Y luego in continenti presentaron ante mí, por testigo, a Juan Aztilteco, indio natural de este dicho pueblo.

El cual juró ante Dios y a la cruz que dichas tierras eran del dicho Juan López Perizcot y de Juan Pérez Rahón, su hermano, y que siempre las habían tenido y poseído por suyas, y que tenían otras en que podían cultivar y que no les hacían falta a los susodichos, y que ésta era la verdad, so cargo del juramento que tiene hecho y en ello se ratificó.

Y luego, incontinenti, presentaron ante mí a Juan Megía Zeh, del cual recibí juramento y lo hizo por Dios, nuestro señor, y a la santa cruz, en que prometió decir verdad.

Y preguntando a este testigo si sabe que el pedazo de tierra de Ixmay que Juan López Perizcot, alcalde, y Juan Pérez, su hermano, es suya y como tal han poseído sin contradicción ninguna y que en ella jamás habían tenido siembras ninguna, y dijo que era de los susodichos y que estaba cierto podían disponer de ella a su voluntad y que era verdad que no tenían en ella cacaotal, ni milpa, ni la habían menester.

Y que ésta es la verdad, so cargo de juramento que tiene hecho y en ello se ratificó.

No firman estos testigos, por no saber.

Y por mí vista dicha información, breve y sumaria, le concedí licencia para que las pudiesen vender para suplir las necesidades en que se hallaban.

Y luego, in continenti, los susodichos ante mi hicieron venta real de dicha tierra a don Juan Zobel y Villavicencio, vecino de este pueblo, que tiene en términos de este pueblo de San Antonio cacahuetales y estancia de ganado, en precio y cuantía de 42 pesos y 1/2, de a 8 reales cada uno: y de los cuales habían recibido 69 tostones y un real, entrando en esta cantidad 19 tostones que don Juan Zobel ha de dar a Cristóbal Tebalan, que el dicho alcalde y su hermano deben al susodicho.

Y que en dando el dicho don Juan Zobel a los vendedores 5 tostones y 3 reales quedan pagadas dichas tierras de Ixmay.

Y los dichos vendedores dijeron era su justo valor y si algo más valiesen se hacían de ello gracia y donación y se apartaban del señorío y tenencia de dichas tierras y todo lo renunciaban en el dicho don Juan Zobel y sus herederos.

AGCA., leg. 2864, exp. 41.715.

Fuente:

Francisco de Solano. Cedulario de tierras. Compilación. Legislación agraria colonial (1497-1820). Instituto de Investigaciones Jurídicas. Universidad Nacional Autónoma de México. Primera edición: 1984. Segunda edición: 1991. México.

http://biblio.juridicas.unam.mx/libros/libro.htm?l=387