Buscar en  
  Página principal

  Conquista

  Independencia

  Revolución

  Siglo XXI

  Siglo XX

  Siglo XIX

  Siglo XVIII

  Siglo XVII

      1690-1699

      1680-1689

      1670-1679

      1660-1669

      1650-1659

      1640-1649

      1630-1639

      1620-1629

      1610-1619

          1619

          1618

          1617

          1615

          1613

          1612

          1610

      1600-1609

  Siglo XVI

  Siglo XV

Siglo XVII > 1610-1619 > 1619

Pragmática sanción en favor de los labradores.
Evora, 18 de mayo, 1619.

Don Felipe, por la gracia de Dios, rey de Castilla, de León, de Aragón, de las Dos Sicilias, de Jerusalén, de Portugal, de Navarra, de Granada, de Toledo, de Valencia, de Galicia, de Mallorca, de Sevilla, de Cerdeña, de Córdoba, de Córcega, de Murcia, de Jaen, de los Algarves, de las islas Canarias, de las Indias Orientales y Occidentales e islas y tierra firme del mar océano, etc.

Sabed, que por justas causas concernientes al bien público que consiste en la conservación de la labranza, habiéndose tratado en nuestro Consejo y con nos consultado, fue acordado que debíamos dar esta nuestra carta, la cual queremos haya fuerza de ley y pragmática sanción fuera promulgada en Cortes, por la cual se manda que lo dispuesto por nuestra otra ley que los labradores no pueden ser eximidos en sus sembrados si no es en los casos en ellas expresados, sea y se entienda también que no lo pueden ser en el pan que cogieren de sus labores después de segados, pues en los rastrojos, en las eras hasta que lo tengan entrozados y entonces cuando por alguna eximición se les hubiere de vender alguna parte del pan no les pueda tomar, ni vender, a menos precio de la tasa, y no habiendo comprador se haga pago con ella al aviador.

Que lo que por la dicha ley se ordena que las personas de los labradores en los meses de julio y los siguientes no puedan ser presos por prenda alguna, que no descienda de delito, lo expendemos que tampoco lo pueda ser en ningún tiempo del ario, si no es que las deudas sean contraídas antes de ser labrador, y el juez o ejecutor o acreedor contraviniere a lo susodicho incurra en las penas de ella.

Que sin embargo que por la dicha ley se les permite someterse al corregidor realengo más cercano, y en los lugares eximidos al de la cabeza de la jurisdicción donde se eximieren no puedan, de aquí adelante, hacer la dicha sumisión, ni otra alguna, sino que por las deudas que contrajeren hayan de ser convenidos en el fuero de su domicilio y no en otra parte.

Que el pan que se les prestare entre año para sembrar o para otras necesidades, no sean obligados a volverle en la misma especie y cumplan con pagarlo con dinero a la tasa, si no es que al tiempo de la paga ellos, de su voluntad. excusan pagarlo en pan.

Que no puedan ser fiadores sino entre sí mismos, unos labradores por otros, y las fianzas que hicieren por otras personas sean ningunas.

Que lo contrario en esta ley en favor de los dichos labradores no se pueda renunciar, ni valga la renunciación que hicieren de ella.

Que en la venta de pan de su cosecha no tenga obligación a guardar la tasa y se les dé licencia para que libremente puedan vender en pan cogido lo que fuere de su cosecha y labranza, sin comprar ni recibir de otras personas pan para lo vender por suyo, so las penas puestas a los que venden más que a la tasa y lo compran para revender, con que hasta fin que fuese de cada año hayan de registrar, y registren, el dicho pan que así cogieren ante las justicias de los lugares en cuyo término lo hubieren cogido para que se pueda averiguar si han vendido más que lo que cogieron.

Lo cual mandamos se guarde, cumpla y ejecute y hagáis guardar, cumplir y ejecutar según de suso se contiene y declara y contra él se nos informe de ello, ni vayan ni vayáis, ni consintáis ir ni pasar, ahora ni en tiempo alguno, ni por alguna manera.

Y por lo susodicho venga a noticia de todos y ninguno pueda pretender ignorancia, mandamos que ésta nuestra carta sea pregonada públicamente en nuestra corte, y los unos y los otros hagáis cosa en deal, so pena de la nuestra merced de 50,000 maravedís para nuestra cámara.

Publicada y pregonada en Madrid en 24 de mayo de 1619. Publicada y pregonada en México en 18 de septiembre de 1619 y en Santiago de Guatemala en 12 de enero de 1628.

AGCA. A.1.23, leg. 4.576, fols. 141-142.

Fuente:

Francisco de Solano. Cedulario de tierras. Compilación. Legislación agraria colonial (1497-1820). Instituto de Investigaciones Jurídicas. Universidad Nacional Autónoma de México. Primera edición: 1984. Segunda edición: 1991. México.

http://biblio.juridicas.unam.mx/libros/libro.htm?l=387