Buscar en  
  Página principal

  Conquista

  Independencia

  Revolución

  Siglo XXI

  Siglo XX

  Siglo XIX

  Siglo XVIII

  Siglo XVII

      1690-1699

      1680-1689

      1670-1679

      1660-1669

      1650-1659

      1640-1649

      1630-1639

          1636

          1635

          1632

          1631

      1620-1629

      1610-1619

      1600-1609

  Siglo XVI

  Siglo XV

Siglo XVII > 1630-1639 > 1635

Real cédula comunicando la urgencia de la formación de una armada que operase y resguardase las costas de Barlovento, para cuyo sostenimiento se requerían capítulos especiales: de los que procederá activación de la composición de tierras.
Madrid, 4 de mayo, 1635.

El Rey.

Marqués de Cadereita, presidente de mi Consejo de Guerra, mi mayordomo, a quien he proveído por mi virrey, gobernador y capitán de la Nueva España.

Habiéndoseme propuesto por el Consejo de Indias y Junta de Guerra de ellas lo que conviene a mi servicio y a la defensa de las costas del mar del norte, seno mexicano, islas de Barlovento y a la conservación de las flotas, contratación y comercio entre aquéllos y estos vasallos míos el formar una armada de bastante número de bajeles, que ordinariamente corra aquellos mares defendiéndolos de los rebeldes enemigos y corsarios que lo infestan.

Y consultándome para esto diferentes medios de que se puede sacar cantidad de plata para fabricar y sustentar esta armada con el menor daño de mi real hacienda y menos descomodidad de mis súbditos: y porque algunos de ellos se han de practicar en la ciudad de México, Nueva España y provincias de ella sujetas, he resuelto encargaros y mandaros que los medios que irán insertos en ésta mi cédula y despacho, los ejecutéis y beneficiéis con las diligencias y cuidado que se requiere: pues en esto consiste el asegurar aquellas provincias y defenderlas de los enemigos que tan fuertemente los molestan, y otros importantes efectos que se dejan fácilmente considerar.

Y como sea esta materia de calidad que en ella no sólo deseo experimentar el cuidado y celo con que en todas ocasiones y puestos me habéis servido, sino en tal brevedad en su ejecución que de estos efectos tengáis junta y pronta la mayor cantidad que pudiere ser este año, para comenzar la dicha fábrica en la forma que por mi junta de guerra de Indias se os advertirá, y para comprar los bajeles que se os diere orden, porque desde luego que se vaya practicando

la dicha armada y defensa, y se hallen aquellos mares para cualquier suceso con la mayor fuerza que el estado de las cosas permite, recibiré de vos particular servicio que luego que lleguéis a México y toméis posesión de vuestro cargo, sin perder tiempo alguno, pongáis en ejecución los medios que contiene la orden que se os dio: valiéndoos para esto de lo que os pareciere más a propósito, para facilitarlos y disponerlos; y de las personas que más juzgareis que os pueden asistir y ayudar, que para todo esto os doy la mano, autoridad y jurisdicción necesaria, sometiéndolo a vos sólo en la forma que en ésta mi cédula se dice, esperando de vuestra prudencia y desvelo el mayor acierto y dirección de mi servicio y de la causa pública.

Y porque todos los medios que hasta aquí os he propuesto, aunque de ellos se cree que procederán muy considerables cantidades, es cierto que no bastarán para formar fábricas y sustentar esta armada, y será necesario que tratéis con la ciudad de México y dispongáis sus ánimos a que se ejecute en aquella ciudad, y en las demás provincias y ciudades, los medios más practicables, suaves y asequibles que puedan ofrecerse para suplir la cantidad que fuere necesaria para este efecto: poniéndoles en consideración la utilidad grande que de esto les resulta a aquellas provincias en la seguridad de sus costas, de su plata, frutos y mercaderías en lo que irá creciendo por esta vía su comercio y riquezas, que tendrán aquellos vecinos como ejercitarse en mi servicio criando a sus hijos en armada y puestos militares, con que se irán haciendo dignos de iguales o mayores mercedes que las que tengo hechas a sus padres.

Y porque toda la formación y ejecución de esta armada habéis de ser, por la ocupación de virrey de la Nueva España, el superintendente universal de cuya mano, autoridad y diligencia ha de pender todo cuanto se resolviere y ejecutare en esta materia, he despachado cédulas a mis presidentes de Guatemala y Santo Domingo, gobernadores de Yucatán, La Habana, Cartagena de Indias, Puerto Rico, Venezuela, Cumaná y Margarita.

Y a todos los demás de las costas de tierra firme, islas de Barlovento y al mi presidente del nuevo reino de Granada, mandando que se impongan para este fin, diferentes derechos e imposiciones.

En negocio tan importante ha de ser igual y sumo el cuidado en vuestro gobierno procuraréis, luego que hayáis llegado y tomado posesión, juntos los ministros o personas que os parecieren más a propósito y que tuvieran mayor inteligencia y expediente en las materias, manifestándoles mi real intento y deliberada resolución en la formación y conservación de esta armada y defensa de aquellas costas iréis practicando todo lo referido, sin alzar la mano de ello, ni perder tiempo alguno, pues el estado de las cosas y progresos de mis enemigos no dan lugar a suspensiones, dilaciones ni réplicas, remitiendo a vuestra atención, celo y prudencia la ejecución y administración de estos derechos.

Y el arrendamiento, si os pareciere más conveniente, con toda la justificación y seguridad, interviniendo en ellos los ministros que se acostumbra, y entrando siempre todo en mis reales cajas, con grande cuenta y razón, y no librando estas cantidades sino para este intento, enviándome todos los años relación de los dichos oficiales reales de lo que hubieren valido estos derechos, el antecedente y todo lo demás que por mi Consejo Real se les ordenara.

Latin American Collection, Universidad de Texas (Austin), W.B.S., 389. Inserta por Manuel Alvarado Morales, en El cabildo de la ciudad de México ante la fundación de la Armada de Barlovento, Centro de Estudios Históricos, El Colegio de México 1979 (tesis doctoral, inédita)

Fuente:

Francisco de Solano. Cedulario de tierras. Compilación. Legislación agraria colonial (1497-1820). Instituto de Investigaciones Jurídicas. Universidad Nacional Autónoma de México. Primera edición: 1984. Segunda edición: 1991. México.

http://biblio.juridicas.unam.mx/libros/libro.htm?l=387