Buscar en  
  Página principal

  Conquista

  Independencia

  Revolución

  Siglo XXI

  Siglo XX

  Siglo XIX

  Siglo XVIII

  Siglo XVII

      1690-1699

      1680-1689

      1670-1679

      1660-1669

      1650-1659

      1640-1649

      1630-1639

          1636

          1635

          1632

          1631

      1620-1629

      1610-1619

      1600-1609

  Siglo XVI

  Siglo XV

Siglo XVII > 1630-1639 > 1631

Real cédula ordenando composiciones y ventas de tierras, debiéndose efectuar en pública subasta y al mejor postor.
Madrid, 27 de mayo, 1631.

El Rey.

Conde de Chinchón, pariente, de mis Consejos de Estado y Guerra, gentilhombre de mi Cámara, mi virrey y gobernador y capitán general de las provincias del Perú.

Entre otros arbitrios que se me han propuesto para ayudar a los grandes gastos a que se halla obligada mi real hacienda es uno que se compongan todas las tierras de esas provincias, así de estancias de ganado como de sementeras.

Y habiéndose representado que muchas están compuestas por muy bajos precios y que resultaría grande aprovechamiento de darlas por nuevas ventas, considerando el mayor beneficio de mis vasallos y la inquietud que causaría a los poseedores de ellas, he tenido por bien ordenaros y mandaros, como lo hago, que en las tierras que estuvieren compuestas con justo título de los virreyes no se innove con sus dueños, dejándoles en su pacífica posesión.

Pero si los tales o cualesquiera otros se hubieran introducido y usurpado más de lo que les pertenece, conforme a las medidas, en cuanto a lo que tuvieren de más, proveeréis cómo se admitan a moderada composición y se les despachen nuevos títulos de ellas.

Y todas las que tuvieren por componer, absolutamente, haréis que se vendan a vela y pregón y se rematen en el mayor ponedor, dándoselas a razón de censo al quitar, conforme a las leyes y pragmáticas de estos reinos.

Y el modo de ejecución de lo referido se os remite para que lo dispongáis con la menos costa posible y para excusar lo que se, puede seguir de la cobranza de lo que eso procediere, ordenaréis a los oficiales de mi real hacienda de cada distrito lo hagan por su mano, sin enviar ejecutores, valiéndose para ello de la mano y autoridad de mis Audiencias Reales donde las hubiere, y donde no de los corregidores, y avisaréis de lo que en ello se hiciere.

Y porque se han dado algunos títulos de tierras que no tenían facultad para repartirlas, y se han confirmado por Nos en nuestro Consejo, mandamos que a los que tuvieren cédula de confirmación se les conserve y sean amparados en la posesión dentro de los límites en ella contenidos.

Y en cuanto hubieren excedido sean admitidos al beneficio de esta ley.

Publicada por Escalona, lib. I, cap. 25, núm, 26. Incorporada a la Recopilación (parte en cursiva): lib. IV, tít. 12, ley 15.

Fuente:

Francisco de Solano. Cedulario de tierras. Compilación. Legislación agraria colonial (1497-1820). Instituto de Investigaciones Jurídicas. Universidad Nacional Autónoma de México. Primera edición: 1984. Segunda edición: 1991. México.

http://biblio.juridicas.unam.mx/libros/libro.htm?l=387