Buscar en  
  Página principal

  Conquista

  Independencia

  Revolución

  Siglo XXI

  Siglo XX

  Siglo XIX

  Siglo XVIII

  Siglo XVII

      1690-1699

      1680-1689

      1670-1679

      1660-1669

      1650-1659

      1640-1649

          1649

          1648

          1646

          1645

          1643

          1642

          1641

      1630-1639

      1620-1629

      1610-1619

      1600-1609

  Siglo XVI

  Siglo XV

Siglo XVII > 1640-1649 > 1646

Real cédula prohibiendo a los españoles, mestizos y mulatos vivir entre los indios, aunque hayan comprado tierras en sus pueblos.
Zaragoza, 30 de junio, 1646.

El Rey.

Marqués de Mancera, mi virrey, gobernador y capitán general de las provincias del Perú.

He sido informado que contra las prohibiciones hechas por ordenanzas y cédulas reales, para que españoles, mestizos y mulatos no vivan en pueblos de indios y que las estancias de ganados estén apartadas de ellos en distancia de una o dos leguas, se ha contravenido a ellas con ocasión de las ventas y composiciones de tierras, en que demás de continuarse los inconvenientes y daños que obligaron a la prohibición, se sigue otro grande por la inteligencia que tienen los españoles trocándoles las que compran buenas por otras estériles, con pretexto de no vivir entre ellos, y les obligan a que se les fertilicen con acequias a costa de su trabajo y hacienda, y no siendo menor el que resulta del estilo que observan los jueces de las dichas ventas y composiciones en no declarar el número de indios que halla, ni las fanegas que dejan a cada uno de los tributarios, viejos, reservados, caciques, gobernadores, indios ausentes para cuando se reduzcan, ni para las comunidades como está mandado, y sólo dicen por mayor haberles enterado de las tierras que han menester, con que se venden las demás, y su protector no puede ajustar lo que debe pedir por ellos, ni ha podido conseguir provisión para que se mande expresar la cantidad de indios y de tierras que quedan a cada uno.

Y visto por los de mi Consejo Real de las Indias, con lo que cerca de ello dijo y pidió mi fiscal en él, ha parecido que no habiéndose permitido expresamente que los españoles, mestizos y mulatos vivan en pueblos de indios, los que hubieren comprado tierras en ellos, están todavía en la prohibición y así os mando deis las órdenes que convenga para que de ninguna manera se consienta vivan en los dichos pueblos de indios por ser ésta la causa principal origen de las molestias y opresiones que padecen estos pobres naturales, y también las daréis para que las tierras en que los dichos indios tuvieren hecho, acequias u otro cualquier beneficio, con que por industria personal suya se hayan fertilizado sean en primer lugar las que se le reservaren, sin que por ningún caso se les puedan vender, ni enajenar de ellas, en virtud de las dichas cédulas de ventas y composiciones, declarando juntamente en los despachos que para ello diéredes a los jueces, especifiquen los indios que hallen en ellas y las que dejen a cada uno de los tributarios viejos, reservados, caciques, gobernadores, ausentes y comunidades que así es mi voluntad y conviene a mi servicio.

AGI. Lima, leg. 572, lib. 22, fol. 356. Incorporada a la Recopilación (parte en cursiva): lib. VI. tít. 3, ley 22.

Fuente:

Francisco de Solano. Cedulario de tierras. Compilación. Legislación agraria colonial (1497-1820). Instituto de Investigaciones Jurídicas. Universidad Nacional Autónoma de México. Primera edición: 1984. Segunda edición: 1991. México.

http://biblio.juridicas.unam.mx/libros/libro.htm?l=387